Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE propone recuperar el Estatuto de Cataluña que rebajó el Constitucional

El partido apuesta por “restaurar” aquellos elementos “dañados” desde la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut en 2010

La solución a la crisis política e institucional de Cataluña pasa, al menos en parte, por “restaurar” aquellos elementos de autogobierno “dañados” desde la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut en 2010. Este es uno de los puntos principales del documento que se debatirá este sábado en una jornada organizada por la gestora del PSOE y del que saldrá la base para la ponencia marco del congreso socialista. El PSOE descarta del todo la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña pero pide una reforma federal de la Constitución.

El presidente de la gestora, Javier Fernández.
El presidente de la gestora, Javier Fernández. EFE

Según sostienen los socialistas, la crisis con Cataluña se ahondó y se hizo crónica tras la sentencia del Constitucional, que anuló aspectos que habían sido aprobados por el Congreso de los Diputados y avalados en referéndum en Cataluña. Por ello, el PSOE incluye en sus propuestas para el congreso del partido revisar y recuperar partes de lo anulado por el tribunal y “restaurarlo”. Para lograrlo se buscaría el acuerdo del resto de las fuerzas políticas. Esta propuesta sobresale entre las estudiadas por el amplio equipo que ha coordinado el diputado vasco Eduardo Madina, responsable del área política, que se sumará al bloque económico dirigido por José Carlos Díez.

La fórmula se ha redactado así: “Restaurar mediante reformas legislativas y otras medidas que no contradigan la reforma constitucional todos aquellos elementos de autogobierno que hayan resultado dañados desde la sentencia del Estatut”. Los socialistas consideran que “el malestar ciudadano no admite demoras”, en referencia a Cataluña; y abogan por “frenar la dinámica conflictiva en las relaciones entre los Gobiernos de España y Cataluña”. Los 45 puntos planteados por la Generalitat al Gobierno, que aluden a todo tipo de políticas, se consignan como esenciales para desbloquear la situación, sin eludir las financieras y fiscales. Pero no cabe “la exigencia de celebrar un referéndum sobre la secesión”, advierte el documento de los socialistas. Antes de abordar la reforma de la Constitución se apuesta por abrir un espacio de “estudio y diálogo para elaborar unas conclusiones sobre las que poder fraguar y cimentar un posible pacto para la reforma constitucional”.

Las reformas no solo serán para ajustar el conflicto territorial sino para ampliar derechos como vienen promoviendo los socialistas en sus programas electorales de los últimos años. La garantía de los derechos sociales les lleva a proponer “ampliar” el artículo 135 de la Constitución para incorporar un principio de “estabilidad social” complementario del principio de estabilidad presupuestaria. La aprobación de ese artículo en una reforma rápida de la Constitución en 2011, con los votos del PSOE y del PP, durante el Gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido objeto de controversia entre los socialistas; y su reforma o complementariedad ha estado presente en los últimos cuatro años.

El compromiso con el déficit cero se antojó excesivo desde los ámbitos sindicales y desde la izquierda política. Y la derogación de la reforma laboral es otra de las medidas que proponen los socialistas en el texto.

Listas desbloqueadas

La mejora de la calidad democrática ocupa un largo espacio en este documento en el que se recoge el derecho de la ciudadanía a participar en deliberaciones con sus representantes. Se dice que debe incrementarse la proporcionalidad y la participación de los ciudadanos en el sistema electoral del Congreso y desbloquear las listas, sin dar más detalles. “Es preciso regular el procedimiento de investidura del presidente del Gobierno previsto en el artículo 99 de la Constitución, de tal manera que no puedan repetirse nunca más situaciones de bloqueo como las vividas en el pasado reciente durante las XI y XII legislaturas”, reza el texto. El modelo que se sigue en el País Vasco y en Asturias, según el cual después de una primera votación ya no se puede bloquear la elección del presidente a no ser que se presente una figura alternativa, podría ser la solución, pero siempre sujeta a negociación con todos los partidos.

La sociedad digital es una de las apuestas de la propuesta socialista. “Las experiencias de diseño abierto y colaborativo crowdsourcingnos aproximan al ideal de la democracia deliberativa. Debemos ser capaces de incorporar estas metodologías en el diseño de las políticas y de leyes, en todos los niveles administrativos”, plantea el texto para avanzar en la democracia deliberativa.

 

Más información