Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espinar consume Coca-Cola en el Senado tras pedir que se prohíba su venta en la cámara

La mesa de la Cámara Alta ha rechazado este martes la solicitud de Unidos Podemos contra la marca

Ramón Espinar con dos botellas de Coca Cola.

¿Es coherente beber Coca-Cola tras pedir que no se venda? El portavoz de Unidos Podemos en el Senado, Ramón Espinar, se ha visto envuelto en una polémica este martes por haber sido fotografiado en el comedor de la Cámara Alta con dos botellas de Coca-Cola en la bandeja. ¿El motivo? La propuesta de su grupo parlamentario, rechazada precisamente ese mismo día en la Mesa del Senado, que pedía la retirada de los productos de esta marca en la institución, a causa del conflicto laboral que mantiene la empresa con los trabajadores de su fábrica en Fuenlabrada (Madrid). Tras la controversia, de amplia repercusión en las redes sociales, Espinar ha pedido disculpas por su "error", que también ha señalado Pablo Iglesias.

La Mesa del Senado rechazó el martes por la mañana una petición registrada por dos parlamentarios de Unidos Podemos, Iñaki Bernal, de IU, y Vanessa Angustia, de En Marea, en nombre del grupo, para que se prohíba la venta de Coca-Cola en la Cámara Alta. La Mesa ha esgrimido que hay un contrato de suministro firmado y no se puede cambiar. Poco después, a la hora de la comida, el portavoz de Podemos en el Senado ha pedido dos refrescos de esta marca para acompañar su almuerzo. Y la fotografía se ha distribuido rápidamente por las redes sociales.

"Es un error, he hablado con los trabajadores de Coca- Cola en lucha y les he manifestado mi apoyo y mi solidaridad", ha reconocido Espinar a última hora de la tarde en el Senado. El senador se ha quejado, en todo caso, de la amplia repercusión de su equivocación. "El día que hemos conocido que el PP utilizaba dinero de la sanidad pública para financiar sus campañas en Madrid y la dimisión del presidente de Murcia, sorprende que un refresco acapare la actualidad política", ha defendido en un mensaje en su canal de la red social Telegram. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha admitido también el "error leve" de su portavoz , mientras ha aprovechado a volver a llamar al boicot contra la empresa y ha recordado que la recomendación a sus cargos públicos de no beber estos refrescos se mantiene.

La solicitud del grupo parlamentario de Unidos Podemos en el Senado pedía textualmente que “se retiren en la institución del Senado todos los productos que comercializa Coca-Cola, se prive de su publicidad y no se le permita utilizar eventos de autorización institucional mientras siga sin cumplir con las sentencias y hasta que los trabajadores tengan un futuro real en Fuenlabrada”. Podemos ha presentado la misma iniciativa en el Congreso de los Diputados.

El partido inició hace unos meses una campaña contra Coca-Cola debido al conflicto laboral que la empresa mantiene con trabajadores de la plata de Fuenlabrada. El propio Pablo Iglesias fue rotundo en un acto de protesta el pasado diciembre: "Hay que seguir sin beber Coca-Cola, porque Coca-Cola está atacando los derechos de los trabajadores", dijo el líder de Podemos.