Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Antonio Sánchez dimite como presidente de Murcia acorralado por las acusaciones de corrupción

El dirigente popular presenta su salida como un ejercicio de "responsabilidad para evitar un gobierno tripartito" tras ser imputado por los delitos de fraude y cohecho

Pedro Antonio Sánchez (c.), anuncia su dimisión rodeado de sus consejeros. En vídeo, cronología de los acontecimientos que han derivado en la dimisión del presidente murciano.

El PP dejó caer finalmente este martes, tras 45 días de cerco político y judicial, a Pedro Antonio Sánchez como presidente de Murcia tras constatar que Ciudadanos iba a apoyar la moción de censura presentada por el PSOE y, sobre todo, tras hacerse insostenible su situación al conocerse el nuevo auto de imputación de varios delitos de corrupción por el juez Eloy Velasco. Sánchez y la cúpula del PP pactaron su retirada —aunque seguirá siendo presidente regional del partido y diputado autonómico— y su relevo por Fernando López Miras por miedo a perder el poder ante un Gobierno tripartito de Ciudadanos, PSOE y Podemos.

El número tres del PP, Fernando Martínez-Maillo, y el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, se reunieron a primera hora del lunes en Madrid. La reunión tenía como objetivo sopesar las alternativas para desencallar la crisis institucional y política abierta en Murcia tras la imputación contra Pedro Antonio Sánchez por el caso Auditorio, agravada por la nueva petición de encausamiento contra el presidente popular murciano por una ramificación del caso Púnica.

La dirección del PP, en Murcia y en Madrid, no quería facilitar a Ciudadanos esa pieza. Rajoy ha llegado a confesar en su entorno que le molesta especialmente que Albert Rivera le venga ahora a decir cómo se tiene que hacer política y gestionar su propio partido. Sánchez no es de su entorno personal, generacional o político, pero Rajoy está muy escamado con exigir dimisiones precipitadas en el PP tras el caso de Rita Barberá.

Tres alternativas

Maillo y Villegas estudiaron las tres opciones (suspensión temporal de Sánchez por cuatro o cinco meses a la espera de su regreso si se archivaran los casos; voto negativo de Ciudadanos a la moción a cambio de que el PP convocase ya elecciones; y retirada y recambio de Sánchez) y quedaron en volver a hablar. El coordinador general del PP se marchó a la primera reunión del renovado comité ejecutivo tras el congreso nacional y fue allí cuando se conoció el contenido de la nueva resolución judicial de Velasco, que precisa los tres delitos relacionados con la corrupción que achaca a Sánchez por el caso Púnica. El auto fue el mazazo definitivo. No solo para el PP. También fue la confirmación para Ciudadanos de que no podía ceder.

El portavoz oficial del PP, Pablo Casado, se las vio y deseó para sortear sin demasiado éxito la catarata de preguntas sobre Murcia. En la tarde del lunes se sucedieron las llamadas entre el PP y Ciudadanos, entre la dirección nacional y Sánchez y, finalmente, sobre las 21.00, entre el presidente murciano y el propio Mariano Rajoy. Sánchez comprendió ahí que no podía encastillarse más en su cargo y accedió a una retirada pactada y con condiciones. Concertó con Maillo la convocatoria urgente e “inexcusable” de una junta directiva regional para la mañana de este martes y el coordinador general pasó auténticos apuros para llegar a tiempo a esa cita y pronunciar el previsible discurso de agradecimiento.

Antes, el dimitido presidente citó a su Consejo de Gobierno y les adelantó su retirada “por responsabilidad” y para evitar un “Gobierno tripartito” en Murcia entre Ciudadanos, Podemos y el PSOE que aseguró que le quita el sueño: “Todo lo que se ha conseguido no se puede poner en riesgo, tengo que hacer todo lo posible para evitar el tripartito y sus nefastas consecuencias”. Sánchez confió también en que su decisión “sirva para salvar” a la comunidad autónoma de esa situación y avanzó su intención de seguir trabajando “con pasión y responsabilidad”.

Maillo se tragó todo un sapo político en su discurso frente a la directiva del PP murciano. Alabó “la generosidad y el sentido de partido” de Sánchez. Insistió en la idea del riesgo del tripartito para subrayar, pensando ya en los argumentos de la próxima campaña electoral, que “Ciudadanos y Podemos” podrían haber llegado a ser aliados y para cuestionar el respaldo del PSOE al aspirante socialista local: “No podíamos tolerar que gobernara Murcia quien no ha ganado nunca unas elecciones, a quien no quieren los murcianos; es más, no lo quieren ni en su partido, ya lo veréis, no lo quieren ni en su casa”.

El sucesor

V. V

Fernando López Miras, de 33 años, sucederá a Pedro Antonio Sánchez como presidente de Murcia. Nacido en Lorca, es licenciado en Derecho, aunque nunca llegó a ejercer la abogacía, y tiene un máster en Dirección y Administración de Empresas. Se afilió a las Nuevas Generaciones del PP siendo un adolescente y empezó a ocupar cargos de responsabilidad en 2006.

En el congreso del 18 de marzo, al tiempo que Pedro Antonio Sánchez era ratificado presidente del PP de Murcia, López Miras pasó a ocupar el cargo de coordinador general del partido. Fue diputado regional entre junio de 2011 y abril de 2014, cuando renunció al escaño para ser secretario general de la Consejería de Economía y Hacienda. Tras las elecciones de 2015 volvió al Parlamento para ocupar el puesto de secretario segundo de la Mesa de la Cámara.

López Miras forma parte del círculo más íntimo del dimitido presidente, con el que suele compartir incluso vacaciones en un velero alquilado.

Más información