Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Congresos del PP

Cifuentes gana las elecciones a la presidencia del PP de Madrid con el 86,38% de los votos

El PP ratifica con la inscripción para votar en sus congresos que su modelo de militancia solo es activa al 10% y que tiene problemas con el censo

Cristina Cifuentes vota durante las elecciones a la presidencia del PP de Madrid en la Junta del Partido Popular de Moncloa.
Cristina Cifuentes vota durante las elecciones a la presidencia del PP de Madrid en la Junta del Partido Popular de Moncloa. EL PAÍS

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ganó este domingo su nominación como candidata única, reforzada como se llama en el PP, a la presidencia de esa organización en el congreso del 18 de marzo. Cifuentes obtuvo el 86,38% de los votos y venció a su rival, Luis Asúa, que no pasa el corte para competir en el cónclave. Cifuentes, que era desde hace año y medio la presidenta de la gestora del PP de Madrid tras la renuncia de Esperanza Aguirre, quiere volver a competir por la Comunidad en las elecciones autonómicas de 2019 y se tomó esta nominación como un test interno para conocer la respuesta de su partido a algunas de sus polémicas políticas en la Comunidad.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha obtenido el voto de 6.944 afiliados. Será proclamada candidata única a presidir el PP de Madrid con el 86,38% de los votos. Será asimismo la única que concurrirá al XVI Congreso regional, al haber obtenido más del 50% de los votos y quince puntos de diferencia con su rival, Luis Asúa. La dirigente madrileña ha vencido en el 98% de las sedes, incluida la del distrito de Salamanca que preside Íñigo Henríquez de Luna, portavoz adjunto en el ayuntamiento de la capital, mano derecha de Esperanza Aguirre y uno de los más críticos con la actuación de Cifuentes.

El exedil Asúa solo ha ganado en Tetuán y Puente de Vallecas, un distrito presidido por Eva Durán, otra de las voces críticas con Cifuentes. En el resto de la región Asúa ha sido primero solo en Cadalso de los Vidrios y en un tercio de las sedes (55) no ha recibido ningún voto. En Chamberí, el distrito que presidía hasta presentarse candidato y el que ha registrado mayor participación, Asúa ha sido derrotado al tener solo 53 votos frente a los 83 de Cifuentes.

Cifuentes ha subrayado, tras conocer los resultados, que la jornada había sido "histórica porque los afiliados habían podido elegir a su presidente de manera directa, mediante el sistema de un afiliado un voto, como me comprometí". Y ha destacado también que así han podido sentir "en sus manos la enorme fuerza del voto". La ganadora interpretó el mandato de los votantes en el sentido de buscar ahora un partido más fuerte "que mire al futuro, abierto y participativo, para seguir creciendo". Sobre el futuro anunció su intención de poner en marcha un proyecto "integrador y no excluyente" y sobre la corrupción, que ha asolado al PP madrileño en los últimos años y que tanto daño electoral supuso en las últimas elecciones, apostó por "construir entre todos un partido honesto y transparente, donde no tengan cabida ni la corrupción ni los corruptos".

Al margen de la situación interna del partido en Madrid, que tiene sus propios matices, el PP ha constatado tras el desarrollo de sus primeros cónclaves regionales que el problema con su censo es real aunque menos grave de lo que aparentan los propios datos. 

El PP sostiene que tiene 860.000 militantes y que es, por tanto, uno de los mayores partidos de Europa. Pero la propia dirección nacional del partido acepta que esa afirmación está más basada en presunciones que en datos contrastados. La situación es tan confusa que ya se ha tomado la decisión de proceder a una revisión del censo pormenorizada y en todas las sedes en cuanto se termine el actual proceso de congresos regionales y provinciales. En algunos territorios el desfase entre los afiliados teóricos y los reales es tan irreal que la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, ha prometido que lo renovará totalmente pase lo que pase en un plazo de seis meses: quiere saber con qué apoyos y bases puede contar de verdad.

La dirección nacional no se ha impuesto un límite para esa actualización, entre otras razones porque esa competencia depende de los presidentes provinciales, que son en muchos casos los menos interesados en tener al día sus datos para no perder poder de influencia ni números de compromisarios ante la celebración de los respectivos congresos.

El nuevo sistema de votación de líderes a doble vuelta implantado en el Congreso Nacional, que obliga a la inscripción previa de cualquier militante que quiera votar a los candidatos y que estén al corriente de pago, ha aportado algunas pistas sobre lo inflado del censo.

Entre los nueve congresos regionales ya celebrados, convocados o en los que se ha abierto el periodo para registrarse y votar, solo uno, en Cantabria, ha superado una participación del 24% (3.365 inscritos sobre los 13.851 afiliados). Un récord. No ha sido ni mucho menos la norma. La participación más habitual ronda el 10%. La Comunidad Valenciana (5,8%) y Castilla-La Mancha (6,5%) han sido hasta ahora las que menos participación han constatado. El caso de la organización valenciana, donde las votaciones se producirán entre los dos aspirantes (Isabel Bonig y José Luis Bayo) este mismo lunes, es especialmente grave porque es la segunda en número de militantes de España (148.711) tras Andalucía (165.145).

Los datos de los congresos ya organizados o donde se han producido las votaciones revelan que si existen varios candidatos con opciones igualadas y hay disputa los militantes muestran más interés en participar. Es lo que ocurrió en Cantabria, donde el aspirante Ignacio Diego logró 1.558 votos y su rival, María José Sáenz de Buruoga, 1.422. Si la competición teórica, con dos aspirantes, no es proporcionada y real los índices de inscripción para votar apenas superan el 10% como ha sucedido en Madrid (11,5%), Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, Canarias (10,3%) y Asturias (10,3%). El porcentaje de interés es muy similar si el candidato es único y no tiene contrincante, como ha sucedido en Andalucía (Juan Manuel Moreno, 8,4%), Aragón (Luis María Beamonte, 11,4%) o Cataluña (Xavier García Albiol, 10,4%).

La dirección nacional del PP ha tomado buena nota de estos procesos para sacar algunas primeras conclusiones. En la sede de Génova 13 no se cree que el censo real del PP esté tan inflado como parece. Quieren pensar que en muchos casos solo ocurre que no está actualizado, que muchos militantes no están al corriente de pago, que no se revisan periódicamente las altas, las bajas y los fallecimientos y que las estructuras provinciales no remiten los datos en tiempo y forma a la organización nacional. Pero en el PP tampoco se quieren engañar del todo.

Fuentes de la dirección actual del partido corroboran, además, que el afiliado del PP no es como el de otros partidos, que es menos participativo en la vida diaria (como mucho un 10%) y que normalmente lo que quiere es votar sus siglas en unas elecciones pero no en unas primarias o para ser compromisario de un congreso.