Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wert: “A mi edad, no me siento desacreditado prácticamente por nada”

El exministro de Educación e impulsor de la LOMCE rechaza que su partido le haya desautorizado con el cambio de las reválidas y culpa a la crisis del fracaso de la ley

El exministro de Educación, José Ignacio Wert, momentos antes de su intervención en la comisión de Educación del Congreso.
El exministro de Educación, José Ignacio Wert, momentos antes de su intervención en la comisión de Educación del Congreso. EL PAÍS

Había mucha expectación por escuchar al exministro de Educación, José Ignacio Wert, impulsor de la última reforma educativa conocida popularmente por su propio nombre (LOMCE o Ley Wert). Desde que marchó a París como embajador de España ante la OCDE en 2015, el mismo PP que impulsó la reforma en minoría, ha aprobado como gesto de nuevos tiempos suprimir las reválidas previstas en la norma. Wert ha permanecido en silencio desde entonces hasta este martes, cuando ha comparecido en el Congreso, aunque no precisamente para hacer la "autocrítica" que le pedían los partidos de la oposición. Preguntado por si cree que el PP le ha desautorizado con este cambio, Wert considera: “A mi edad, no me siento desacreditado prácticamente por nada”.

“Creo que en política hace falta flexibilidad intelectual y entender que las circunstancias distintas llevan a procesos distintos y, desde luego, no personalizar ni tomar como cuestión personal ninguna diferencia”, ha considerado el exministro, de 67 años, que ha comparecido este martes en la comisión de Educación creada para intentar alcanzar un pacto educativo inédito en España.

Su comparecencia fue requerida por el grupo Unidos Podemos precisamente para “que diera explicaciones de lo que no hay que hacer”, según el diputado Javier Sánchez. Wert, impulsor de la ley educativa con menos apoyo de la democracia, considera que intentar cerrar un pacto es una “iniciativa digna de toda alabanza”.

“Las circunstancias políticas son muy distintas a las de entonces”, ha justificado. Asegura que hizo “todo el esfuerzo” para que la ley saliera con más apoyo pero considera que el resto de partidos "no quería participar" con “una situación de restricción fiscal” que iba a condicionar la reforma.

A Wert le tocó dirigir el ministerio “a lo largo de un periodo de extraordinaria dificultad, en la que hubo que suplir muchas carencias”, ha señalado. Ante la reclamación por parte de los diputados de Podemos, grupo mixto o PSOE para que haga autocrítica de su gestión, ha añadido:  “Por supuesto que hubo decisiones subóptimas”.

Tras impulsar la reforma más rechazada, para la que hasta el PP pide cambios, Wert fue enviado a París como embajador de España ante la OCDE. Allí vive con su esposa Montserrat Gomendio, nombrada directora del organismo internacional meses antes. Ambos se conocieron cuando ella entró como  secretaria de Estado de Educación, la número dos de su ministerio,

Wert es también responsable de la modificación del sistema de becas, que desde 2013 se distribuyen con una parte fija y otra variable que llego a suponer la reducción de hasta 500 euros de media por alumno y año de las ayudas. El exministro ha señalado en el parlamento que su "preocupación mayor" y las negociaciones "más duras" que mantuvo entonces fue por las becas, a las que ha calificado como el "ingrediente instrumental esencial" para la equidad.

El exministro ha explicado su gestión a través de distintos indicadores de la OCDE y otros organismos, como la mejora de la tasa de abandono educativo temprano. Tanto el grupo mixto como Ciudadanos le han afeado que esos datos eran, en realidad, “una panegírico de la LOE”, la ley anterior. Fue el ministro peor valorado de la democracia por el CIS y todavía se ven en las manifestaciones educativas pancartas con su cara y lemas con su nombre.

Javier Sánchez, de Podemos, ha criticado que no respondiera a todas las preguntas planteadas aunque Wert se ha despedido asegurando que queda a disposición de los parlamentarios. “La mera existencia de esta subcomisión constituye la prueba más clara del balance de su gestión”, ha añadido Manuel Cruz, del PSOE, que le ha despedido diciendo: “De verdad, no vuelva a poner sus manos encima de la educación de este país”.

Más información