Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España destina más de 150 millones a combatir al Isis en Irak

El Gobierno explica en el Congreso que elevará el gasto en 2017

España ha destinado 153 millones de euros en participar en la coalición internacional que combate al ISIS en Irak desde 2015, según la documentación enviada al Congreso por el Gobierno. El Ejecutivo aprobó a finales de 2016 que el contingente español, formado por militares y guardias civiles, se elevara hasta un máximo de 450 efectivos. En consecuencia, el equipo de Mariano Rajoy asume que el gasto en esta misión aumentará en 2017.

Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, en el Congreso. rn Ampliar foto
Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, en el Congreso.
España destina más de 150 millones a combatir al Isis en Irak

En 2006, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ya respondió a una pregunta parlamentaria sobre el coste de la participación de España en la guerra de Irak bajo la presidencia de José María Aznar: 259,55 millones. Mucho ha cambiado desde entonces. El papel de la coalición internacional que engloba a los militares y guardias civiles españoles ha sido decisivo en Irak. A finales de 2014, el Isis controlaba el 40% del país. Ahora está en retirada. Para que eso haya ocurrido ha sido fundamental la operación Inherent Resolve, amparada por dos resoluciones de la ONU, y que une a más de 40 países en el esfuerzo de erradicar al Isis de las zonas de Irak y de Siria en las que instaló su sangriento califato. España solo actúa en este primer país.

Los militares y guardias civiles españoles desplazados a Irak tienen una misión formativa. Repartidos entre el aeropuerto de la Bagdad y las bases de Besmayah, Taji y Erbil, los efectivos nacionales solo forman a iraquíes y no trabajan con tropas kurdas. Sus cometidos incluyen una unidad de instrucción de operaciones especiales. En total, los españoles han formado ya a seis brigadas iraquíes, con más de 6.000 militares. Algunas de estas unidades de élite participan en el cerco de la ciudad de Mosul contra los combatientes yihadistas. Hasta allí han llevado los conocimientos adquiridos con sus profesores españoles: cómo identificar bombas caseras o cómo rescatar a compañeros heridos sin poner en peligro a toda la unidad en un esfuerzo desordenado.

España, que también se ha especializado en formar policías para mantener bajo control las ciudades reconquistadas al ISIS, está comprometida a seguir trabajando en la coalición durante todo 2017. Su permanencia en este grupo más allá de este año depende “de la evolución y de los acuerdos que se tomen en el marco de la coalición y de la OTAN”, según recordaba Juan Antonio López de Uralde, diputado de Unidos Podemos, en la pregunta escrita que le dirigió en diciembre al Gobierno. “El citado incremento y la permanencia en Irak sitúa a nuestro país como un participante miembro activo de los objetivos planteados desde la Alianza Atlántica y la Coalición Internacional”, añadía este representante, que se interesaba tanto por el coste de la operación militar como por las medidas de seguridad con las que cuentan las tropas españolas para garantizar su protección.

“Desde el comienzo de la operación en el ejercicio 2015 los costes imputados a la participación de las Fuerzas Armadas en la operación de apoyo a Irak coalición contra Dáesh [ISIS en sus siglas en inglés], Fuerzas del Estado Islámico, ascienden a un total de 153 millones de euros”, contestó el Gobierno hace unas semanas. “Respecto a los costes previstos en el ejercicio 2017, se indica que están todavía en fase de definición, esperándose el lógico incremento derivado del aumento de las tropas desplegadas”, advirtió. Y añadió: “Las medidas de protección de la Coalición Internacional contra el ISIS se dividen en varios aspectos como son protección individual, protección de las actividades y protección de las bases”, contestó el Gobierno.

Este periódico pidió al Ministerio de defensa que confirmara a qué partidas había destinado ese montante, sin obtener respuesta.