Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los partidos cuestionan la política europea de Rajoy

El presidente del Gobierno comparece en el Congreso para hablar de la cumbre de la UE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el hemiciclo del Congreso de los Diputados este miércoles. EFE

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que la política europea era objeto de consenso y los plenos del Congreso con comparecencia de presidentes del Gobierno para dar cuenta de cumbres de la Unión Europea solo derivaban en debates cuando se mezclaban con asuntos domésticos. Este miércoles Mariano Rajoy ha comparecido ante el pleno para hablar de Europa y ha escuchado críticas de todos los partidos, con distintos niveles de intensidad y desde diferentes posiciones políticas, incluso, enfrentadas entre sí.

El presidente lamenta la filtración del informe sobre el Brexit

Todos los portavoces se refirieron en el pleno del Congreso al informe sobre el coste del Brexit para España que fue publicado por EL PAÍS. Primero el socialista Antonio Hernando lamentó que el Gobierno no lo haga público y luego Pablo Iglesias (Podemos) preguntó al presidente del Gobierno por las cifras adelantadas en ese documento.

El socialista, además, pidió expresamente que se incorpore a los trabajos de la subcomisión que se creó en el Congreso para estudiar los efectos de la salida británica de la Unión Europea.

Ana Oramas (Coalición Canaria), por ejemplo, se refirió también al efecto del Brexit para las islas, por las consecuencias en el sector turístico de las que se alertaba en el documento.

Rajoy, que no mencionó el Brexit en su discurso en la intervención inicial porque no se trató en la cumbre de la que daba cuenta, admitió la existencia de ese informe interno, como documento de trabajo, aseguró que no le gustó que se filtrara y publicara y explicó que se desconoce todavía cuánto nos costará.

El presidente aseguró que el documento recoge “uno de los muchos escenarios con los que está trabajando” su Gobierno.

“Como cualquiera puede entender, sería una irresponsabilidad por parte del Gobierno que no estuviésemos viendo cuáles serían las consecuencias para nuestro país del Brexit. Y hay muchos escenarios y uno de los escenarios es el que se ha publicado en un medio de comunicación, pero es uno más”, añadió.

Efectos sin calcular

Según su explicación, España tendrá que contribuir en mayor medida al presupuesto europeo, pero la salida de Reino Unido, a su vez, modificará los flujos económicos y, por eso, es imposible determinar el efecto concreto.

Rajoy cifró en 255.000 millones las exportaciones a todo el mundo y precisó que España exporta al Reino Unido 19.000 millones, un 7,5% del total de las exportaciones. Dijo que el informe publicado “habla de un posible impacto entre 500 y 1.000 millones de euros”, lo que supondría el 0,2 o el 0,4% de las exportaciones totales.

“Si se consuma el Brexit, España dará la batalla”, dijo el presidente del Gobierno en las réplicas finales.

El citado documento alerta de una caída de varias décimas de PIB, el impacto sobre exportaciones y turismo, y recalca que España debe aportar 888 millones de euros extra al presupuesto de la UE.

Elementos comunes y objetivos coincidentes de esa crítica han sido la visión optimista de Rajoy; la llamada política de austeridad; la inacción ante el Brexit; la pasividad frente al problema migratorio y de los refugiados y, sobre todo, el papel de España en la Unión Europea. También algunos portavoces han mencionado la falta de respuesta europea al proteccionismo de Donald Trump.

Y en algunos casos, con acusaciones cruzadas como la de Albert Rivera, líder de Ciudadanos, contra Podemos por formar parte de los populistas europeos, entre los que incluyó a los promotores del Brexit, a los gobernantes griegos y a los xenófobos franceses que lidera Le Pen.

Rajoy ha arrancado el debate con un mensaje optimista, con referencias a datos económicos de recuperación económica de España y pidiendo "unidad para fortalecer la Unión Europea frente al populismo o el proteccionismo". El tono lo ha mantenido asegurando que "la de la UE es una historia de éxito, que la prioridad es atender con más intensidad y eficacia problemas de los ciudadanos y que hablar del futuro que pasa por más y mejor integración". Y con la defensa del control del déficit que, según ha dicho, ha permitido que España sea ahora el país europeo con mayor crecimiento y mayor tasa de creación de empleo.

