Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El español David Calle, a un paso de ser el “mejor profesor del mundo”

El madrileño, que sube sus clases a YouTube, está ya en Dubai con los otros nueve finalistas del llamado "Nobel de los docentes". El premio se conocerá el domingo

Entrevista realizada por EL PAÍS VÍDEO a David Calle el pasado miércoles. EPV

El ciclo de la vida tiene mucho que ver con lo que le ha pasado a David Calle, que este viernes está exultante haciendo entrevistas a periodistas de medio mundo en su primer viaje a Asia. Sentado en una silla en mitad del lujoso hotel Atlantis de Dubai, Calle explica que tuvo un bache y suspendió matemáticas cuando estaba en COU. Y fue a una academia en la que encontró a uno de esos maestros que te cambian la vida. Más de 20 años después, este madrileño de Coslada está haciendo historia con los vídeos de sus clases que han visto en Internet más de 20 millones de alumnos. Es profesor YouTuber y uno de los 10 finalistas a la tercera edición del Global Teacher Prize, conocido como el “Nobel de los profesores”. Acelerado y aún con jet lag, casi no se cree lo que está pasando: “Yo ya he ganado”.

La cuestión es que con 18 años suspendió matemáticas –que es lo que ahora enseña junto con las clases de ciencias- y le daba las tardes a aquel docente, Pedro, con “500 integrales a corregir”. Y entre integral e integral, Pedro le intentaba convencer de que en la vida lo que hay que hacer “es trabajar duro” para obtener resultados.

“Es curiosísimo”, cae Calle sobre su propia biografía. “En la misma academia en la que me apunté en en COU me contrataron al año siguiente de profesor”. Y lo que empezó como un curro para poder seguir estudiando (es ingeniero técnico en Telecomunicaciones) volvió a su vida cuando se quedó en paro a los 30 años. De nuevo a la academia.

El profesor alucinó al ver  el cartel enorme con su cara delante de la sala de conferencias del hotel dubaití

Ahora, con 44, sube vídeos a YouTube que se pueden consultar gratis. Tiene más de 765.000 suscriptores. Empezó a usarlo porque tenía chicos que se quedaban atrás y otros que dejaron de poder pagar las clases de refuerzo por la crisis. Gestiona una academia como las de toda la vida con 60 alumnos entre Madrid capital y el municipio madrileño de Velilla de San Antonio, donde vive. Su proyecto se llama Unicoos.

Lleva dos días “de locura” en Dubai, donde el próximo domingo por la tarde se anunciará el nombre del ganador entre 10 aspirantes (cinco hombres y cinco mujeres que provienen de Pakistán, Reino Unido, Alemania, Jamaica, Canadá, Brasil, Australia, Kenia y China, además de España). Calle es el primer candidato español que ha llegado tan lejos, aunque en 2015 ya hubo otro, el maestro zaragozano César Bona, que quedó entre los 50 finalistas y se ha convertido en una celebridad en el panorama educativo. Una vez sobre el terreno, el madrileño no lo ve tan difícil: "¿Por qué no va a ganar un español?"

El año pasado quedó primera una profesora palestina, Hanan Al-Hroub, en una gala en la que participaron los actores de Hollywood Salma Hayek y Matthew McConaghey y cuya nominación anunció el papa Francisco con un mensaje grabado.

Empezó a grabar las clases para los alumnos que se quedaban atrás y los que no podían pagar por la crisis  

La ceremonia tiene un aura hollywoodiense y así se siente un poco Calle, que todavía alucina cuando piensa en que hay un cartel enorme con su cara delante de la sala de conferencias -“la verdad es que cuando vi el cartel empecé a creerme todo lo que me está pasando”, dice- de este complejo hotelero de lujo en el que durante tres se debatirá principalmente de los profesores y sus experiencias.

“Pensé que mis clases las iban a ver 20 chavales pero se han viralizado y ahora estoy en Dubái”. Y añade: “No hay nada imposible, ni siquiera que yo haya llegado aquí”. Ha venido con su exmujer y su hija de 14 años, Marta, que sigue sus vídeos pero no mucho, según su padre. “En casa del herrero, cuchara de palo”, dice de broma.

En este primer día de las jornadas se han reunido 120 finalistas de las tres ediciones para reflexionar sobre cómo mejorar la educación. Entre el sábado y el domingo habrá conferencias, clases y mucho debate seguido por más de 200 medios de comunicación, entre ellos EL PAÍS, que han sido invitados por la Fundación Varkey para seguir las actividades y la gala final.

Los criterios para seleccionar a los 10 finalistas – se presentaron 200.000 profesores de 179 países, de los que 50 eran españoles- pasan por ver su forma innovadora de enseñar, el efecto que tienen sus clases sobre los alumnos, cómo se relacionan con la comunidad en la que viven, su impacto global o el trabajo que hacen enseñando a otros profesores, explican desde la organización.

Calle cumple algunas de estas características. Es innovador y repercute en los chicos porque cuelga sus clases en YouTube y con un lenguaje que ha conectado con los estudiantes. Tiene miles de alumnos apasionados, sus explicaciones se siguen en España pero también en México, Chile o Argentina y asegura que un 10% de los suscriptores de su web (con 200.000 seguidores) son docentes.

Ganar el Global Teacher Prize supone recibir un millón de dólares, repartido en 10 anualidades, para destinarlos a un proyecto educativo. Calle lo invertiría todo en su plataforma web. Serviría, asegura, para contratar a más profesores que le ayuden con otras asignaturas, a un técnico que pueda elaborar mejor los vídeos y convertir la plataforma en una gran clase de apoyo virtual.

Le gustaría extender así la técnica conocida como flipped classroom (o clase invertida, una fórmula de innovación educativa que supone aprender y trabajar la teoría en casa y centrarse en proyectos y en la cuestión más práctica en el aula). “Los profesores podrían así dar de alta a los alumnos, controlar su trabajo y saber si van aprobando los contenidos para que luego puedan estar todos a un nivel parecido en las clases”. A su manera, también él quiere transmitir a los chicos lo que le decía su profesor Pedro, que en la vida hay que trabajar duro. A veces, quien sabe, ese esfuerzo da frutos y uno acaba viajando a Dubái para competir por convertirse en el mejor profesor del mundo.

Fe de errores

En una primera versión de esta información, se señalaba por error que David Calle da clase en una academia en San Martín de la Vega. Calle las imparte en Velilla de San Antonio.