Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reina Sofía, 11 años en el alambre

La madre de Felipe VI ha hecho equilibrios entre mantener la relación con su hija Cristina y su papel en la Corona durante el juicio del 'caso Nóos'

La reina Sofía, con la infanta Cristina, en 2013.
La reina Sofía, con la infanta Cristina, en 2013. GETTY

Durante los 11 años que han transcurrido desde que estalló el caso Nóos hasta este viernes, cuando se ha conocido la sentencia que condena a Iñaki Urdangarin a seis años y tres meses de cárcel y absolución de su hija Cristina, doña Sofía ha vivido en el alambre. Haciendo equilibrios para mantener la familia unida pero sin perjudicar a la Corona. Durante este tiempo, la ahora Reina emérita ha mantenido un estrecho contacto con su hija menor y con sus cuatro nietos e incluso con su yerno. Eso sí, lo ha hecho de manera discreta.

Todo cambió en 2011, cuando doña Sofía apareció en la portada de la revista ¡Hola! acompañada por los entonces duques de Palma de Mallorca y sus cuatro nietos a las puertas de su residencia en la capital de EE UU a la que acababan de mudarse. Que Urdangarin estaba implicado en el caso Nóos era ya un hecho, por lo que la Casa del Rey ordenó a la Infanta y a su marido poner distancia. En esas fechas el palacio de La Zarzuela calificó de “inapropiado” el comportamiento del que fue duque de Palma. Esa portada provocó una crisis en la Casa Real tanto institucional como familiar. Don Juan Carlos quería desvincular a la Corona de las actividades de su yerno y la foto de la revista podía parecer un apoyo a este. La reina emérita nunca se ha pronunciado en público sobre el caso Nóos, solo ha actuado con gestos en los que se ha dejado ver como madre preocupada y abuela entregada.

Cobertura completa de la sentencia de Nóos

La reina Sofía, 11 años en el alambre

Noticias, análisis, fotografías... toda la información para conocer todas las claves de la sentencia del caso Nóos.

En las últimas Navidades no hubo ninguna foto de doña Sofía con los Urdangarin-Borbón, sí la hubo de la infanta Elena, que se trasladó a Vitoria para pasar unos días con su hermana y su cuñado. Doña Elena, como su madre, se han mantenido en el alambre tensado por la imputación y ahora tendrán que seguir así.

Desde que se produjo el relevo en la Corona, en el verano de 2014, todo ha sido más fácil para doña Sofía, su papel de secundaria de lujo la ha ayudado a ser más abuela y madre y menos Reina. En todo este proceso judicial en la que ha estado implicada una de sus tres hijos, su relación con el rey Felipe se ha mantenido intacta. Doña Sofía se ha mantenido fiel durante muchos años a la monarquía española y a su compromiso con don Juan Carlos con el deseo de que su hijo Felipe fuera algún día rey. Conseguida su misión, ella ha descansado en esta tarea.

Más información