Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA entrega a Francia la ubicación de ocho depósitos con 120 armas y tres toneladas de explosivos

Los verificadores internacionales confirman la entrega de la localización de los arsenales

Policía francesa en uno de los depósitos señalados por ETA en Saint-Pee-sur-Nivelle. Reuters-Quality

ETA ha puesto en manos de la policía francesa 118 pistolas, rifles y armas automáticas, 2.875 kilos de explosivos y 25.700 elementos de detonación y munición que estaban ocultos en ocho depósitos, cuya localización fue facilitada este sábado por miembros de la Comisión Internacional de Verificación a las autoridades francesas. La banda terrorista, que anunció el "cese definitivo" de la violencia en octubre de 2011, está "totalmente desarmada", según los mediadores civiles que recibieron de los terroristas la localización de los depósitos. La mayoría se hallan en pequeños municipios del País Vasco francés.

Entre el amago de desarme que ETA hizo en febrero de 2014 y el ejecutado ayer distan más de un centenar de armas y miles de kilos de explosivos. Entonces fueron apenas cuatro armas de fuego inutilizadas y cerca de dos decenas de kilos de material para fabricar explosivos, a través de un vídeo. El desarme de ayer obligó a desplegar a la policía francesa en ocho puntos, principalmente de la región gala de Aquitania.

El listado con las coordenadas de los ocho escondites fue entregado poco después de las ocho de la mañana en el Ayuntamiento de Bayona (Francia) por uno de los "mediadores", Jean Nöel Etcheverry, Txetx, a los representantes de la Comisión de Verificadores y en presencia del alcalde de la citada localidad, Jean René Etchegaray. El coordinador de los verificadores, Ram Manikkalingam —con el arzobispo de Bolonia, Mateo Zuppi, y el pastor protestante norirlandés Harold Good, quien participó en el desarme del IRA, como testigos—, fue el encargado de comunicar oficialmente que el desarme de ETA había culminado.

A la información para la localización entregada por ETA se añadió la colaboración de 172 "observadores" que habían sido acreditados por los mediadores. En grupos de 20 personas, su misión consistió en custodiar cada uno de los depósitos y facilitar a los agentes franceses la entrega. Entre esos observadores se encontraban Sylviane Alaux, del Partido Socialista francés; el sindicalista de LAB Geronimo Prieto; el eurodiputado del partido verde europeo José Bové; el exalcalde de San Juan de Luz Paul Badiola; y el exalcalde de Hendaia Battit Sallaberry.

"Totalmente desarmada"

En apenas unas horas se procedió a ubicar y vaciar los emplazamientos dispersos por pequeñas localidades del País Vasco francés: entre Etxarri y Espiute; Villenave de Navarrenx; entre Andaux y Castetbon; entre Lahontan y Carresse-Cassaber; Araujuzon; Senpere; y entre Barkoxe y Aramits. En este último se halló la mayor cantidad de explosivos: 769 kilos. En el de Senpere, el mayor número de armas: 53. El primer ministro francés, Bernard Cazeneuve, aseguró que colaborarán con la justicia española "para verificar si los materiales recopilados ayudan a resolver las investigaciones aún en curso y permiten confirmar si el desarme es total".

Representación política de perfil bajo

El denominado "día del desarme" que los mediadores civiles franceses han organizado en Bayona con ocasión de la entrega de las armas de ETA ha congregado a numerosos representantes políticos de la izquierda abertzale, encabezados por su líder, Arnaldo Otegi. Podemos Euskadi también ha enviado a dos de sus dirigentes, Pili Zabala y Andeka Larrea, a la concentración popular que ha reunido a varios cientos de personas en una explanada de la ciudad vascofrancesa. El PNV ha optado enviar al presidente de su ejecutiva en el País Vasco francés, Paco Arizmendi.

Otegi ha realizado unas declaraciones tras la intervención pública de los "artesanos de la paz". El secretario general de Sortu, se ha felicitado porque el desarme de ETA se ha producido "sin injerencias ni obstáculos", y ha hecho hincapié en que "los principales retos" que se deben abordar ahora son "la situación de los presos, las víctimas y la desmilitarización de Euskadi".

Pese a que algunas fuentes habían asegurado que iban a ser un total de 12 zulos, finalmente ETA facilitó las coordenadas de ocho, lo que provocó algunas reservas, según fuentes de la lucha antiterrorista. Los mediadores civiles franceses dieron como cierto que con esta entrega "ETA está totalmente desarmada". Tanto el verificador Manikkalingam como los llamados "artesanos de la paz" coincidieron en que el desarme "definitivo, unilateral y verificado" de la banda constituye "un paso histórico" que, según ambos grupos, debe servir para "consolidar la paz y la convivencia en la sociedad vasca". El otro gran hito en la historia de ETA se produjo en octubre de 2011, cuando la banda declaró el cese definitivo del terrorismo. Para entonces había matado a más de 800 personas (el Ministerio del Interior cifra el número de víctimas en 829 y la asociación Covite lo eleva a 858).

