Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos “amedrenta y amenaza” a periodistas críticos, según la APM

La Asociación de la Prensa de Madrid pide a Iglesias que ceje en su campaña de acoso a informadores

Iglesias, rodeado de periodistas, el pasado día 4 en Jaén.

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha considerado dar amparo a un grupo de periodistas que se sienten acosados y presionados por Podemos en la cobertura de la información sobre el partido, toda vez que el equipo directivo les “amedrenta y amenaza cuando está en desacuerdo con sus informaciones”, según han justificado estos con pruebas documentales. La asociación exigió este lunes a Podemos que acabe con la “campaña sistematizada de acoso personal y en las redes” contra periodistas críticos. El partido dice no reconocerse en las acusaciones.

 La Asociación de la Prensa de Madrid, la organización profesional que representa a los periodistas en la Comunidad de Madrid desde 1895, difundió este lunes un contundente comunicado sin precedentes contra Podemos por su relación con los profesionales de la información en el desempeño de su trabajo. El pronunciamiento de la asociación se produjo después de que una decena de periodistas que cubren la información sobre el partido pidieran amparo a la misma ante el acoso y las presiones que sufren por parte del equipo directivo de la formación que dirige Pablo Iglesias, así como por personas próximas a este círculo, cuando escriben informaciones críticas con Podemos. “Esta inaceptable campaña, que está creando un estado de miedo entre los periodistas, tiene como fin el de persuadirles de que les conviene escribir al dictado de Podemos, además de tratar de conducirlos hacia la autocensura”, denuncia la APM.

El partido, “sorprendido” por la acusación

La dirección de Podemos reaccionó con “sorpresa” ante la denuncia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) en cuyos hechos dice no “reconocerse” en las acusaciones de amenazar a los periodistas. El secretario de Organización, Pablo Echenique, manifestó su extrañeza ante una protesta contra su partido teniendo en cuenta que España es “el país de la ley mordaza”,“el país en el que el 75% de los periodistas, según la propia asociación, reconocen recibir presiones por parte, no de los partidos, sino de los propietarios de los medios” y en el que se despide a periodistas como Jesús Cintora o Ignacio Escolar.

La portavoz parlamentaria del partido, Irene Montero, dijo desconocer los hechos denunciados por los periodistas. “No solamente no me reconozco, sino que estoy deseando poder mantener una reunión, o quien corresponda en el partido, para poder saber, porque me extraña que esto se haga público sin haber tenido una reunión, podíamos haberlo aclarado antes, pero no pasa nada, lo aclararemos ahora”, aseguró en una entrevista en la Cadena SER. La presidenta de la APM, Victoria Prego, ha citado al partido a una reunión el próximo viernes para tratar el asunto.

Otros dirigentes de Podemos, como Gloria Elizo, miembro de la ejecutiva, cargaron contra la denuncia, que tacharon de falsa. “Otra campaña de la trama para desprestigiar a Podemos. Grave denunciar esta falsedad. ¿Hechos?”, escribió en Twitter.

El cofundador del partido Juan Carlos Monedero criticó la actuación “muy desafortunada” de la APM.

La asociación profesional da validez a la denuncia contra Podemos “tras considerar los testimonios de una decena de periodistas y las pruebas documentales que estos han presentado”. La APM, presidida por la periodista Victoria Prego, subraya que el acoso se materializa de manera reiterada y desde hace más de un año “en ataques a periodistas en sus propias tribunas, en reproches y alusiones personales en entrevistas, foros y actos públicos, o directamente en Twitter. Estas presiones también se realizan de forma personal y privada con mensajes y llamadas intimidantes”.

Algunos de los episodios referenciados en la denuncia de los periodistas sí han sido públicos. Como ejemplo, la campaña que Podemos lanzó en las redes sociales contra PRISA (editora de EL PAÍS) en noviembre de 2016 con el lema de “máquina del fango”, porque la cadena SER publicó que Ramón Espinar, líder del partido en Madrid —que entonces se presentaba a las primarias— se lucró con la compraventa de un piso protegido. Los principales dirigentes de Podemos participaron en la campaña, entre ellos el líder, Pablo Iglesias, que criticó la “repugnante máquina del fango para influir en las primarias”, tras lo cual cientos de seguidores del partido replicaron los mensajes contra el medio y la periodista que firmaba la noticia.

