Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterioso caso del lobo colgado de una señal de tráfico

Hallados en Asturias tres cadáveres de esta especie en solo tres días. Los animales fueron abatidos y posteriormente exhibidos en lugares concurridos

El domingo por la mañana volvió a ocurrir. En una carretera del concejo de Teverga, en el sur de Asturias, apareció el cadáver de un lobo recién abatido. Todavía sangraba y estaba colgado por el pescuezo de una señal. Era el segundo aviso —no se sabe muy bien a quién— en menos de tres días. El viernes por la mañana, en un aparcamiento de Arriondas, aparecieron los cadáveres de otros dos lobos.

Lobos muertos en Asturias
Lobo colgado en una carretera de Teverga (Asturias).

"El de Teverga, dos en Arriondas, otro en Cangas...". Alberto Fernández hace un recuento rápido de lo que ocurre en Asturias. "En el último año han aparecido ocho o nueve", añade este biólogo del CSIC y miembro de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL).

La pregunta ya no es quién mata al lobo en Asturias. Es una especie no cinegética, por lo que su caza no está permitida y solo los agentes forestales se pueden encargar de controlar el número de ejemplares. La pregunta ahora es quién mata al lobo de forma furtiva y hace un ejercicio de exhibicionismo con los cadáveres. Todos los animales muertos han aparecido en carreteras o zonas bien transitadas, con la clara intención de que se vieran los cuerpos.

"Esto es una patología social. Es un ejercicio de exhibicionismo obsceno", dice indignado Fernández. "¿A quién se le manda el mensaje? No lo sé... a toda la sociedad", añade. Xurde Gayol, guarda del medio natural en Asturias, afina un poco más: "Creo que el mensaje es a la Administración y a los ecologistas. Esto se ha convertido en una moda".

La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, que se hizo cargo del cadáver del último lobo encontrado, ha trasladado el caso al Seprona de la Guardia Civil. La fiscalía asturiana asegura que, "por el momento, no hay abierta" ninguna diligencia de investigación "en relación con la aparición de lobos muertos, colgados, dado que no se ha presentado ninguna denuncia".

Por lo que sí se ha abierto una investigación penal es por un entramado de presunto cobro fraudulento de ayudas por falsos ataques de lobo. El Seprona ha imputado a una veintena de personas —nueve ganaderos y 11 guardas del medio natural— por simular ataques. Según explica la fiscalía, tras este caso se esconde "la presunta utilización fraudulenta de fotografías para generar partes por daños realmente inexistentes". Un juzgado de Cangas de Onís instruye el caso, que el ministerio público considera que podrían suponer "delitos de falsedad documental, estafa y prevaricación, en grado de continuidad delictiva".

Vídeo del lobo colgado en una carretera de Teverga (Asturias). Imagen: FAPAS

La Guardia Civil llegó a cifrar en 200.000 euros el dinero público cobrado indebidamente. Cuando le puso números el fraude, el Seprona alertó de que estos falsos ataques podrían haber "influido en generar un ambiente de rechazo" social contra este animal.

Fuego cruzado

El presidente del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS), Roberto Hartasánchez, acusa a la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales de caer en "una absoluta falta de gestión" del lobo en el Principado. "Cada uno hace lo que le da la gana", dice sobre las muertes de este cánido el presidente de FAPAS, que ya ha denunciado varios casos de cadáveres colgados en las carreteras.

En el último censo, había contabilizadas 38 manadas o grupos familiares de lobos en Asturias

Al otro lado están los ganaderos y alcaldes de los municipios afectados por ataques de lobo. Se quejan de que entre el año pasado y lo que va de este el Principado solo abatió, dentro del programa de control, a 29 animales, frente al cupo máximo de 45 que había fijado. En el último censo, había contabilizadas 38 manadas o grupos familiares en Asturias.

Manuel Calvo, director general de Recursos Naturales del Principado, admite que está en medio de este fuego cruzado: "Para los ganaderos son insuficientes los lobos extraídos, paro los ecologistas son demasiados". 

En todo caso, Calvo recuerda que la Administración es la única autorizada a realizar el control de esta especie; ningún cazador puede eliminar por su cuenta un lobo. "No estamos de acuerdo", dice sobre la aparición de los cadáveres, "y lo denunciamos públicamente". "Es una infracción administrativa", añade. "Nadie que no sea la Administración puede capturar un lobo", insiste. Pero Calvo admite que, hasta ahora, nunca se ha conseguido atrapar en el Principado a alguno de estos cazadores furtivos exhibicionistas.

Más información