Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polvo sahariano provoca cielos plomizos y ‘lluvia de barro’ en el sur peninsular

Aemet prevé que este viernes se repita el fenómeno en las comunidades del sureste, Baleares, Ceuta y Melilla

El suelo en Sevilla manchado tras la lluvia con barro. atlas

La mitad sur de la península ibérica se ha visto cubierta este jueves por cielos plomizos y, en parte, afectada por el fenómeno conocido como lluvia de barro, consecuencia de la combinación de una nube de polvo sahariano en suspensión y de la inestabilidad meteorológica provocada por borrascas sobre la región. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que este viernes se repita la lluvia de barro, que han vivido Andalucía y Murcia, en el sureste peninsular, Baleares, Ceuta y Melilla.

3:50

El origen de este polvo, mineral y no antropogénico —es decir, que su origen no está en la mano del hombre—, se localiza, según ha explicado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Andalucía, Ceuta y Melilla, Luis Fernando López Cotín, en el desplazamiento de la nube, de una densidad "significativa", desde el Sáhara hacia el norte como consecuencia de un área de bajas presiones al oeste de Marruecos que, de hecho, ha afectado a Andalucía en días previos: esa situación ha hecho que predominen los vientos de componente sur.

Con la llegada de un marco de inestabilidad meteorológica y lluvias, las mismas lavan y arrastran el polvo, ha precisado López Cotín, exponiendo que por esta misma razón no se prevé que la situación vaya a repetirse en días posteriores, máxime cuando la probabilidad de precipitaciones disminuye rápidamente a partir de este viernes.

El polvo lleva días en suspensión, si bien la falta de lluvias ha causado que el mismo no sea tan evidente, "más allá de la imagen de un sol algo más traslúcido y cielos más amarillentos de la cuenta".

El delegado de la Aemet en Andalucía, por último, ha explicado que este fenómeno no está relacionado con las boinas que ocasionalmente rodean la atmósfera de núcleos urbanos, en tanto que la causa primigenia de esas situaciones es la contaminación.

Más información