Por la tarde, Bayona se convirtió en una fiesta abertzale, a la que se trasladaron cientos de personas para celebrar lo que denominaron "el día del desarme". Entre el público se encontraban varios expresos de la banda terrorista; entre ellos, Josu Zabarte, el Carnicero de Mondragón, condenado por participar en 20 atentados y 17 asesinatos.

La jornada se convirtió en un acto de reivindicación en el que los asistentes corearon repetidamente gritos a favor de la excarcelación de etarras y por la independencia. En la concentración, que siguió los patrones de los grandes eventos organizados por la izquierda abertzale, representantes de diversas organizaciones reclamaron el fin de la dispersión de presos y la liberación de los reclusos con enfermedades graves. Leyeron un manifiesto que señala que "todos ganan" si la política penitenciaria "termina con el alejamiento" de presos y permite salir de las cárceles a los enfermos.

Con otras palabras, el líder de Sortu, Arnaldo Otegi, abogó por lo mismo: abordar ahora "la situación de los presos, las víctimas y la desmilitarización de Euskadi". El resto de los partidos moderaron su presencia. El PNV envió al presidente de su ejecutiva en el País Vasco francés, Paco Arizmendi; en nombre de Podemos asistieron Pili Zabala y Andeka Larrea.

"No debemos dar las gracias a ETA por no matarnos"

Las víctimas del terrorismo han recibido el supuesto desarme de ETA con muchos matices. "Lo que toca a partir de mañana es seguir hablando de las víctimas y trabajando por construir un relato que no permita el blanqueo de la banda terrorista”, ha apuntado María del Mar Blanco, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. En esa línea se ha manifestado la máxima representante del Colectivo de Víctimas del País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez: "Que ETA deje de tener armas es bueno, pero no debemos dar las gracias a ETA por no matarnos". "Esto no es más que lo mismo de siempre: un teatrillo, un circo y un esperpento para que ETA, que ha sido derrotada por la Guardia Civil y la Policía, no salga rodilla en tierra", ha incidido Alfonso Sánchez, presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que tiene claro que a las fuerzas de seguridad "no le salen las cuentas" de las armas entregadas y las que tiene aún en su poder la banda.

Daniel Portero, presidente de la Asociación Dignidad y Justicia, ha instado al Gobierno a que mantenga la política de dispersión de los presos no solo hasta que se disuelva ETA, sino hasta que los terroristas aporten la información precisa para esclarecer los atentados sin resolver. En ese sentido, Portero ha considerado que, a nivel policial, ETA casi ha sido derrotada al 100%, pero no judicialmente porque "casi la mitad de los asesinatos" aún no se han resuelto. "Por ello, por mucho que haya disolución, ETA no puede recibir contraprestaciones".

También a Javier López, portavoz de la Asociación de Víctimas de las Fuerzas de Seguridad del Estado, le ha parecido un "teatro" la escenografía del desarme, que, a su juicio, ha tenido como objetivo que se siga hablando de ETA porque lo que ha entregado no servirá para nada. En su opinión, la banda ha intentado escenificar "un acto de paz" cuando en realidad entregó lo que "ya no podrá utilizar" porque ya no tiene quien lo haga.

El armamento encontrado

Siete de los ocho zulos se encuentran en la región Aquitania y el octavo en la de Occitana. La mayor cantidad de explosivos se ha hallado en el zulo situado entre Barcus y Aramits, donde ETA había depositado un total de 769 kilos de material explosivo, seis pistolas y revólveres, 600 balas, además de 65 detonadores y 13 dispositivos. Además, en la localización entre Etcharry y Espiute, se han localizado más de 587 kilos de explosivos. También se han encontrado 19 armas, 20 dispositivos explosivos, 322 detonadores, 516 balas y 35 metros de cable.

Por su parte, el mayor número de armamento se ha situado en la localización de Senpere, donde había 53 armas, además de 156,4 kilos de explosivos y 197 metros de cordón, y más de 1.450 balas, 159 temporizadores y 24 detonadores eléctricos, entre otros. Entre las poblaciones de Audaux y Castetbon, se han encontrado una docena de armas, 9.375 balas y municiones para distinto armamento, unos 543 kilos de explosivo, 45 dispositivos para explosivos y siete manuales de utilización de armas. En la localización de Carrese-Cassaber, se han hallado más de 326 kilos de diferente explosivo, 1.029 balas y 128 dispositivos diferentes.

En Araujuzon, se han encontrado 31,5 kilos de distintos explosivos y 489 metros de cordón, alrededor de 3.500 balas y municiones, 211 temporizadores, cuatro dispositivos para fabricar bombas lapa, cerca de media docena de armas, 100 placas para vehículos, además de un chaleco y un brazalete de gendarme. Las otras dos localizaciones se ubicaban en Maslaq y Viellenave de Navarrenx. Entre el diferente armamento depositado, destacan 374,3 kilos de explosivo, 716 balas, seis armas, 33 dispositivos y dos cargadores en uno de los puntos, mientras que en otro se han localizado localizan más de 230 kilos de distintos tipo de explosivos, media docena de armas de fuego, 8.220 balas y proyectiles, y una veintena de temporizadores.

Más información