Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional condena a Cassandra Vera, la tuitera que hizo chistes de la muerte de Carrero Blanco

El tribunal impone una pena de un año de prisión a la joven por humillación a las víctimas

Cassandra en el banquillo de la Audiencia Nacional. EFE / ATLAS

La Audiencia Nacional ha condenado este miércoles a un año de prisión y siete de inhabilitación absoluta por humillación a las víctimas del terrorismo a Cassandra Vera, la tuitera murciana que escribió 13 comentarios de burla entre 2013 y 2016 sobre el asesinato a manos de ETA del almirante Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno con el dictador Francisco Franco. Para la Sección Cuarta de la Audiencia, tuits como “Película: A Tres metros sobre el Cielo; Producción: ETA Films. Director: Argala; Protagonista: Carrero Blanco. Género: Carrera espacial”, y otros de semejante tenor “constituyen desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” a “personas que han sufrido el zarpazo del terrorismo y sus familiares”.

“Me han arruinado la vida”

R. R.

La sentencia que le condena por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo altera los planes de futuro de Cassandra Vera. “No sólo me quedo con antecedentes, me han quitado el derecho a beca y destrozado mi proyecto de ser docente. Me han arruinado la vida”, escribió ayer en su cuenta de Twitter. La Audiencia no solo le ha condenado a un año de prisión, sino también a siete de inhabilitación absoluta, lo cual le impide, según las primeras valoraciones de su abogado, renovar la beca con la que estudia Historia en la Universidad de Murcia y presentarse a unas oposiciones para dedicarse a la docencia, como tenía planeado.

La Audiencia le condena además a hacer frente a las costas del juicio, que según señaló Cassandra, no puede afrontar. La joven expresó ayer su agradecimiento por el apoyo económico que se han mostrado dispuestos a ofrecerle varios tuiteros.

Tras conocer la sentencia, la joven estudiante ha contado a través de Twitter que la condena no solo implica tener antecedentes penales, sino que también ha perdido el derecho a beca y a presentarse a unas oposiciones para ser profesora. "Me han arruinado la vida", ha añadido.

La Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia considera que los tuits suponen “una actitud irrespetuosa y humillante que encaja dentro del delito de humillación a las víctimas”. La condena coincide con la petición de pena solicitada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional. La nieta del expresidente del Gobierno franquista solicitó, en una carta en EL PAÍS, la absolución de la joven, de 21 años y estudiante de Historia.

Para el tribunal, la declaración de Cassandra en el juicio no resulta convincente. La tuitera trató de enmarcar sus publicaciones en la ironía y el humor y dentro del contexto de protesta contra la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como la Ley Mordaza. Los magistrados consideran que el hecho de que hayan transcurrido más de 40 años desde que la banda terrorista voló con explosivos el coche oficial del almirante Carrero Blanco, no quitan gravedad a la conducta de la acusada.

El tribunal recuerda que "la lacra del terrorismo persiste, aunque con menor intensidad, y las víctimas del terrorismo constituyen una realidad incuestionable, que merecen respeto y consideración, con independencia del momento en que se perpetró el sangriento atentado". También subrayan los magistrados el hecho de que el atentado de Carrero "cegó la vida de otras dos personas, no tan relevantes pero también merecedoras de la misma deferencia".

La sentencia llega apenas días después de que otra sección de la misma Sala de lo Penal de la Audiencia, la Primera, absolviera a otro tuitero, Arkaitz Terrón, un bilbaíno de 30 años que entre 2011 y 2015, escribió una serie de mensajes en Twitter en los que, entre otras manifestaciones, alababa el asesinato de Carrero Blanco.

Aquella sentencia absolutoria supone un distanciamiento claro de la doctrina fijada por el Tribunal Supremo, que condenó el pasado enero por enaltecimiento al cantante César Strawberry al no tener en cuenta el contexto humorístico en que este publicó una serie de tuits sobre el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado durante 532 días por ETA, o sobre los GRAPO.

Más información