Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que despertar a la sociedad frente al independentismo”

Ortega Lara, Consuelo Ordóñez o Mariano Gomá piden una reacción social frente al independentismo

Mesa redonda El fortalecimiento del coraje cívico en la defensa de España. Ampliar foto
Mesa redonda El fortalecimiento del coraje cívico en la defensa de España.

"Hay que despertar a la sociedad". La frase es de Mariano Gomá, presidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), pero ese llamamiento a la movilización contra el independentismo lo podría haber firmado cualquiera de sus compañeros de la mesa redonda El fortalecimiento del coraje cívico en la defensa de España, que ha reunido este lunes en Madrid a Ortega Lara, funcionario de prisiones secuestrado por ETA y fundador de VOX; a Consuelo Ordóñez, presidenta de la asociación de víctimas del terrorismo Covite; o a Dolores Agenjo, que se negó a entregar las llaves de su colegio para que se colocaran las urnas en el referéndum independentista del 9-N. "Hay que decirle al independentismo que esto se ha acabado, que basta", ha dicho Gomá.

"Por eso pedimos al Gobierno español que nos ayude", ha explicitado el presidente de SCC, que ha intervenido frente a políticos como Esperanza Aguirre, Mayor Oreja, María San Gil o Santiago Abascal. "Nos dan muchas palmaditas, pero luego esto cuesta", ha añadido en otro momento de su intervención, sin referirse específicamente al Ejecutivo. Y ha recalcado: "Queremos sensibilizar a los españoles para que penséis que también sois catalanes y que los catalanes también somos españoles, que los lemas del independentismo no son ciertos, que el pueblo catalán quiere seguir siendo español. La sociedad, fuera de Cataluña, está cansada. Y en Cataluña está silenciosa".

En Madrid, no. Cientos de personas han abarrotado el Auditorio de la fundación Mutua Madrileña de la capital. Entre gritos de "¡libertad!", los asistentes han llenado de aplausos las intervenciones de los seis ponentes  del ciclo El necesario fortalecimiento de España, organizado por la Fundación Villacisneros y la Fundación Valores y Sociedad.

La apuesta de la Generalitat por declarar la independencia de Cataluña. La agresión sufrida por un grupo de Guardias Civiles en Alsasua, Navarra. La política de inmersión lingüística en las Islas Baleares. El papel del Gobierno en la respuesta al independentismo. La herencia de ETA y la batalla por el relato de la memoria entre las víctimas y los asesinos. Estos han sido los ejemplos con los que los ponentes han argumentado la necesidad de una movilización social contra el independentismo y de un papel más activo del Ejecutivo en defensa de la unidad.

"Creíamos que habíamos acabado con la dictadura, y nos hemos encontrado con otra dictadura, la dictadura nacionalista", ha dicho Agenjo, que se negó a colaborar en la infraestructura del referéndum del 9-N. "¿Dónde está el Gobierno?", se ha preguntado. "¿Dónde está?", ha insistido. "Este no es el problema catalán, es el problema de España. A todos, por favor, ayúdennos. Está en juego España y la libertad".

"Somos víctimas del nacionalismo. Es un tercio de España que está sufriendo las consecuencias de un nacionalismo totalitario", ha coincidido Jorge Campos Asensi, presidente de la Fundación nacional Círculo Balear, que nació como respuesta a las políticas de inmersión lingüística en las Islas Baleares. "El nacionalismo es transversal, afecta al PSOE y ha afectado al PP. Es curioso, es como una enfermedad", ha criticado. "En aquellas Comunidades Autónomas con lenguas regionales, en lugar de usarlas como lo que son, una riqueza, lo usan como un arma arrojadiza. Y eso impregna a estos partidos. Y ahí surge la sociedad civil, que asume responsabilidades cuando la política no las asume".

"Cuando algunos defendemos la unidad de España somos tachados de retrógrados, fachas y otras lindezas", ha lamentado, finalmente, Ortega Lara, que ha rematado: "Es llegado ya el momento de aplicar el imperio de la ley, que es el pilar fundamental en toda sociedad democrática. Sin ley no puede haber democracia".