En la réplica, Rajoy ha pedido "sensatez y equilibrio" para justificar la limitación en la entrada de migrantes y refugiados. Ha asegurado que en 2015 las peticiones de asilo aumentaron un 150 % y en 2016 se multiplicó por seis las concesiones de asilo en España, pero explicó que debe mantenerse el "control de fronteras".

La primera crítica vino de Antonio Hernando, portavoz del PSOE, quien cuestionó "el entusiasmo y la autosatisfacción de Rajoy cuando informes como el de la OCDE advierten del aumento de la pobreza o cuando Europa vive una grave crisis política".

Con referencias al papel de Rajoy porque "para ser maquinista en la Unión Europea, no basta con ponerse la gorra, hay que dar ejemplo y usted no lo ha dado ni en creación de empleo de calidad ni en la acogida a los refugiados"; al hecho de que "en la acogida a los refugiados, España suspende claramente y estamos en el furgón de cola porque solo ha cumplido el 10% de sus compromisos"; al  nivel de austeridad fiscal aplicado a Grecia, Italia, Portugal o España que ha generado injusticia social y ha sido contraproducente para el crecimiento económico y la reducción de las desigualdades" y a la falta de reacción al Brexit.

Hernando también ha hecho mención expresa "al crecimiento de movimientos populistas, extremistas y xenófobos".

Mucho más duro ha sido Pablo Iglesias, portavoz de Podemos, para quien Rajoy solo utiliza "palabras grandes y vacías". En su opinión, la historia de la UE es la de "un fracaso de un proyecto político".

Iglesias ha recordado que su partido fue el único que hizo campaña en Gran Bretaña contra el Brexit, pero ha hecho una crítica implacable contra la Unión Europea desde el Tratado de Maastricht, cuestionando la idea de Rajoy de que "la historia de la UE es una historia de éxito". Esa expresión, en otras ocasiones tópica y no cuestionada, ha pasado a ser centro del debate, tras la intervención del líder de Podemos y la defensa que de ella ha hecho el presidente del Gobierno.

"En España la historia es impredecible", ha respondido Rajoy, antes de asegurar que en Europa hay "derechos humanos, democracia y libertad" y que en "Europa es la región más democrática del mundo". "Algo bueno habrá tenido el euro, pero hagamos toda la autocrítica que quiera", ha concluido. Para Antonio Hernando, lo de Iglesias es "la reescritura de la historia de Europa como antes hizo la reescritura de la Transición".

"Ustedes son la facción política de una trama de antipatriotas", ha dicho Iglesias a los diputados del PP, ampliando el foco de su crítica al Gobierno e incluyendo en el objetivo al PSOE y a su portavoz, identificándoles como socios de Rajoy.

Del presente en Europa, Iglesias se ha referido al incumplimiento del compromiso para acoger 18.000 refugiados y que se ha quedado en solo 850.

Rivera ha criticado la falta de liderazgo de Rajoy y la falta de reacción porque "no reconociendo nuestros errores lo que hacemos es dar alas a los populistas". El líder de Ciudadanos ha hablado también del déficit democrático, por ejemplo, en la elección de cargos europeos y el incumplimiento de acuerdos para acogida de refugiados.

Joan Tardà (ERC) ha aprovechado para arremeter contra el Gobierno por su gestión del proceso independentista en Cataluña. También Francesc Homs (PDeCAT) ha reprochado a Rajoy la sentencia que ha inhabilitado a Artur Mas por desobedecer una sentencia del Tribunal Constitucional.

"Un principio básico de la UE es el Estado de derecho y todos los gobernantes están sometidos a la ley", le ha respondido el presidente del Gobierno.

Y Aitor Esteban (PNV) se ha centrado en pedir medidas para impulsar la inversión y ayudar a salir de la crisis. "Existe un riesgo real de que la UE se vaya al garete", ha asegurado.