Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para el ‘hacker’ ruso acusado de ataques informáticos durante las elecciones de EE UU

Los servicios de inteligencia investigan supuestos nexos entre el Kremlin y el equipo de Trump para derrotar a Clinton

Agentes especializados en la lucha contra delitos informáticos.
Agentes especializados en la lucha contra delitos informáticos.

Las tensiones entre Estados Unidos y Rusia han hecho parada en España. Carmen Lamela, juez de la Audiencia Nacional, ordenó el ingreso provisional en prisión del programador ruso Pyotr Levashov, detenido la pasada semana por la policía de Barcelona, acusado por EE UU de participar en una batería de ataques informáticos que tenían por objetivo influir en las últimas elecciones presidenciales. Según han confirmado este lunes fuentes judiciales, la magistrada acordó la entrada en la cárcel del arrestado, tras tomarle declaración por videoconferencia el mismo viernes y a la espera de que la justicia nacional decida ahora sobre su extradición al país norteamericano.

"El caso sigue bajo secreto, así que no hay información que dar en este momento", explicó Peter Carr, portavoz de la división criminal del Departamento de Justicia estadounidense, sobre la detención de Levashov, de 36 años y residente de San Petersburgo. El ruso se encontraba de vacaciones en la capital catalana, adonde había viajado con su mujer e hijo. De hecho, su esposa explicó a la cadena de televisión RT que se hallaban en un apartamento de Barcelona cuando irrumpieron las fuerzas de seguridad. "Hablé por teléfono con mi marido cuando estaba en comisaría. Me contó que le dijeron algo de un virus que supuestamente había creado él y que estaba relacionado con la victoria de Trump", afirmó la mujer del programador, que detalló que los agentes confiscaron todos los dispositivos electrónicos que encontraron en la vivienda.

Un plazo de 40 días

La detención de Levashov se produjo después de que los servicios de inteligencia norteamericanos hayan acusado a Vladímir Putin de intentar ayudar a Donald Trump en su llegada a la Casa Blanca. Según los investigadores del FBI, Moscú organizó un supuesto hackeo de los ordenadores del Partido Demócrata, para filtrar posteriormente correos electrónicos manipulados de la candidata Hillary Clinton y allanar así el camino a la victoria de Trump. Funcionarios rusos, Putin y el propio presidente de EE UU han negado reiteradamente haber sellado cualquier tipo de pacto para interferir en la campaña presidencial.

Estados Unidos tiene ahora 40 días, desde la detención de Levashov, para presentar ante la Audiencia Nacional las pruebas que sustenten la acusación contra él. El pasado enero, la policía española arrestó a otro programador informático ruso por otra orden de detención internacional emitida desde Estados Unidos.