Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos en La Línea por dejar sin pagar la comida de una boda

Los acusados solo abonaron la reserva de un banquete para 400 personas

Cocinas de una empresa de comida.

Una boda de 400 invitados celebrada en un banquete a todo tren con menú degustación de 100 euros el cubierto. Parecía un buen negocio para la empresa sevillana de catering que recibió el encargo si no fuera porque la celebración acabó siendo un sinpa de más de 30.000 euros. Ahora, la Policía Nacional ha detenido a las dos personas que contrataron el evento y dejaron la cuenta pendiente, acusados de un delito de estafa.

Tal y como ha informado la Policía Nacional este miércoles en un comunicado, los hechos se remontan a finales del año pasado cuando los dos acusados de estafa, un padre y su hijo (de 50 y 23 años, respectivamente), contactaron a un catering sevillano para la celebración del enlace de un familiar. La boda se celebró en un chalet particular a mediados de diciembre y la empresa se encargó de servir el banquete para los 400 invitados. “Dieron la señal para la celebración del evento y después se pactó un pago el mismo día de la boda que nunca llegaron a realizar ni ese día ni los siguientes”, explican desde la empresa afectada, que prefiere no dar su nombre.

Pese a ser víctimas de una supuesta estafa, desde el catering han preferido no revelar más datos de las circunstancias que rodearon al evento por confidencialidad. Tal y como ha explicado la Policía Nacional en la nota de prensa, la empresa puso los hechos en conocimiento de los agentes después de que, tras varios requerimientos de pago, los detenidos se negaran a abonar el importe de la factura por la boda, de más de 30.000 euros.

Gracias a las declaraciones prestadas en la comisaría por los perjudicados y las gestiones efectuadas por los investigadores, se averiguó la identidad de las personas responsables de la estafa. Resultaron ser dos miembros del conocido clan familiar de ‘Los Pelúos’, viejos conocidos de la Policía Nacional por otro tipo de delitos. De hecho, los investigadores del grupo primero de la UDEV de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de La Línea, encontraron paralelismos en el ‘modus operandi’ empleado en la realización de la estafa en la boda con otros engaños realizados por el mismo clan anteriormente.

Así, los detenidos realizaron un primer pago anticipado de una pequeña cuantía económica “para así ganarse la confianza de la víctima, a sabiendas de que no procederían a realizar el pago íntegro del mismo”, como especifican desde la Policía. Los autores provocaron la confusión en los perjudicados, dado que en un primer momento el enlace matrimonial iba a contar con la asistencia de aproximadamente unos doscientos invitados.

Sin embargo, la celebración acabó reuniendo a más de 400 comensales, que consumieron finalmente un menú degustación “valorado en más de cien euros cada uno”, como apuntan los agentes. Desde el catering han precisado que el abono del montante final de la factura en las bodas es habitual que se realice después del evento. Por ello, y pese a que se toman todas las cautelas posibles, “el que quiere timarte, lo hace”, reconocen con resignación desde la empresa.

Con todos los indicios suficientes recabados, la Policía elaboró un dispositivo de vigilancia y seguimiento para detener a los presuntos autores. Tras ser apresados, fueron puestos del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia en La Línea de la Concepción. No es la primera vez que la Policía Nacional investiga una estafa de ‘Los Pelúos’, viejos conocidos de los agentes por la comisión de distintos delitos.

El clan delictivo ya empleó formas de engaños similares en la estafa de 24.000 euros que cometieron en una tienda de muebles en la provincia de Cádiz. Igualmente, también dejaron una factura pendiente de 10.000 euros en una tienda de La Línea. Entre otros delitos, miembros del clan también acabaron detenidos, después de cometer un intento de extorsión en 2011, cuando amenazaron de muerte a un hombre y a toda su familia si no se les pagaba 18.000 euros.

Tampoco es el primer gran sinpa que se produce en España en las últimas semanas. A primeros de este mes, el bar de un hotel de la localidad de Bembibre (León) denunció haber sufrido otra estafa después de que 120 personas se marcharan del local sin abonar los 2.000 euros de la factura por una cena de bautizo.