Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los militantes del PSC participarán en las primarias para elegir al secretario general del PSOE

Una comisión de los dos partidos evaluará el cumplimiento de los acuerdos

Ampliar foto
Primera reunión de la comisión negociadora entre el PSOE y el PSC en diciembre.

La crisis entre el PSOE y el PSC se da por cerrada. El protocolo por el que se vinculan desde hace casi 40 años será revisado pero el lazo se mantiene fuerte entre ambas organizaciones. Los militantes del PSC participarán en la votación para elegir al secretario general del PSOE en las primarias de mayo pero el compromiso de la organización catalana con los postulados del PSOE se refuerza, de manera que las alianzas a las que quiera llegar el PSC para Cataluña con fuerzas de esa comunidad tendrán que ser pactadas con el PSOE.

La comisión bilateral creada para revisar el protocolo entre el PSOE y el PSC ha alcanzado esta tarde un acuerdo por el que los militantes del PSC podrán participar en la elección en primarias de los candidatos a la secretaría general del PSOE. Así ha sido siempre pero la comisión gestora que dirige el partido federal estuvo a punto de romper del todo con el partido hermano tras el voto en contra de los siete diputados del PSC a la investidura de Mariano Rajoy, contraviniendo la resolución aprobada por el comité federal del PSOE el pasado 23 de octubre en el que participaron, como miembros de pleno derecho, dirigentes catalanes.

El hecho de formar parte de los órganos de dirección del PSOE pero no acatar sus resoluciones si no coinciden con sus postulados provocó que la gestora emplazara unilateralmente al PSC a revisar el protocolo. Había que terminar “con la asimetría”, “los desequilibrios” y “los privilegios”, en favor del PSC, según señalaron durante semanas los dirigentes de la gestora. El tiempo ha hecho que la herida cicatrizara aunque el esfuerzo del PSC por mostrar una y otra vez su voluntad de permanecer unido al PSOE y de ser leal a la gestora ha reconducido radicalmente la situación.

Lo relevante es que los militantes del PSC votarán al futuro secretario general en las primarias del mes de mayo y participarán en el congreso de junio. Ahora los responsables de organización de ambas formaciones redactarán el procedimiento para que los militantes del PSC se inscriban en un censo específico para votar al secretario general. La novedad está en que el PSOE no acepta el censo que le pueda enviar el PSC sino que ha pedido que quienes vayan a participar se inscriban en un listado de nuevo cuño. Con algún resquemor, se ha aceptado y hoy lo han cerrado los miembros, tres de cada partido, que han negociado desde hace casi tres meses. Por parte del PSOE la integran el responsable de Organización de la gestora, Mario Jiménez; la eurodiputada Elena Valenciano; y el dirigente extremeño Francisco Fuentes, que no ha podido asistir a la reunión, que se ha celebrado en un hotel madrileño, fuera de la sede federal del PSOE. El PSC ha estado representado por el secretario de Organización, Salvador Illa; la diputada Meritxell Batet; y Antonio Balmón, alcalde de Cornellá.

En la pasada reunión, celebrada el 27 de enero, se produjo el acuerdo de la participación de los militantes catalanes en la elección del líder del PSOE pero no se anunció pacto alguno porque surgió un escollo que las dos partes consideran de mayor trascendencia que el anterior. Se trata del grado de autonomía del PSC para fijar sus alianzas dentro de Cataluña con otras fuerzas políticas. El PSOE quiere tener opinión al respecto al ser el PSC su marca en Cataluña. Así no podría aceptar de entrada que los socialistas se aliaran con fuerzas políticas que aboguen por la independencia de Cataluña. El acuerdo concreto se redactará en los próximos días y será discutido por las dos organizaciones. Lo más notable es que el PSC se ha avenido a aceptar que el PSOE tenga voz en las decisiones sobre sus alianzas en Cataluña.

La neutralidad de Iceta

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se mantuvo fiel al anterior secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hasta su final con el “no es no”a la investidura de Mariano Rajoy. La respuesta con tintes rupturistas de la gestora del PSOE fue afrontada por la cúpula del PSC con todo tipo de gestos apaciguadores.

El propio Iceta manifestó solemnemente su compromiso de mantenerse neutral, como número uno del PSC, en la disputa por la secretaría general del PSOE. Así se lo trasladó en persona al presidente de la gestora, Javier Fernández, y dirigentes autonómicos como Susana Díaz. Los militantes del PSC no recibirán consigna de la cúpula.

Más información