Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz, Sánchez y López confrontarán en un debate sus modelos de país

Las reglas del juego se desarrollarán a partir de este sábado, cuando el comité federal convoque las primarias, previsiblemente para el 21 de mayo

Ascensión Godoy, Javier Fernández y Mario Jiménez, hoy en Ferraz.

Al menos tres debates ha propuesto el precandidato Patxi López y así lo expuso la pasada semana su equipo en la reunión mantenida con la gestora junto a las otras dos candidaturas. Esa propuesta la hizo también suya la representación de Sánchez, en tanto que la de Susana Díaz no puso objeciones aunque fue menos explícita. La propuesta oficial será la de celebrar un solo debate, como se hizo en las primarias de 2014, según explicó este lunes el portavoz de la gestora, Mario Jiménez. Tanto López como Sánchez pedirán más de un debate pero es improbable que la gestora lo autorice, según fuentes de esa dirección interina.

La última palabra no está aún dicha sobre ninguno de los procedimientos de primarias y celebración del congreso del PSOE, pero la intención es copiar las normas que rigieron hace tres años. El próximo sábado se reunirá el máximo órgano del partido, el comité federal, para convocar las primarias el 21 de mayo y el congreso —en el que los delegados deberán ratificar la decisión de los militantes— los días 17 y 18 de junio. La fecha del 21 de mayo para el voto de las bases pretende respetar el puente madrileño de San Isidro —entre el 13 y el 15— y, después, la celebración andaluza del Rocío (28 de mayo). Por tanto, solo queda el 21 como el domingo destinado a abrir a las urnas para que puedan acudir a ellas los casi 190.000 militantes del PSOE con derecho a voto (aunque el censo definitivo se cerrará este sábado).

El cierre del censo puede traer alguna tensión, pero la tarea inmediata más relevante para los precandidatos es la recogida de avales, cuyos plazos también se ven condicionados por las vacaciones de Semana Santa. Patxi López, Pedro Sánchez y Susana Díaz tendrán dos semanas para reunir al menos un 5% de firmas de militantes del PSOE: lo harán previsiblemente entre el 17 y el 30 de abril, con un único modelo para ser firmado de forma presencial y otro si es por vía telemática.

No es necesario presentar ni un solo aval más de los reglamentarios para pasar el corte —cerca de 10.000—, pero los equipos de los tres precandidatos se vigilan tratando de saber si alguno de ellos intenta hacer una primera exhibición de fuerza con la presentación de varios miles más de los requeridos. De partida, se considera que Susana Díaz sería la mejor situada para hacer ostentación de apoyos, al contar con el respaldo de aparatos regionales y provinciales del partido que pueden facilitar esa tarea.

Con los avales autentificados empezará la campaña de “información”, de diez días, en las que los candidatos harán mítines por toda España, con las paradas que se acuerden para los debates.
La movilización para los avales tiene que esperar hasta después de Semana Santa pero no así la que pueda producirse para enmendar la ponencia marco del congreso, que se aprobará y saldrá con destino a todas las agrupaciones este sábado.

La organización, aparcada

No se incluirá en esa ponencia el apartado de “modelo de partido”, del que solo habrá un “índice”, según señaló Mario Jiménez. El portavoz de la gestora dejó abierta la posibilidad de que quien gane el congreso, junto a la ejecutiva que se nombre, organice una conferencia específica para abordar esta regulación interna. Las primarias para elegir al secretario general, las que deciden la elección del candidato a la presidencia del Gobierno (que son abiertas a los ciudadanos), los asuntos que se dejarán en manos de los militantes y los que corresponden al secretario general, a la ejecutiva y al comité federal... Son algunos de los delicados asuntos que la gestora quiere sacar del debate de este congreso, que apunta a desarrollarse en un clima de fuerte enfrentamiento.
No será conflictiva la relación con el PSC, cuya relación con el PSOE será aprobada el sábado por el comité federal. Como prueba de que la paz se ha firmado, la diputada Meritxell Batet, del PSC, se reincorporará a la dirección del grupo parlamentario socialista, que hubo de abandonar tras negarse los parlamentarios catalanes a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy.

 

Críticas y elogios a la presidenta andaluza

La presentación de Susana Díaz como aspirante a la secretaría general del PSOE el pasado domingo provocó este lunes el aplauso de presidentes socialistas como Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) y Guillermo Fernández Vara (Extremadura), pero también la crítica del alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Francisco Toscano, alineado con Pedro Sánchez. Los tres fueron entrevistados este lunes en Onda Cero. Para el alcalde, la presidenta andaluza “estuvo en una línea totalmente populista con un discurso vago y vacío”. Si se trataba de “homenajear a compañeros de partido como Felipe González”, opinó el regidor, “debía haberse hecho un acto abierto a todos”.

En sentido contrario se manifestó el presidente extremeño. “Era el discurso que había que hacer. Susana Díaz invitaba a sumar y a participar en un proyecto con mucho futuro, después de tantos meses de división y de faltarnos al respeto en las redes sociales”, dijo Vara. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, mostró sus discrepancias con Pedro Sánchez por su actuación como secretario general y elogió a Susana Díaz. “Es la mejor opción para ganar al PP y transmitió ganas de ganar y de cerrar heridas”.

Más información