Puede rectificar, no atacar

La dirección de Podemos no cuestionaba su veracidad, pero cargó contra el medio porque consideraba que esa información no debía darse a conocer durante el proceso de primarias. “La APM recuerda a Podemos que puede recurrir al derecho de rectificación cuando juzgue que una información incumple el necesario principio de veracidad, en lugar de atacar de forma inadmisible a su autor o al medio que la publica”, replica la asociación de periodistas.

La APM da la máxima gravedad a los hechos relatados en la denuncia de los informadores, porque esa “estrategia de acoso de Podemos” no solo contra los medios sino contra los periodistas que firman las informaciones críticas, “vulnera de una manera muy grave los derechos constitucionales a la libertad de expresión y a la libertad de información y coarta el libre ejercicio del periodismo, que es imprescindible para preservar la salud de una sociedad democrática como la española”. La denuncia motivó las críticas de otros partidos a Podemos. El PP exigió explicaciones ante la “acusación gravísima” de los periodistas, mientras Ciudadanos dijo no sorprenderse porque Podemos pretende “reforzar el control político” sobre “televisiones, jueces y bancos”.

Comunicado de APM ante el acoso de Podemos a periodistas

Este es el comunicado íntegro de la la APM:

"La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha recibido una petición de amparo de un grupo de periodistas que se sienten acosados y presionados por el equipo directivo de Podemos, encabezado por Pablo Iglesias, así como por personas próximas a ese círculo.

Considerados los testimonios y las pruebas documentales aportados por estos periodistas, la APM exige a Podemos que deje de una vez por todas la campaña sistematizada de acoso personal y en redes que viene llevando a cabo contra profesionales de distintos medios, a los que amedrenta y amenaza cuando está en desacuerdo con sus informaciones.

Esta campaña ha sido denunciada por un grupo de informadores, que han aportado pruebas documentales y a los que la APM ha decidido amparar.

De acuerdo con esta denuncia, el acoso de miembros de Podemos se materializa de manera reiterada y desde hace más de un año en ataques a periodistas en sus propias tribunas, en reproches y alusiones personales en entrevistas, foros y actos públicos, o directamente en Twitter.

Estas presiones también se realizan de forma personal y privada con mensajes y llamadas intimidantes.

El acoso pretende minar la credibilidad y el prestigio de estos profesionales, sometidos en ocasiones a un bombardeo constante de mensajes que intentan descalificar o ridiculizar su trabajo y recortar su libertad de información.

La APM considera totalmente incompatible con el sistema democrático que un partido, sea el que sea, trate de orientar y controlar el trabajo de los periodistas y limitar su independencia.

La estrategia de acoso de Podemos vulnera de una manera muy grave los derechos constitucionales a la libertad de expresión y a la libertad de información y coarta el libre ejercicio del periodismo, que es imprescindible para preservar la salud de una sociedad democrática como la española.

Esta inaceptable campaña, que está creando un estado de miedo entre los periodistas, tiene como fin el de persuadirles de que les conviene escribir al dictado de Podemos, además de tratar de conducirlos hacia la autocensura.

La APM recuerda a Podemos que puede recurrir al derecho de rectificación cuando juzgue que una información incumple el necesario principio de veracidad, en lugar de atacar de forma inadmisible a su autor o al medio que la publica.

También es importante que todos los partidos sean conscientes de que la crítica respecto al comportamiento y las manifestaciones de quien ostenta un cargo público, aunque pueda molestar o herir, es legítima, de acuerdo a la jurisprudencia emanada del Tribunal Supremo.

La APM pide a los periodistas que resistan las presiones, vengan de donde vengan, en el convencimiento de que esta asociación les amparará siempre en la defensa de su derecho a la libertad de expresión y en su deber de ejercer la libertad de información.

También solicita a los medios que protejan y respalden a sus periodistas saliendo al paso de cualquier campaña que trate de impedir que los ciudadanos reciban información veraz, rigurosa, diligentemente contrastada y de interés público.

Solo una prensa independiente y sin miedo puede cumplir su misión fundamental de control del poder. Solo unos medios firmes en la defensa de la libertad de expresión pueden frenar las tentaciones de los poderosos de eludir la rendición de cuentas a la que están obligados en una democracia como la nuestra.

Madrid, 6 de marzo de 2017"

Más información