Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

7 propuestas fallidas sobre qué hacer con los restos de Franco y el Valle de los Caídos

Desde volarlo por los aires hasta convertirlo en el "Valle de la Paz"

Francisco Franco en el Valle de los Caidos
Vista de la cruz del Valle de los Caídos.

El Tribunal Supremo ha rechazado este martes el recurso presentado por el exjuez Baltasar Garzón, que pidió trasladar los restos de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera del Valle de los Caídos a otro lugar. Garzón proponía también convertir el mausoleo de los dictadores en un "Espacio de Memoria" de las víctimas. El panteón, construido por 20.000 presos republicanos, es lugar de peregrinación cada 20 de noviembre, aniversario de la muerte de Franco, pero el Gobierno no lo considera un monumento franquista.

Garzón no es el único que ha hecho propuestas sobre qué hacer con el monumento en el que hay enterradas al menos 33.833 personas, entre ellos cientos de republicanos que Franco trasladó en secreto. Entre los restos mortales se mezclan asesinados y verdugos.

Estas son las propuestas que unos y otros han hecho sobre cómo resolver los problemas que genera el Valle, y que han caído en el vacío:

1. Exhumar e identificar a las víctimas desconocidas. Es una de las peticiones que hacía  Garzón en su petición al Gobierno y que han venido repitiendo organizaciones en defensa de la memoria histórica y partidos políticos a lo largo de los años. También ha habido demandas particulares, como la de los familiares de Manuel y Antonio Lapeña, hermanos asesinados en 1936 por falangistas, que un juzgado de San Lorenzo de El Escorial decidió el pasado mes de julio que debían ser exhumados. Patrimonio Nacional pidió dos informes más antes de ejecutar la sentencia y la familia le denunció por entorpecer el proceso.

2. Convertirlo en un espacio de "reconciliación". El partido socialista presentó a principios de febrero una proposición no de ley sobre Memoria Histórica en la que pedía que el Valle dejase de ser "un lugar de memoria franquista y nacionalcatólico para reconvertirlo en espacio para la cultura de la reconciliación de la memoria colectiva democrática y de dignificación y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura".

3. Crear un centro de estudios para la memoria. Esta es la propuesta que Juan José Solozábal, catedrático de Derecho Constitucional, hacía cuando en 2011 se constituyó una comisión para decidir el futuro del Valle. "Pienso en la oportunidad de que el Valle de los Caídos sea un gran centro de estudios que acometa, con libertad y tolerancia, la construcción de una memoria común de los españoles, tan factible como necesaria", decía.

4. Exhumar los restos de Franco. Es una petición recurrente de expertos como los que integraban la comisión de 2011 y partidos, como PSOE y ERC. La Asociación de la Memoria Histórica escribió al presidente del Gobierno en mayo de 2016 para ofrecerse a hacerlo ellos mismos. Dónde depositarlos después sería cosa de la familia del dictador. Una posibilidad podría ser el cementerio de Mingorrubio, a las afueras de El Pardo, donde está su mujer.

5. Recolocar los de Primo de Rivera. Parece haber consenso en que a José Antonio Primo de Rivera, que murió fusilado en Alicante, se le puede considerar una víctima de la Guerra Civil. No hay muchas peticiones para sacar sus restos del Valle de los Caídos, pero sí para trasladarlos del lugar destacado que ocupan ahora a uno común, como el resto.

6. Convertirlo en "el Valle de la Paz". La idea es de Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid. "Todos estamos de acuerdo en que es un lugar que debe mantenerse. No hay nadie que quiera dinamitar la zona, pero sí que sería correcto y considerable darle una nueva visión e incorporarle nuevos valores. El Valle de la Paz sería un buen nombre que otorgarle", dijo en una entrevista en abril de 2016.

7. Dinamitarlo. Se equivocó la alcaldesa porque tres meses después de hacer sus declaraciones  hubo una propuesta para volar el mausoleo por los aires. El periodista Jon Lee Anderson escribió, en el 80 aniversario del levantamiento franquista, que "sería conveniente reconciliarse con la historia, y, en un acto solemne, con la aprobación del Parlamento, volar con poderosos explosivos ese monumento a la brutalidad que se llama Valle de los Caídos".

O dejarlo como está. De momento ganan la Fundación Francisco Franco y la Asociación de Defensa del Valle de los Caídos, que no quieren que se toque el monumento y se oponen frontalmente a toda reforma del conjunto. Donde otros denuncian una mezcla "insultante" de los restos de vencedores y vencidos, ellos ven "hermanamiento". "No existe en todo el mundo precedente alguno en forma de monumento, cementerio o memorial, donde se encuentren hermanados los caídos de ambos bandos de una guerra fratricida, de la peor de las guerras, una guerra civil entre hermanos", argumentan desde la asociación. "Franco no está ahí por decisión de Franco, sino del Rey. Es un muerto y merece un respeto, como todos los muertos. Y si quieren hacer un museo, hay monte libre para hacerlo, no allí", declaró a este diario el portavoz de la Fundación Nacional Francisco Franco.

Más información