Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía archiva el informe del 11-M que hizo la policía de Fernández Díaz tras el juicio

El fiscal jefe Zaragoza dice que el documento “no contiene ningún dato, indicio o elemento nuevo”

Ampliar foto
Eugenio Pino, con gafas de sol, en la Audiencia Nacional el pasado jueves. EL PAÍS

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha archivado de plano el informe de la Policía Nacional sobre los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004 elaborado, después de que la causa fuera juzgada y tuviera sentencia firme, por orden del antiguo número dos del cuerpo, Eugenio Pino. El fiscal jefe, Javier Zaragoza, considera que el documento, encomendado por el excomisario Pino, director adjunto operativo durante la etapa de Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior, a la Brigada de Análisis y Resolución de Casos, “no contiene ningún dato, indicio o elemento incriminatorio nuevo y/o distinto de los ya incorporados en su día al procedimiento judicial”.

Zaragoza, tras leer el informe, considera que este no aporta elementos que justifique la reapertura del caso para “iniciar nuevas líneas de investigación” o “esclarecer nuevas responsabilidades” sobre la planificación y la ejecución de los atentados en los trenes de cercanías de Madrid, en los que fueron asesinadas 191 personas.

“No es útil ni pertinente la práctica de nuevas diligencias”, afirma en una nota el fiscal Zaragoza, que ha archivado el informe directamente al considerar “innecesario” mandarlo a los juzgados de Instrucción de la Audiencia Nacional para su examen. No obstante, para garantía de las víctimas, el fiscal jefe entregará una copia del informe policial encargado por Pino “a todas las asociaciones de víctimas personadas en procedimiento judicial” seguido por los atentados del 11-M.

El nuevo director adjunto operativo de la Policía, el comisario Florentino Villabona, ordenó localizar el informe y entregarlo a la fiscalía después de que el excomisario Pino, en una entrevista en El Mundo, anunciara que lo había encargado junto con otros casos ya juzgados, el del caso Faisán, sobre el chivatazo a ETA, y el del asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo, cuyo cadáver no ha sido localizado ocho años después del crimen. El informe sobre los atentados yihadistas de marzo de 2014 -que también costaron la vida al GEO Francisco Javier Torronteras, durante el asalto al piso de Leganés donde se inmolaron los siete terroristas que cometieron el ataque- es el único de esos tres informes a los que se refirió Pino que ha sido encontrado.

El excomisario Pino declaró la semana pasada como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata para explicar el origen de parte de los documentos que incriminan al expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol y a su familia en delitos contra la Hacienda Pública y de blanqueo de capitales. El magistrado ha abierto una investigación separada ante la sospecha de que estos documentos puedan proceder de un acceso irregular de un ordenador de Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresident, por parte de la agencia de detectives Método 3, y que llegara a manos de la policía en un pen drive sin conocimiento ni control judicial.