Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado declara culpable al acusado de asesinar a la peregrina Denise Thiem

El tribunal popular concluye que Miguel Ángel Muñoz mató a la estadounidense en el Camino de Santiago

El acusado de asesinar a Denise Pikka en una foto de archivo. J.Casares EFE

El 5 de abril es ya una fecha clave en la historia de la familia Thiem. Ese día, en 2015, moría asesinada la estadounidense Denise Pikka Thiem en el Camino de Santiago. Y este miércoles, justo dos años después, todos los focos han apuntado a ocho mujeres y un hombre que, pasadas la una de la tarde, han leído el veredicto sobre la participación en los hechos del único acusado, Miguel Ángel Muñoz. El jurado lo ha declarado culpable de matar a la peregrina. Una decisión que pone punto y aparte a una vista oral que ha durado más de tres semanas y en la que han declarado más de un centenar de testigos. Ahora solo queda que, en los próximos días, la Audiencia Provincial de León comunique la pena que impone al procesado. La fiscalía ha solicitado una condena de 25 años de cárcel y la acusación particular de 27 años.

De nada ha servido, por tanto, el cambio drástico de estrategia de la defensa. Muñoz se negó a declarar en la segunda sesión del juicio —“No voy a contestar ninguna pregunta, ni de la acusación ni de mi abogado”, dijo—, pese a que su letrado había adelantado días antes que estaba dispuesto a responder a todas las cuestiones. “Pero este martes no estaba en condiciones psicológicas”, se justificó entonces, tras acusar a la Policía de centrar sus investigaciones en su cliente después de que un senador estadounidense telefonease al presidente del Gobierno español para ofrecer la colaboración del FBI para resolver el caso.

Una tesis que rechazaron los investigadores, que explicaron que todos los indicios que iban recabando les conducían al acusado. Y que, posteriormente, su propia confesión resultó determinante para hallar el cuerpo. “No habríamos encontrado el cadáver si él no hubiera dicho dónde estaba”, afirmó la inspectora de Astorga (León), que lideró las pesquisas. “Calma, calma, que ya os llevo yo [hasta el cadáver]”, dijo el procesado a un agente, según relato este durante la vista oral, donde subrayó que Muñoz les detalló con “precisión” cómo había asesinado a su víctima.

Denise Thiem desapareció el 5 de abril de 2015, cuando se desvió del Camino de Santiago para visitar la localidad de Castrillo de los Polvazares (León). Según mantiene la acusación, la estadounidense siguió unas flechas que había modificado Muñoz para que pasara cerca de una finca de su propiedad. Entonces, el autor del crimen la atacó de forma sopresiva y la golpeó con un palo en la cabeza; para posteriormente trasladarla hasta un enclave más apartado, donde la desnudó, le cortó el cuello y las manos —que nunca se hallaron— y la enterró.

Más información