Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos fija el 27 de marzo como límte al PP para que aparte al presidente de Murcia

Cumplido el plazo apoyará la moción de censura del PSOE contra Pedro Antonio Sánchez

Representantes del PSOE y Ciudadanos de Murcia en una reunión este miércoles.
Representantes del PSOE y Ciudadanos de Murcia en una reunión este miércoles. EFE

El PP tiene hasta el 27 de marzo para apartar de la presidencia de la Región de Murcia a Pedro Antonio Sánchez . Si antes de esa fecha los populares no han puesto a un candidato alternativo como presidente o no han convocado elecciones, Ciudadanos apoyará una moción de censura planteada por el PSOE para apartar a Sánchez de la presidencia y, seguidamente, volver a convocar elecciones.

Es la propuesta que ha hecho esta mañana el líder de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez, tras reunirse durante unas dos horas con el secretario de los socialistas murcianos, Rafael González Tovar, después de dar por roto oficialmente el pacto de investidura con el PP en la región.

Ambos partidos coinciden en que la moción de censura será necesaria si el presidente insiste en no abandonar su cargo, pero no han llegado a un acuerdo claro sobre lo que ocurrirá después. De hecho, los dos políticos han descartado opciones contrapuestas: Ciudadanos no contempla un gobierno de coalición para los próximos dos años, mientras que PSOE descarta convocar elecciones para un periodo tan corto, y tampoco se fija una fecha límite como sí lo ha hecho el partido naranja.

Para Miguel Sánchez, al PP de Murcia solo le quedan “tres opciones claras y tajantes”: o apartan a Pedro Antonio Sánchez de la presidencia y lo sustituyen por otro miembro del partido, o convocan nuevas elecciones, o Ciudadanos apoyará una moción de censura. El PSOE es el único grupo de la oposición que legalmente puede plantearla, ya que es necesario contar con al menos 7 diputados (los socialistas ocupan trece escaños y Ciudadanos, cuatro, mientras que Podemos tiene
6 y el PP, 22).

Para González Tovar, la “única solución” es la moción de censura. Pero el acuerdo entre ambos partidos llega solo hasta ese punto, dado que Ciudadanos condiciona el apoyo a la moción de censura a la convocatoria posterior de elecciones, mientras que el PSOE descarta esa opción.

“No nos hemos reunido para buscar sillones y puestos, sino para solucionar la grave crisis política que atraviesa la región”, ha señalado Miguel Sánchez, que ha insistido a lo largo de su comparecencia en que es momento de “dar la palabra de nuevo a los murcianos” para que decidan en las urnas a quién quieren como presidente. “No creo que los murcianos quieran otro reparto de consejerías, hay que darles otra vez la palabra, Ciudadanos no quiere aprovechar situaciones raras”, ha argumentado.

Pero el PSOE cree que convocar elecciones para un periodo de menos de dos años, ya que en 2019 habrá de nuevo comicios autonómicos, no es la mejor solución, y ha apostado por una moción de censura que dé como resultado un escenario de “estabilidad política” hasta esa fecha en la región.

Tovar se reunirá mañana con Podemos para seguir negociando una salida a esta crisis, un encuentro sobre el que no se ha pronunciado Miguel Sánchez, que sí ha apuntado que descarta nuevas reuniones con el presidente autonómico porque “el pacto con el PP está roto”.

Incluso en el caso de que el Tribunal Superior de Justicia de Murcia archivara el caso Auditorio y exculpara al presidente, ha dicho, Ciudadanos tendría que replantearse si mantener su apoyo a Pedro Antonio Sánchez, porque no ha asumido su responsabilidad política y ha incumplido tanto el pacto firmado con su partido, como la ley de Transparencia y su propia palabra, al asegurar que dejaría el cargo si era imputado por corrupción política.

Sánchez declaró el pasado lunes como investigado por el 'caso Auditorio'en el Tribunal Superior de Justicia de Murcia. El popular descargó sobre los técnicos municipales la responsabilidad de los posibles “errores administrativos” en la tramitación del proyecto del auditorio de Puerto Lumbreras, cuando él era alcalde. Está imputado por los presuntos delitos de prevaricación, fraude, malversación y falsedad.

Más información