Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez propone “una alianza de progreso” con Podemos y los sindicatos

El ex líder socialista cree que se debe "perfeccionar" el reconocimiento del "carácter plurinacional" del Estado en su proyecto con postulados del ala izquierda del PSOE

Pedro Sánchez, ayer en Madrid.

El PSOE debe desarrollar “la unidad de acción” con los sindicatos y con las fuerzas políticas de izquierda, para recuperar en España derechos perdidos y “progresar en justicia social”. Esta es la propuesta que ha presentado este lunes el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez en la exposición de su proyecto “por una nueva socialdemocracia” en el que se hace un llamamiento a todas las fuerzas de izquierda de este país, sin citarlas por su nombre salvo a los sindicatos, en torno a una “Alianza de progreso”.

El pensamiento del ala izquierda del PSOE atraviesa las 33 páginas que componen el documento “Somos Socialistas”. “Por una nueva socialdemocracia”, que ha presentado Pedro Sánchez en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, rodeado de muchos de sus seguidores —unas 500 personas han asistido al acto, y otras tantas se han quedado fuera de la sala— pero también de profesionales de mundo de la cultura, de la empresa y de la comunicación, a los que Sánchez ha querido invitar para que conozcan sus propuestas como hizo cuando era candidato a la presidencia del gobierno por el PSOE. “Creo saber humildemente saber lo que necesita el PSOE y la izquierda para renacer y ser alternativa al Gobierno al PP”, se ha reivindicado. Frente a la "gran coalición y su fracaso en la UE", Sánchez entiende que la socialdemocracia "viene cometiendo un error las ultimas décadas: no presentar una enmienda a la totalidad al sistema imperante, que es el neoliberal". "Nuestro adversario político es el neoliberalismo y conservadursmo que encarna el PP”, ha apostillado.

No hay ambigüedad respecto a la política de alianzas que propone Sánchez: los sindicatos y los partidos políticos de izquierda representados por Unidos Podemos y las fuerzas de izquierda de diversas comunidades autónomas. A ninguna cita por el nombre, salvo a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras.

“Para cambiar el modelo económico y social neoliberal es necesario potenciar las alianzas con las organizaciones de los trabajadores”, señala el documento, que cita expresamente a la “organización hermana histórica”, UGT, y también con Comisiones Obreras. A continuación abre la panoplia. “Ante la involución social y en derechos sufrida en España, hay que desarrollar la unidad de acción de todas las fuerzas que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico que haga progresar la justicia social. El PSOE impulsará esta Alianza de Progreso”. El planteamiento ya no es por tanto “transversal”, como defendió Sánchez en su etapa de candidato a la presidencia, ya fuera tanto con Ciudadanos como con Podemos, sino que se sitúa solo en la izquierda y en los sindicatos de clase.

Esta llamada a la unidad de la izquierda se remacha al señalar quiénes son los adversarios del PSOE: “El socialismo democrático español tiene dos adversarios: Uno ideológico, el neoliberalismo y, otro, político, el PP”.

El socialismo democrático que defiende Sánchez y, sobre todo la política de alianzas, forma parte de la tradición del ala izquierda del PSOE como corresponde a la trayectoria del equipo que ha colaborado con Sánchez. José Félix Tezanos, catedrático de Sociología y presidente de la Fundación Sistema y de la revista Temas para el Debate; el consultor internacional, Manuel Escudero y la ex ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, han formado parte de ese equipo y esta tarde tomaron la palabra junto a la diputada y ex secretaria de Estado de Interior Margarita Robles. En ese grupo también ha colaborado el ex ministro José Borrell. No se ha partido de cero ya que en el texto se aprecian muchas de las propuestas del programa electoral del PSOE en el que también colaboraron expertos nacionales e internacionales.

“No proponemos un giro a la izquierda. Los socialistas tenemos unos principios que no tienen que cambiar. Lo que necesitamos es reencontrarnos con nuestros principios porque algunos se han olvidado de ellos”, ha referido Escudero. “El ‘no es no’ es una forma de hacer política frente a quienes antepusieron en un despacho intereses electorales. El ‘no es no’ es un sí al cambio”, ha intervenido Robles. "No podemos seguir con una política económica conforme con que solo aumente el PIB, lo diga quien lo diga", ha manifestado por su parte Narbona.

“Tenemos que impulsar un partido democrático con ciudadanos maduros capaces de tomar decisiones y no un partido de siervos que callen y no rechisten”, ha incidido Tezanos, demandando mayor democracia interna.

Estado "plurinacional"

El grueso del planteamiento del PSOE sobre la reforma constitucional se mantiene en el proyecto de Pedro Sánchez salvo que se alude a España como Estado plurinacional que no forma parte del vocabulario de todos los socialistas. “Una reforma constitucional federal, manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español, debe perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado apuntado en el artículo 2 de la Constitución”, defiende Sánchez. Ese artículo alude a la unidad de España pero también al reconocimiento de nacionalidades y regiones, aunque siempre se ha mantenido que ese artículo 2 no se toca cuando desde el PSC se ha apuntado esa posibilidad.

Sánchez, como todo el PSOE, defiende el federalismo con sus premisas de colaboración y solidaridad. “Tal como se defiende en nuestra Declaración de Granada puede ser la solución de una España orgullosa de su diversidad y comprometida con el autogobierno de las comunidades que la integran”. Reforma de la Constitución, defiende, también para incorporar nuevos derechos, como figura en el programa electoral del PSOE sin que esto suscite divisiones. “Los socialistas tendemos la mano a todas las fuerzas políticas. "Porque renovar nuestro marco de convivencia necesita ineludiblemente del concurso de todos. Esta legislatura debe ser la de la reforma constitucional, y por ello, deberá crearse cuanto antes la subcomisión para la reforma constitucional en el seno de la Comisión Constitucional del Congreso”, defiende el documento de Sánchez en plena línea de coincidencia de todos los socialistas.

Apertura a la participación de los simpatizantes

Pedro Sánchez propone la obligatoriedad de consultar a la militancia, la “columna vertebral” del partido, los acuerdos de gobierno dejando al comité federal la regulación de otros asuntos de “especial transcendencia”. Los simpatizantes serían a su vez “una parte fundamental” del PSOE “tanto cualitativa como cuantitativamente”. Sánchez es partidario de que puedan participar y votar en la selección de candidatos para las elecciones en las diferentes instituciones representativas “a todos los niveles”.

El exsecretario general no podría tener una visión más negativa de la estructura del PSOE. El documento presentado por Sánchez, que terminó enfrentado con los principales líderes territoriales, recoge que el sistema de selección de candidatos y de cuadros “ha llegado a ser endogámico" y "presenta carencias que han dado lugar a problemas de agotamiento". Sus autores recalcan que se debe contar con "cuadros competentes", a quienes hay que garantizar una formación "permanente y de calidad" para el éxito del PSOE.

Siguiendo con las críticas a la gestora y lo que sus críticos entienden una “extralimitación en sus funciones”, el funcionamiento actual del PSOE presentaría “insuficiencias” fruto de la “desconexión con algunos de los sectores más dinámicos de la población”.

Más información