Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos reemplaza la “casta” por la “trama”

El concepto que alude a una supuesta red corrupta de políticos y empresarios que ostentarían el verdadero poder es el nuevo mantra del partido

Irene Montero y Pablo Iglesias, en el Congreso. EFE

La “trama” en sustitución de la “casta”. Podemos pretende reemplazar su término fetiche, con el que irrumpió en el escenario político en 2014, por un nuevo concepto con el que impugnar el sistema e identificar un enemigo. La “trama”, que alude a una supuesta red corrupta de políticos y empresarios que ostentarían el verdadero poder, es el nuevo mantra del partido. El giro discursivo es una de las primeras muestras de la línea dura reforzada tras el congreso de Vistalegre 2 en el que Pablo Iglesias se impuso a Íñigo Errejón.

Podemos ha jubilado definitivamente a la casta y pretende que se abra paso un nuevo término con el que identificar su discurso anti establishment. El concepto de casta, que el partido fue abandonando progresivamente desde su entrada en las instituciones en 2015, se sustituye ahora por “la trama”; y por una derivada: “la mafia del canapé”. En las últimas semanas dirigentes de la formación han insistido en esta idea, que han llevado al Congreso en preguntas e interpelaciones al Gobierno. La “trama”, según Pablo Iglesias, “podría ser la palabra que sirva para entender cómo corrupción e impunidad son significantes asociados a un modelo de desarrollo económico y de gobernanza que ha fracasado”. El nuevo discurso no apunta solo a la clase política —donde ahora se encuentra Podemos— sino también a empresarios y jueces.

¿Qué es la trama, según Podemos? Se trata de “una red de altos cargos del Estado, destacados políticos, algunos expresidentes o exministros, y también de destacados empresarios, que mandan en este país en lugar de este Parlamento”, le espetó Irene Montero, portavoz parlamentaria de Podemos, al ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la sesión de control al Gobierno el pasado miércoles.

Montero desarrolló después la tesis con una enumeración de empresarios que accedieron a la dirección de grandes corporaciones con la llegada de José María Aznar al poder en 1996, y citó a Juan Villalonga (Telefónica), César Alierta (Tabacalera) y Rodolfo Martín Villa (Endesa). “Les sonarán también Francisco González en Argentaria, [Miguel] Blesa en Caja Madrid. Desde Génova [la sede del PP] se mandaba y desde Caja Madrid y Bancaja se financiaban las cosas que ustedes querían”, sostuvo. “Quizá eso guarde relación con que después en los papeles de Bárcenas aparecen OHL o Sacyr como empresas que habían hecho pagos de 380.000 y 530.000 euros [al PP]”, concluyó.

Un nuevo artífice del discurso tras la derrota de Errejón

Políticos, empresarios y jueces en el mismo complot. El relato ha sido ideado por Pablo Iglesias tras leer Ibex 35, una historia herética del poder en España, del sociólogo Rubén Juste, que le ha supuesto, según explicó en la presentación del libro, “la píldora roja que de repente te hace comprender Matrix”.

Y el desarrollo del relato corre a cargo del nuevo responsable de argumentario de Podemos, Pedro Antonio Honrubia, tras apartar Iglesias al equipo de Íñigo Errejón del control de esta área. Para el nuevo jefe del discurso de Podemos, el Estado es “una especie de Sociedad Limitada manejada desde diferentes espacios de toma de decisiones, simultáneas y complementarias, por una serie de familias y personajes de gran poder político y económico que actúan bajo una lógica de tipo mafiosa para beneficio propio y en contra de los intereses de las mayorías sociales”, según ha escrito en la publicación digital Kaosenlared.

“Mafia del canapé”

La portavoz parlamentaria inquirió también al titular de Justicia por lo que llamó la “mafia del canapé”, descrita como “una red de influencia en torno a ciertos cargos de la cúpula judicial con el efecto de acercarles al poder empresarial y al poder político a través de actos de canapé, como los palcos en partidos de futbol o comidas en restaurantes elegantes”. No detalló las consecuencias.

Íñigo Errejón ya no es la cabeza que diseña las metáforas de Podemos, pero el partido “sabe que debe seguir produciendo metáforas discursivas, y es consciente de que estas se absorben rápidamente por otros partidos y pierden fuerza”, opina la politóloga Máriam Martínez Bascuñán. El objetivo, cree, es “el narcisismo de las diferencias, marcar diferencias con otras fuerzas políticas”.

¿Puede la “trama” sustituir a la “casta”? “No me encaja. Es una idea más académica y de consumo interno. Un concepto de salón”, analiza el editor de Politikon Jorge Galindo. “No tendrá ni la mitad de impacto”, vaticina el politólogo Pablo Simón, que cree que la “casta” ha caducado como recurso para Podemos porque ahora este partido es también parte de la clase política. Trama es un concepto más definido que el de casta, en el que cabía todo. “Uno podía hacer bromas diciendo que su jefe es casta. Pero es más difícil decir que es trama”, resume Simón.

Más información