Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FIN DE LA VIOLENCIA TERRORISTA

Zoido recalca ante la Guardia Civil que “no va a haber ninguna concesión con ETA”

El ministro visita la jefatura antiterrorista 48 horas después del desarme de la banda

Juan Ignacio Zoido en el Congreso de los Diputados. EFE

Dos días después de que ETA detallase la situación de ocho zulos con armamento, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha visitado este lunes el discreto edificio donde se encuentra el Servicio de Información de la Guardia Civil para alabar el trabajo de los agentes en la lucha contra el terrorismo y recalcar que, pese a este último gesto de la banda armada, “no va a haber ningún tipo de concesión” con los etarras en clara referencia a la petición que desde diferentes ámbitos se ha hecho al Gobierno para modificar la política penitenciaria. Zoido, que recordó que la violencia terrorista ha costado la vida a 243 integrantes del Instituto armado, alabó el papel de este, que ha calificado de “clave” para conseguir la derrota de ETA.

El ministro pronunció estas palabras acompañado del director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado y del número 2 del Instituto armado, el teniente general Pablo Martín, en presencia de 40 integrantes de la lucha antiterrorista en un sencillo acto en el que recalcó la importancia de los informes elaborados en los últimos días por ellos sobre la entrega de las armas, que tildó de “especie de paripé”. Zoido aseguró que el contenido “veraz” de los mismos “en una situación compleja” había servido al Ejecutivo para “guardar la calma” y "mantener la dignidad" ante el despliegue mediático que había lanzado la izquierda abertzale en los días previos.

Detenciones y armas intervenidas

La Guardia Civil detalló este lunes que, desde la creación del Servicio de Información, el Instituto armado había desarticulado 195 comandos de ETA y 53 estructuras clandestinas de la banda terrorista en Francia y otros países. A ello, suma 15 operaciones contra organizaciones del entorno etarra. Todo ello, saldado con un total de 2.500 detenciones. 

Desde al año 2011, cuando la banda anunció el fin de la violencia terrorista, la Guardia Civil ha intervenido a ETA más de 200 armas cortas y largas, 3.000 kilos de sustancias explosivas o precursores, 4 kilómetros de cordón detonante y 1.800 detonadores, cantidad muy por encima de la entregada el pasado sábado. En ese mismo periodo de tiempo, el Instituto armado también ha logrado ha logrado la desarticulación de las últimas cuatro cúpulas de ETA gracias al arresto de 119 miembros de la banda, 42 de ellos en el extranjero. En concreto, en Francia, Bélgica, Reino Unido y México.

“ETA se ha visto abocada a entregar las armas”, recalcó en dos ocasiones el ministro antes de recordar que el volumen de armas y material explosivo intervenido en Francia el sábado era menor al que desde que la banda anunció el fin de la violencia terrorista las Fuerzas de Seguridad del Estado le habían intervenido en diferentes operaciones policiales también al otro lado de la frontera. “Como siempre, la Guardia Civil y la Policía Nacional, les iban pisando los talones”, remarcó.

Zoido rememoró la imagen de la liberación del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, como la imagen más elocuente de la brillante actuación del Instituto armado en su lucha contra ETA, aunque también recordó que desde que hace 25 años fueran detenidos los entonces tres dirigentes de la banda en Bidart, se habían producido otros trece descabezamientos de la organización terrorista.

Por todo ello, insistió en que la Guardia Civil había sido “la pieza clave para que ETA tomara la decisión de dejar de matar y, ahora, de entregar las armas”. En su breve alocución ante los agentes, Zoido ha reiterado que “nunca olvidaremos quiénes han sido los asesinos, quiénes ha sido los verdugos y quiénes han sido las víctimas”, para las que reclamó “memoria, dignidad y justicia” antes de concluir insistiendo en que “no va a haber impunidad por la decisión que hayan tomado de entregar todo o parte de las armas". E insistió en que los etarras deben "pedir perdón, arrepentirse y saldar la deuda con las víctimas".

Más información