Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exhumado el cuerpo de Ruiz-Mateos para una prueba de paternidad

Un juez ha ordenado cotejar el ADN del empresario con el de una mujer que dice ser su hija

José María Ruiz-Mateos, a su llegada a los juzgados de Palma de Mallorca en 2012. CORDON PRESS. Vídeo: ATLAS

El cadáver de José María Ruíz-Mateos, fallecido en septiembre de 2015, ha sido exhumado este viernes para cotejar el ADN del fundador de Rumasa con el de Adela Montes de Oca, quién dice ser su hija. Los restos han sido trasladados esta mañana desde el columbario de la iglesia Nuestra Señora de la O de Rota (Cádiz) al cementerio municipal, donde los forenses extraerán las muestras necesarias. El juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Pozuelo de Alarcón autorizó la exhumación del fallecido el pasado marzo tras acceder a la petición de Montes, la demandante, de acuerdo con el criterio del fiscal y en contra de los hijos del empresario.

El mismo magistrado, Juan Ignacio Gonzalo, ordenó en octubre de 2014, cuando Ruíz-Mateos aún vivía, la prueba genética. El empresario fue citado hasta en tres ocasiones para la extracción de las muestras, pero no se presentó a ninguna de ellas ni tampoco ofreció explicación. Posteriormente, pidió el sobreseimiento de la causa como consecuencia de “una enfermedad muy grave con padecimientos incurables” que le impediría ir a juicio. El empresario murió poco después, antes de la celebración de dicha vista, y el juez ordenó impedir la incineración de sus restos hasta que no terminara el actual procedimiento.

La prueba de ADN se hará garantizando la “integridad, respeto y memoria” del fallecido, según el auto, que emplazaba a la viuda y a los 12 hijos a que manifestaran si deseaban asistir a la exhumación. La familia de Ruiz-Mateos consideró que son medidas desproporcionadas e ilegítimas, y argumentó que “si el fallecido no llegó a ejercitar en vida su derecho a negarse a dicha prueba por no ser requerido al efecto, no puede procederse ahora sin el consentimiento de la viuda y los hijos”. 

Ruiz Mateos, que falleció a los 84 años, fue enterrado en el columbario de la iglesia Nuestra Señora de la O de Rota en el que también están los restos de sus padres.

Más información