Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal reivindica su apoyo a Rajoy desde el partido

La 'número dos' del PP reconoce errores por la corrupción y arremete contra Podemos

Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, este viernes.

Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, abrió este viernes el congreso de su partido con una reivindicación de la defensa y apoyo que desde Génova se ha dado a la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy en los peores momentos. El claro mensaje podría ser de mero trámite, si no fuera porque casi lo único que está en juego en el congreso de este fin de semana es precisamente el futuro de la número dos del partido y si sigue compatibilizando ese cargo con el Ministerio de Defensa. Y la única tensión detectada es la evidente entre los segundos escalones del partido y del Ejecutivo, es decir, la secretaría general del PP y la vicepresidencia del Gobierno.

Mariano Rajoy se reserva para el sábado el anuncio de su decisión y su dedo mantendrá la incertidumbre hasta el límite. Este viernes el líder del PP habló con los afectados, pero dejó claro que hasta hoy sábado no resolverá el único enigma. Todo parece indicar que Rajoy mantendrá a Cospedal en la secretaría general y el mensaje del discurso de su número dos en Génova se completó con una disculpa por no haber actuado de forma más ágil contra la corrupción y la dura crítica contra Podemos. De hecho, el partido de Pablo Iglesias ha sustituido al PSOE como objeto único de las críticas del PP en los discursos de arranque del congreso y Cospedal ha hablado de “los Pimpinela de Vistalegre”; Esteban González Pons ha asimilado a Podemos con la ultraderecha francesa y Rafael Hernando se ha referido a quienes “se darán botellazos en una plaza de toros y están dispuestos a sacrificar a un niño”.

Sobre la corrupción, Cospedal ha seguido la línea del perdón del Gobierno y el PP de las últimas semanas para decir "tardamos en reaccionar en algunos casos. No fuimos lo ágiles que la sociedad demandaba", reconocer errores y recordar que ya pidieron disculpas por estos casos.

“Admitimos esos errores, pedimos perdón a la sociedad, hacemos propósito de enmienda y aprobamos la mayor batería de medidas anticorrupción de la democracia”, ha añadido, con la idea de diferenciar el comportamiento global del PP con el de los implicados y con mención siempre en pasado. Luego ha pedido respeto a la presunción de inocencia y ha terminado homenajeando a Rita Barberá.

La número dos del PP ha hecho el balance de su gestión con la idea de que “el partido ayudó al Gobierno a buscar una salida”.

“Asumimos solidariamente el desgaste político de defender en soledad y sin ayuda de nadie las medidas más impopulares y duras que un Gobierno ha tenido que tomar. Medidas casi heréticas de nuestros principios que suponían o salvar la sociedad del bienestar o la quiebra de nuestro país”, ha dicho.

Cospedal ha hecho un recorrido a algunas duras medidas adoptadas por el Gobierno de Rajoy desde diciembre de 2011, para explicar que en todo caso el PP “hizo pedagogía del sacrificio”. “Volvimos con la cara partida”, ha resumido para explicar a los compromisarios las dificultades que ha tenido desde la secretaría general.

También ha reivindicado la unidad con la que comparece su partido al congreso, en contraposición a la de otros, referencia implícita al PSOE y, sobre todo, a Podemos. “Han querido noquearnos, pero no lo han conseguido tendernos en el ring. Para desgracia de algunos nosotros nos llevamos bien, y el proyecto es más importante que los nombres propios o personalismos”, ha concluido.

Más información