Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El narco Marcial Dorado sale de prisión por primera vez en ocho años

El juez de Vigilancia Penitenciaria le otorga cuatro días de permiso con el informe favorable de la prisión pero contra el criterio del fiscal antidroga

Marcial Dorado, sentado en el banquillo de los acusados en uno de sus juicios.
Marcial Dorado, sentado en el banquillo de los acusados en uno de sus juicios. efe

Con todos los informes favorables del centro penitenciario de Villabona (Asturias), el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional ha concedido al narcotraficante Marcial Dorado Baúlde el primer permiso ordinario después de permanecer ocho años en prisión cumpliendo una condena de 10 años por narcotráfico y otra de seis por blanqueo de dinero.

Este es el primer paso para que el célebre contrabandista gallego obtenga el tercer grado penitenciario y una “preparación para la vida en libertad”, señala el auto del juez, que le ha denegado a Dorado la libertad en 24 ocasiones desde 2013, año en el que se destapó su antigua amistad con el presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo. Sin embargo, la fiscalía antidroga de la Audiencia Nacional se ha pronunciado en contra de la resolución de la Junta de Tratamiento de la prisión asturiana donde Dorado ha pasado el último año de internamiento, alegando alarma social y posible quebrantamiento de la condena.

En el auto con fecha del 21 de febrero pasado, el juez José Luis Castro ha accedido a la propuesta de concesión del permiso acordada por la mayoría de los equipos técnicos de la cárcel el pasado 18 de enero. Marcial Dorado podría salir este próximo fin de semana para disfrutar de cuatro días de libertad, aunque la resolución judicial abre la vía para que el reo encadene otros tres permisos de una semana de duración cada uno. A partir de ahora, Dorado podrá salir de prisión un máximo de treinta días por año hasta la obtención del tercer grado o la libertad condicional.

Según el magistrado, el expediente de Dorado “reúne todos los requisitos necesarios para obtener el permiso de salida, es más ha cumplido con exceso una cuarta parte de la condena (desde el 4 de julio de 2011) y la mitad la ha superado el 20 de febrero de 2016”. Además el contrabandista “no tiene sanciones en el expediente”, incide el auto.

Castro también ha valorado el riesgo de quebrantamiento de condena que, según la estadística de la tabla de variables que manejan las autoridades penitenciarias, en el caso de Dorado es del 50%. “Pero debe matizarse que el interno goza de apoyo familiar y expectativas de futuro y que cuando estuvo en libertad provisional no se produjo ninguna incidencia ni intento de evasión del interno pese a las causas pendientes”, subraya el auto.

Por último, el juez estima que Marcial Dorado ha pasado otro de los filtros necesarios para salir de prisión. Un acta levantada el pasado 13 de febrero en el trascurso de una comparecencia del interno señala que “se arrepiente de todo lo que sucedió y de haber estado en un mal punto en un momento determinado” y que “fueron hechos que sucedieron por una serie de circunstancias que ahora no podrían repetirse”.

A diferencia de otros condenados por narcotráfico como José Ramón Prado, Sito Miñanco; Laureano Oubiña o Manuel Charlín, Marcial Dorado podrá disfrutar de los permisos penitenciarios en Galicia y trasladarse a una prisión próxima a su domicilio cuando se le otorgue la libertad condicional.

Tras ser uno de los jefes del contrabando de tabaco en Galicia, Dorado fue el último en abandonar el negocio con el que levantó un emporio desde mediados de los ochenta. Después de huir a Portugal con otros contrabandistas tras la redada policial de diciembre de 1983, él fue el primero en entregarse en la Audiencia Nacional tras pagar una fianza de 20 millones de pesetas (120.000 euros). El caso acabó archivado.

En 2003 fue detenido tras la captura de seis toneladas de cocaína y condenado por narcotráfico. En medio de este proceso, Dorado fue condenado a otros tres años por cohecho y en abril de 2009, cuando estaba en tercer grado, regresó a la cárcel de la que ya no salió. Otro sumario abierto por blanqueo de capitales acabó en 2015 ampliando todavía más su horizonte penitenciario, además de imponerle el embargo de sus bienes valorados en 21,4 millones de euros, condena que confirmó el Supremo un año después.

Más información