Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco aboga por lograr un “consenso” sobre la política de presos

Jonan Fernández defiende tras el desarme de ETA un cambio en materia penitenciaria por razones humanitarias y de legalidad

Ram Mannikalingam hace oficial este sábado en Bayona (Francia)  el desarme completo de ETA.
Ram Mannikalingam hace oficial este sábado en Bayona (Francia) el desarme completo de ETA.

El secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, ha defendido este domingo, al día siguiente de culminarse el desarme "sin contrapartidas" de ETA, que a partir de ahora las instituciones, las fuerzas políticas y los agentes sociales están "emplazados a tejer un consenso que permita cambios" en asuntos como la política penitenciaria que se aplica a los presos de la banda terrorista.

En este momento, tras la entrega de las armas por parte de ETA a las autoridades francesas, "el cambio debe ser que hay que buscar el consenso que permita cambiar determinadas cuestiones como la política penitenciaria, cuestiones de convivencia y de reflexión del pasado", ha manifestado Fernández en Radio Euskadi. Y ha sostenido que el Ejecutivo presidido por Iñigo Urkullu seguirá trabajando para lograr la modificación de la política penitenciaria por exigencias humanitarias y de legalidad.

ETA facilitó ayer, a través de un grupo de mediadores civiles de la sociedad vascofrancesa, la localización de ocho zulos ubicados en el suroeste de Francia donde almacenaba algo más de 100 armas de fuego, tres toneladas de explosivos y abundante cantidad de munición y detonadores. De este modo, la organización terrorista se declaraba totalmente desarmada, aunque las policías francesa y española tratan ahora de verificar si el armamento entregado se corresponde con la totalidad de los arsenales controlados por la banda.

Fernández ha recordado que una de las "condiciones" del proceso de desarme pasaba por el hecho de que "las armas no fueran destruidas y en la medida en que no son destruidas pueden servir para establecer peritajes que permitan identificar si se han utilizado en un hecho delictivo u otro". "Para que el desarme fuera legal era fundamental que las armas no estuvieran destruidas", ha añadido.

Con el desarme "no está todo acabado", ha comentado el secretario vasco de Paz, quien también ha incidido en que ETA tiene que disolverse con la mayor brevedad: "No sé en cuánto tiempo llegará, pero es algo que nos une al pasado y, si queremos mirar al futuro, ETA tiene que disolverse cuanto antes".

Más información