Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pedófilo, a la Guardia Civil: “Estoy enfermo. No puedo parar”

Detenidas 102 personas por poseer y distribuir imágenes de abusos sexuales a menores

Los agentes de la Guardia Civil, durante la Operación Pilumnus.

Uno de los detenidos se confesó durante el registro de su domicilio en Barcelona. “Estoy enfermo. No puedo parar”, le dijo a los agentes, antes de encontrar en su casa 50.000 archivos con imágenes de abusos sexuales a menores. Una intervención enmarcada en una macrooperación de la Guardia Civil contra la pornografía infantil que se ha saldado ya con 102 arrestados. Entre ellos, un hombre que abusó en las Islas Baleares de, al menos, ocho niños; y otro que grababa en un hotel de Canarias a dos niñas que estaban de vacaciones con la familia.

"Entre los detenidos hay consumidores, distribuidores y también productores de contenido pedófilo", han especificado este viernes fuentes de la Guardia Civil, que han aclarado que todos los arrestados son hombres, de 21 a 60 años. "Y, entre los perfiles, encontramos desde estudiantes universitarios a personas que apenas saben manejarse en internet, pero que se las apañan para acceder a estas imágenes", han añadido las mismas fuentes sobre esta macrooperación, que ha supuesto la incautación de más de 450.000 archivos —que suman más de 1.000 terabites de información—, el arresto de 102 personas en 36 provincias y la identificación de 10 víctimas: ocho de ellas, que sufrieron abusos directamente; y otras dos, que fueron espiadas y fotografiadas desnudas cuando veraneaban en las islas Canarias.

Bautizada como Operación Pilumnus, por el dios romano de homónimo nombre que se consideraba el protector de los recién nacidos, esta investigación policial arrancó tras detectar en la red a varios internautas que intercambiaban y descargaban contenido pedófilo. Con esta pista como punto de partida, los agentes siguieron el rastro hasta los detenidos. "En principio, no tienen relación entre sí y no se conocían", recalca el instituto armado, que ha destacado la importancia de localizar a los consumidores de este tipo de imágenes pornográficas: "Porque, muchas veces, es el paso previo a cometer abusos".

De hecho, el balance de arrestados deja historias "escalofriantes", en boca de un efectivo de la Guardia Civil. Los agentes han capturado en Alicante, por ejemplo, a un monitor de natación de chavales: "Siempre buscan un trabajo o actividades de ocio que conlleven un trato con menores". En Cádiz, también han capturado a un padre y su hijo —de 54 y 21 años, respectivamente— que poseían vídeos "explícitos" de pornografía infantil, cada uno en sus correspondientes ordenadores: "Vivían con la madre del matrimonio y con otro chico de 10 años, que ha pasado a disposición de los servicios de atención para investigar si ha podido sufrir abusos".

Arrestos en 33 provincias

  • Un profesor particular. Entre los arrestados se encuentra un estudiante universitario de Murcia que daba clases particulares a menores en su domicilio, según fuentes de la Guardia Civil.
  • En Logroño. Un detenido en La Rioja contaba con 58 discos duros conectados a un mismo ordenador, desde donde clasificaba el material pedófilo que conseguía.
  • Reincidentes. La investigación también ha permitido capturar a un sexagenario de Almería, que ejerció cómo máximo responsable del fútbol provincial durante tres décadas y que ya había sido condenado en 2012 a un año de prisión por guardar en su ordenador material pedófilo.

"Estas personas normalizan el consumo de este tipo de vídeos e, incluso, llegan a normalizar las relaciones sexuales con niños", explica el capitán Carlos Igual, del instituto armado, que añade: "Pero su deseo es poder llegar a un menor". Entre las víctimas grabadas en los vídeos se han identificado desde bebés hasta adolescentes de 14 años.

El "manual" para abusar

De los 102 arrestados en esta macrooperación, solo se ha decretado el ingreso en prisión provisional de tres de los detenidos. Uno de ellos es un vecino de Cádiz que almacenaba imágenes de menores de cuatro años y que contaba, además, con el conocido como "manual del pedófilo". "En este documento se explican métodos sobre cómo contactar con los niños para que no se asusten, cómo lograr engatusarlos y cómo abusar de ellos para no dejar marcas que puedan detectar los padres después", subraya el sargento Pedro Corrales, que ha enumerado la larga lista de material incautado: 408 discos duros, 51 ordenadores, 1.700 DVD, 67 USB y seis tarjetas de memoria. Parte de ellos, en posesión de un hombre de Granada, que almacenaba vídeos de niños muy pequeños de América Latina y del sudeste asiático; donde, además de los pequeños, participaban animales. "Estamos hablando de actos sexuales de gran violencia y crueldad", concluye el agente de la Guardia Civil.

Más información