Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de 210 euros por hostigar a las palomas en Alicante

El Ayuntamiento se defiende de la polémica asegurando que no sancionará a los niños

Una niña pequeña corre tras las palomas.
Una niña pequeña corre tras las palomas.

"Capturar o cazar cualquier tipo de animal, así como espantar las palomas, pájaros y cualquier otra especie de aves o animales, perseguirlos o tolerar que los persigan perros u otros animales" será castigado con multas de 210 euros en Alicante, según se recoge en el borrador de la nueva ordenanza municipal de parques y jardines, al que ha tenido acceso EL PAÍS.

El grupo popular en el Ayuntamiento ha anunciado que va a pedir la modificación de este punto. Sin embargo, el concejal delegado de Medio Ambiente, Víctor Domínguez, considera que se está generando una "polémica absurda" sobre este aspecto de la norrmativa. "Nunca se va a poner una multa a un niño que salga corriendo detrás de las palomas", ha matizado el edil.

La sanción por esta infracción considerada leve se enmarca en el capítulo dedicado a la protección animal. Está pensada, según Domínguez, para castigar a las pandillas de jóvenes que acosan a las palomas, les tiran piedras o "azuzan a los perros para que las cacen por divertimento", entre otros actos vandálicos. "Son cosas básicas, de sentido común. En la plaza de San Marcos, en Venecia, o en París, tampoco se las puede espantar", agrega Domínguez.

La normativa que tramita ahora el consistorio prohíbe, asimismo, causar daños o pescar peces en los lagos artificiales o estanques, así como alimentar a animales en estas zonas verdes. En Valencia, fuentes del consistorio han dicho no tener constancia de que la Policía Local haya impuesto multas por espantar palomas en virtud de una ordenanza específica.

El equipo de gobierno de Alicante, compuesto por un tripartito de izquierdas en el que participa el PSOE, Compromís y Guanyar (EU y Podemos), pretende llevar al pleno su nueva ordenanza sobre parques y jardines, la primera dedicada expresamente a estos espacios públicos en la ciudad, a finales de este mes o principios de mayo, con vistas a su aprobación inicial. El texto se encuentra actualmente en fase de estudio de las enmiendas planteadas por los diferentes grupos políticos, por lo que podría sufrir alguna modificación. Y también deberá pasar un periodo público de alegaciones antes de su aprobación definitiva, probablemente en julio.

La ordenanza reúne diferentes normas ahora dispersas en varias áreas municipales e incluye una batería de sanciones encaminadas al cuidado de las zonas verdes. "Recoge cosas elementales como que no se pueda hacer fuego", señala Domínguez, que es concejal por la coalición Guanayar. Además, el texto estipula cuáles son las especies arbóreas mejor adaptadas al clima alicantino, la flora autóctona, y trata de poner coto a la plantación de pinos.

La normativa establece también las distancias mínimas entre árboles según su tamaño a la hora de la plantación o la prohibición de que la gente pueda trepar a ellos, caminar por parterres o arrancar flores. Algunos puntos del borrador pueden generar cierta controversia en una ciudad que vive en la calle sus fiestas de las Hogueras de San Juan. Como el veto a la instalación de racós y barracas festeras, o la de disparar fuegos artificiales no autorizados en los espacios ajardinados.