Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

Fernando Martínez-Maillo, el coordinador de facto

Rajoy le encomendó coordinar la negociación del pacto de investidura con Ciudadanos

Ver fotogalería
Mariano Rajoy (i) y Fernando Martínez-Maillo

Fernando Martínez-Maillo (Zamora, 1969) se ha convertido en el coordinador en la sombra del PP. Llegó a la cúpula del partido en junio de 2015, cuando Mariano Rajoy nombró a cuatro nuevos vicesecretarios para lanzar un mensaje de renovación, con caras más jóvenes y televisivas (los otros son Pablo Casado, Javier Maroto, Andrea Levy) pensando ya en la futura campaña electoral.

Se le incluyó en el “nuevo PP”, pero Maillo no era un recién llegado. En el año 2000, con José María Aznar de presidente del Gobierno, entró como diputado en el Congreso sustituyendo a José Folgado, que acababa de ser nombrado secretario de Estado. Fue presidente de la Diputación de Zamora entre 2003 y 2015, cargo que compatibilizó con el de alcalde de su pueblo de origen, Casaseca de las Chanas (400 habitantes). Abogado de formación, su hermano, Zacarías, es portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Majadahonda (Madrid).

Maillo sustituyó en 2015 a Carlos Floriano como vicesecretario de Organización y desde entonces ha ido ganando protagonismo y asumiendo cada vez más tareas en la gestión del partido. En el organigrama es el número tres. En la práctica, le ha tocado hacer de número dos en más de una ocasión. Por ejemplo, de apagafuegos en las disputas internas motivadas por el retraso en los congresos regionales y provinciales del partido.

Fue a Martínez-Maillo a quien Rajoy encomendó coordinar la negociación del pacto de investidura con Ciudadanos el pasado verano. Y quien tuvo que transmitirle a Rita Barberá que o se daba de baja voluntariamente en el PP o el comité de derechos y garantías la expulsaría en plena tormenta por los casos de corrupción en Valencia. En esa negociación con la exalcaldesa, dos meses antes de su fallecimiento en Madrid, también participó Dolores de Cospedal.

Finalmente, Rajoy le encargó la ponencia más delicada del congreso, la de política y estatutos, que recibió más de 1.300 enmiendas. Tras semanas de negociación ha logrado llegar a un acuerdo sobre el 80% de ellas, según el PP.

Más información