Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tuitera que hizo chistes sobre Carrero Blanco los enmarca en el debate de la ‘ley mordaza’

La Fiscalía rebaja a un año de prisión su petición para Cassandra Vera por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo

Sede de la Audiencia Nacional en la calle Génova de Madrid.

Cassandra Vera Paz, la joven acusada de enaltecimiento del terrorismo por publicar en Twitter 11 chistes sobre el asesinato a manos de ETA de Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno con el dictador Francisco Franco, ha afirmado esta mañana que los publicó “en medio del debate sobre la Ley de Seguridad Ciudadana”, la conocida como ley mordaza. En el juicio, el fiscal, Pedro Martínez Torrijos ha rebajado su petición de pena a un año de prisión y siete de inhabilitación frente a los dos años y medio de cárcel que solicitaba inicialmente.

En el juicio que se ha celebrado este miércoles contra ella en la Audiencia Nacional, la acusada, de 21 años y estudiante de Historia, ha reconocido ser la autora de los mensajes, y ha recordado que sus chistes “son expresiones que se llevan haciendo a lo largo y ancho de España durante muchísimos años”. No obstante, ha asegurado que no tuvo intención de “humillar a nadie” y que nunca ha justificado ningún atentado terrorista.

El juicio debió haberse celebrado hace un mes pero se suspendió porque la encausada había renunciado a su abogado. La Fiscalía pedía dos años y medio de prisión para ella por el delito de humillación a las víctimas del terrorismo, aunque tras la vista oral ha rebajado su petición a un año de cárcel y siete de inhabilitación. La solicitud fiscal provocó que la nieta de Carrero Blanco enviara una carta a EL PAÍS asegurando que era “un disparate” pedir cárcel por unos tuits sobre su abuelo.

La tuitera aseguró que había renunciado a su anterior abogado, de oficio, porque se había declarado admirador de Carrero Blanco y porque quería alegar que ella padece un trastorno mental. La nueva defensa de Cassandra Vera intentará convencer al tribunal de que sus comentarios responden al "humor negro" y que fueron hechos "sin maldad", por lo que no merecen reproche penal. Para ello, los abogados de la joven han aportado al tribunal documentos con chistes sobre Carrero realizados por humoristas españoles en publicaciones a lo largo de los últimos años.

"ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial", "Kissinger le regaló a Carrero Blanco un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella" o la alusión a la película "A tres metros sobre el cielo" en referencia al asesinato de Carrero, son algunos de los 13 tuits escritos entre el 29 de noviembre de 2013 y el 16 de enero de 2016 por los que irá a juicio.

Luis Carrero Blanco fue asesinado por ETA la mañana del 20 de diciembre de 1973. La bomba al paso de su coche, activada por un etarra de 24 años, Argala, hizo que el vehículo se elevara 35 metros, saltara por encima de un edificio y se estampara en el alero del patio de un convento.

La petición de la Fiscalía —que implicaría el ingreso en prisión de la joven por ser superior a los dos años— ha reavivado el debate sobre la persecución del delito de enaltecimiento en España. Lucía Carrero-Blanco, nieta del almirante, aseguraba en su carta que no se siente “en absoluto” humillada por esos tuits, que califica de “mal gusto”.

Tras la declaración de la acusada ha comparecido como testigo el guardia civil encargado de instruir los atestados de las sucesivas fases de la Operación Araña, de búsqueda de contenidos de apología del terrorismo en las redes sociales. “En la red hay tal cantidad de actividad apologética que sería imposible” atajarla toda, ha señalado este agente ante el tribunal.

La condena por un chiste sobre el asesinato de Carrero Blanco ya tiene un precedente en la Audiencia: los 18 meses de cárcel a los que fue condenado en 2015 Beñat Lasa Fernández por tuitear una imagen del atentado de 1973 acompañada de una frase de la película Toy Story: “Hasta el infinito y más allá”. El acusado llegó a un acuerdo con la fiscalía por el que admitió los hechos a cambio de una rebaja de la pena.

Más información