Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal investiga el supuesto soborno del PP de Mijas a un edil de Podemos

El concejal graba una oferta de trabajo a cambio de quitarle la alcaldía a Ciudadanos

Francisco Martínez Ávila, del grupo Costa del Sol Sí Puede.

El convulso mandato que vive Mijas (77.769 habitantes, Málaga), donde Ciudadanos ostenta la mayor alcaldía que tiene en España con solo cinco de los 25 concejales de la Corporación municipal, ha estallado esta semana tras hacerse público un supuesto intento de soborno por parte del PP local al edil Francisco Martínez Ávila, del grupo Costa del Sol Sí Puede, marca blanca de Podemos. La fiscalía de Málaga ha abierto este jueves diligencias para investigar si los populares, tal y como ha denunciado públicamente este concejal, han intentado comprar su voto para apoyar una hipotética moción de censura contra el partido de Albert Rivera a cambio de un puesto de trabajo.

“Curro, no me falles, tío (…) Te garantizo los próximos cuatro años, te lo digo así de claro, en el club La Costa, tranquilo cuatro añitos, eso se lo saco yo a Ángel [Nozal] porque me lo dijo hace un año ya y eso va para adelante… No te digo que vas a ganar 3.000 euros, Curro, tú me entiendes, te lo digo así de claro, pero los 1.200, 1.300, 1.400, 1.500 euros, un sueldito de un trabajador que trabaja sus 40 horas (…)”. Esto es un extracto de lo que supuestamente le dijo el concejal del PP Santiago Martín al edil de Podemos, publicado este jueves por el diario Sur, antes de que los dos se reunieran el pasado martes con Nozal, exalcalde de Mijas y presidente local del PP. Tras hacerse pública esta grabación, Martín ha renunciado a su acta, no sin antes acusar al denunciante de orquestar un “montaje descarado”, y el ministerio público ha tomado cartas en el asunto, según ha confirmado a este periódico.

El polémico encuentro se produjo el martes por la mañana en el despacho de Nozal en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, organismo del que también es vicepresidente. Camino de esa cita, Martín habría seguido aleccionando a Martínez Ávila sobre cómo debía actuar ante Nozal y la actitud que debía mantener. “¿Tú tienes algo fijo para dentro de dos años o no?”, le preguntó supuestamente el concejal popular. “Buscar trabajo”, replicó el de Podemos. “Pues ya lo tienes. Cuatro años garantizados”, habría sentenciado el ya excargo público del PP.

Según la versión del concejal de Podemos, que está en la oposición, el supuesto intento de soborno perseguía obtener su apoyo para una posible moción de censura contra el alcalde de Ciudadanos, Juan Carlos Maldonado, con el que Nozal tiene una relación malísima. Para intentar convencerlo, según ha explicado este jueves en rueda de prensa, le advirtieron con una supuesta sentencia del Tribunal Constitucional que afectaría a parte de su retribución como portavoz de un grupo municipal. “Al final [del encuentro], es cuando Nozal viene a decirme que tiene una cosa muy gorda en mi contra y que de momento lo va a dejar en stand by, paralizado, puesto que el clima de la reunión ha sido cordial”, ha añadido.

Martínez Ávila ha grabado sus encuentros con los dirigentes del PP porque no estaba dispuesto a aguantar más “presiones, coacciones y amenazas” (ha dicho que esta es la cuarta vez que ocurre) y va a denunciar el caso ante la fiscalía, que se le ha adelantado al abrir diligencias de oficio. El trabajo se lo ofreció Martín, aunque ha dado por supuesto que Nozal “lo tiene que saber absolutamente todo”. El presidente del PP de Mijas, tras las palabras del edil de Podemos, ha presentado una querella contra él en un juzgado de Fuengirola por un presunto delito de calumnias con publicidad.

El PP fue la lista más votada en Mijas en las elecciones municipales de 2015, con 11 concejales, y formó parte del equipo de gobierno hasta abril de 2016 tras aupar a Maldonado al sillón municipal en uno de esos extraños movimientos que tiene la política. Después de meses de tensiones y desacuerdos, Ciudadanos rompió el pacto con los populares hace casi un año y los envió a la oposición. El grupo naranja dirige ahora Mijas con el respaldo de los siete concejales del PSOE, que entraron en el gobierno local en septiembre del año pasado. Suman 12 votos y el apoyo del edil de Podemos, en ocasiones, ha permitido sumar mayoría para sacar adelante algunas propuestas del ejecutivo local. La última pieza de la Corporación es la concejal no adscrita Helena Adba, que concurrió a los comicios municipales bajo el paraguas de Costa del Sol Sí Se Puede. Martínez Ávila ha desvelado hoy que el PP le habría ofrecido el área de Turismo si entraba en el gobierno local. También que durante la reunión con Nozal, entraba y salía del despacho la diputada provincial del PP Lourdes Burgos.

“No, en ningún momento”, respondió Nozal este miércoles al preguntarle si supuestamente ha ofrecido un trabajo a Martínez Ávila. Recordó también que el PP es “un partido jerárquico” y que él no decide pactos ni acuerdos. “Si hubiera pensado en una moción de censura, sería con el PSOE”, subrayó a este periódico. “No le he ofrecido jamás nada, ni de dinero, ni de sueldo…”, añadió. El concejal del PP admite la reunión celebrada el pasado martes y explica que fue a iniciativa del edil de Podemos, a través de Santiago Martín. La excusa para el encuentro fue, según su versión, el intento de frenar en la medida de lo posible la “violencia” que existe en el día a día municipal y la supuesta “paralización” del municipio por la paralización del alcalde.

Nozal subraya que creía que ese encuentro podría estar siendo grabado y que el propio Martínez Ávila se ofreció para dejar el teléfono “en modo avión” dentro de un armario. En el extracto de conversación que publica Sur, hay una serie de directrices del popular Martín hacia el concejal sobre qué hacer con el teléfono. Nozal apuntó que sería “bobo” si hubiera ofrecido un trabajo a Martínez Ávila en el transcurso de una conversación que pensaba que podía estar siendo grabada. También dijo que una moción de censura no es posible pese a que pudiera tener el apoyo del concejal de Podemos, ya que no suman mayoría suficiente y no es posible tener el apoyo de la edil no adscrita.

El presidente provincial del PP, Elías Bendodo, ha pedido “prudencia, moderación y madurez política” en este asunto y de momento no ha retirado su apoyo al líder de su partido en Mijas. “Hasta que no tengamos todos los datos, no vamos a tomar decisiones”, ha subrayado. “A nadie le gusta lo que está sucediendo en Mijas, a mí tampoco”, ha reconocido, aunque ha añadido: “Se trata de un comportamiento individual ajeno a nuestra política de partido”. La polémica ha saltado solo un par de días antes de que el PP andaluz celebre en Málaga su 15º congreso regional para reelegir a Juan Manuel Moreno como presidente, cita que clausurará Mariano Rajoy el próximo domingo.