Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE disputa a Podemos el segundo puesto tras el PP

Los socialistas, a cinco décimas de superar a su rival de la izquierda

Los socialistas rozan ya con la punta de los dedos el segundo puesto electoral que, al menos en la serie de encuestas elaboradas por Metroscopia para EL PAÍS, perdieron en favor de Unidos Podemos tras las elecciones del 26-J. La definición clara de contendientes para el proceso de primarias y la estabilidad acordada por todos los bandos tras el periodo de convulsión interna vivido en los últimos meses han dado fuelle al PSOE, que ya solo dista cinco décimas de sus rivales por la izquierda. El PP mantiene cómodamente la primera posición.

La posibilidad cada vez más real de que el Gobierno del Partido Popular saque adelante los Presupuestos de 2017, la voluntad expresada con reiteración por Mariano Rajoy de estirar al máximo la legislatura y la necesidad de los socialistas de recomponerse tras las recientes luchas internas, han transmitido a la ciudadanía la sensación de que no hay elecciones a la vista. En medio de esta calma, el sondeo de Metroscopia refleja más un estado de ánimo que una voluntad electoral concreta. Sobre todo, señala lentas tendencias. En primer lugar, la consolidación en primera posición del Partido Popular. De celebrarse hoy elecciones, la formación liderada por Mariano Rajoy obtendría un apoyo del 30,2%. Son casi tres puntos menos que el resultado logrado el pasado 26-J, y un punto menos que la estimación que el mismo sondeo le concedía el pasado nueve de marzo. Coincide en el tiempo con la crisis desatada en la Región de Murcia, cuyo desenlace ha sido la dimisión del que fuera su presidente, Pedro Antonio Sánchez. La sombra de la corrupción, un lastre que el PP no termina de resolver con determinación, erosiona ligeramente los apoyos de un partido que, aun así, mantiene un alto grado de fidelidad entre los suyos.

El PSOE recupera apoyos: con una estimación del 20,2%, sube poco más de un punto respecto a la encuesta de abril. Sigue dos puntos y medio por debajo del resultado que tuvo en las elecciones de junio, y no hay muchos motivos para la celebración. Tres matices, sin embargo, son buenas noticias para los socialistas. En primer lugar, parecen haber tocado suelo e incluso iniciado una leve recuperación en un momento en el que todavía no han elegido siquiera su dirección y siguen en manos de la gestora. En segundo lugar, rozan ya el empate con su competidor por la izquierda, Unidos Podemos y sus aliados territoriales, a cuya suma Metroscopia otorga un 20,7%. Ocho décimas menos que la estimación de abril. Y en tercer lugar, el PSOE sigue siendo el partido que mantiene un mayor número de votantes desactivados: un tercio de sus apoyos se resiste a volver a votarles pero todavía no han cambiado de bando, con lo que aún es posible recuperarles.

Ciudadanos, como ya ocurrió en anteriores sondeos, prosigue su lento ascenso. Con una estimación del 17,4%, casi un punto más que en abril, se mantiene como el partido con el líder más valorado y la percepción general de que es la formación que más útil ha demostrado ser en un tiempo nuevo.

Más información