Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo atenta contra un busto de Fraga en Lugo y deja pintadas en euskera

La Guardia Civil consigue fotos del momento del ataque e investiga si se trata de radicales vascos

Fotografía del momento del atentado obtenida por los investigadores de la Guardia Civil.
Fotografía del momento del atentado obtenida por los investigadores de la Guardia Civil.

La Guardia Civil mantiene abiertas varias líneas de investigación en el ataque con pintura al busto de Fraga, ayer en Vilalba (Lugo) a plena luz del día, y las pintadas realizadas a la sede de la fundación del mismo político gallego. Una de esas líneas que siguen las pesquisas está vinculada a grupos radicales del País Vasco. En la fachada del edificio donde se vela por la memoria de la figura de Manuel Fraga Iribarne -ministro con Franco y después presidente de la Xunta, líder de AP y del PP- ayer aparecieron pegados los retratos de los cinco fallecidos durante el desalojo policial del tres de marzo de 1976 de la iglesia de Francisco de Asis en el barrio vitoriano de Zaramaga. Hoy se cumplen 40 años de aquellos hechos sangrientos, en los que también se contaron 150 heridos entre los asistentes a la asamblea de trabajadores que se celebraba en el templo.

La Guardia Civil se ha hecho también con unas fotografías en las que se puede ver a tres personas vestidas con ropa oscura y encapuchadas realizando supuestamente una pintada en euskera en la fachada de la fundación de Manuel Fraga. La frase, que fue eliminada ya, decía “Oroimenetik gara penera”, que se puede traducir como “acerca de la memoria”.

El alcalde de Vilalba, Agustín Baamonde, ha precisado que en este ataque, que no es el primero que sufre la estatua del fundador del PP, sí que se produce una “variable” nueva al tener lugar durante el día. “Hasta ahora los ataques se hacían con nocturnidad, y en este caso fue ayer sobre las seis de la tarde y a la vista de bastante gente de Vilalba que por primera vez comprobó in situ los acontecimientos”. Hasta el punto de que existen fotos.

Eran tres personas que “vestían de negro, e iban encapuchadas, que tiraron un bote de pintura al busto y que hicieron una pintada en euskera en la fachada de la fundación”, ha seguido el regidor. Baamonde ha aprovechado para añadir que “si tratan de denigrar la figura de Fraga lo que están haciendo es darle cada vez más realce, y quien recurre a esos medios para hacerse oír carece completamente de argumentos y no tienen capacidad para participar en la vida política”.

El alcalde ha llegado a bromear, por los sucesivos ataques sufridos en la localidad natal de Fraga, y ha dicho que el Ayuntamiento “se está especializando en actuar rápidamente”: “Primero les dio por arrancar el busto del pedestal, después por arrancar el pedestal y ahora la toman con las pintadas".