Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La candidata a regir la Universidad Rey Juan Carlos copia el programa de otro aspirante anterior

La propuesta de Rosa Berganza incluye 130 párrafos calcados de la de David Ríos, candidato en 2013 en el campus

La candidata a rectora, Rosa Berganza.

Rosa Berganza presentó su candidatura a rectora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URC) cuando quedaban pocas horas para que expirase el plazo. Se define como la apuesta "alternativa" —frente al oficialista Javier Ramos— y dice que ha tomado “de forma personal” la decisión de optar a dirigir un campus que en los últimos cuatro meses está en el candelero por la docena plagios de su rector Fernando Suárez a una veintena de autores. Berganza asegura que la situación que vive el campus madrileño es “insostenible” y promete que su primera medida será “una comisión de ética” que revise desde dentro de la URJC los trabajos del rector.

El programa de Berganza, antes profesora en la Carlos III, sin embargo, tampoco es original. La candidata ha copiado su apuesta electoral de la de David Ríos, tres veces más extensa, que perdió las elecciones contra Suárez en 2013. El programa de Berganza se compone de 30 páginas —más la carta de presentación y su currículum—  en las que 130 de los 208 párrafos calcan total o parcialmente la propuesta anterior, según ha podido comprobar este diario. También aparecen epígrafes nuevos como uno dedicado a la enseñanza inclusiva, otro al asociacionismo estudiantil o un "Código de buenas prácticas" de obligado cumplimiento por el nuevo equipo de gobierno.

Berganza, licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, sostiene que su candidatura “no nace del grupo de David Ríos”, aunque admite que parte del entorno del excandidato trabajan con ella. Afirma que Ríos le hizo llegar una carta “diciendo que podía disponer de su material electoral de la forma que me conviniera para elaborar el programa”, aunque no han hablado en persona. Y añade que ha ocurrido igual con excandidatos de otras tres universidades, dos madrileñas y otra de fuera de esa comunidad, que también han puesto sus programas a disposición. “Es una práctica habitual”, sostiene. Tras la publicación de esta noticia, el propio Ríos se ha puesto en contacto con este periódico para ratificar la autorización: "Me parece bien que no haya usado porque el diagnóstico que hacía ese programa es el adecuado y también las soluciones que propone", ha dicho.

Berganza defiende que la situación “no es comparable” con los plagios del rector, porque su programa electoral “no es un libro, no tiene copyright ni afán de lucro. No es un trabajo científico ni una publicación”. “He cogido ideas para enriquecerlas”, señala y añade que su programa electoral es "abierto" y que lo van modificando con las aportaciones que están recibiendo durante las visitas a los campus. Asegura que el modelo de universidad que defendía el candidato Ríos “es muy cercano” al suyo y que el catedrático es un “referente en cuanto a espíritu crítico”. “Soy una candidata crítica y el único candidato crítico que se ha presentado hasta ahora como alternativa al sistema en la Rey Juan Carlos ha sido David Ríos, que fue perseguido y se tuvo que marchar porque no soportaba el hecho de que a él no le podían tocar, porque era catedrático, pero sí podían perseguir a su equipo [no funcionario]”.

Ríos, que actualmente trabaja en el CSIC, pidió una excedencia, según distintas fuentes, tras “la persecución” a la que fue sometido por intentar optar a rector. Hasta 11 miembros del equipo de Ríos fueron despedidos en 2012 después de que él denunciara ante un tribunal que el rector en esos momentos, el actual magistrado del Constitucional Pedro González- Trevijano, optaba de forma irregular a un tercer mandato. Un año después Suárez, mando derecha de González Trevijano, fue imputado por amenazas a Ríos ("si pudiera me lo cargaba") en unas grabaciones que destapó El Mundo. Pese al escándalo, ganó las elecciones con el 64% de los votos.

La catedrática de Comunicación desde 2009 añade que “cada minuto que pasa” tiene más seguidores de “mucha gente que percibía que se necesitaba limpiar el nombre de la universidad”. No le da miedo presentarse, pues tiene su plaza consolidada, pero si le preocupa el devenir de quienes la apoyan sin puesto fijo.

Berganza compite por el puesto de rector con Javier Ramos, exdecano de Telecomunicaciones, que incumplió la ley de incompatibilidades y dirigió una empresa tecnológica cuatro años siendo funcionario. El candidato oficialista cuenta con el respaldo de Suárez, que aseguró a este diario que el ingeniero hizo una "consulta verbal" para estar en los dos trabajos. La ley, según cinco expertos consultados, no lo permite. Debe ser Presidencia y por escrito quien lo autorice.

El resultado de la carrera electoral es imprevisible. Lo que nadie duda es que Suárez, pese a los plagios a sus espaldas, hubiese ganado de volver a presentarse.

Más información