Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pederasta buscado por tres países que vivía en Alicante

Mark Frost, de 70 años y profesor, se había cambiado el nombre antes de trasladarse a Santa Pola

La Guardia Civil traslada a Mark Frost tras su detención. Guardia Civil

Mark Frost, un pederasta confeso buscado por tres países y vecino de Santa Pola (Alicante), era antes Andrew John Tracey. Una identidad que dejó atrás al buscar refugio en la Península, después de que las fuerzas de seguridad de Inglaterra, Tailandia y Países Bajos estrecharan el cerco sobre él. Creía que, con ese cambio de nombre, eludiría a la Justicia. Pero no le valió de nada. En marzo de 2016 era detenido por la Guardia Civil en el municipio español. En abril de ese mismo año fue extraditado a Reino Unido, donde admitió haber abusado sexualmente de más de 30 niños. Y ahora, la NCA (Agencia Nacional del Crimen) británica, ha lanzado un aviso para buscar a más víctimas de este delincuente, que ejerció como profesor en Inglaterra entre los años 70 y 90.

"Sospechamos que podría haber muchas más víctimas de Frost. Tanto hombres como mujeres que nunca han denunciado o le han hablado a nadie de lo que les sucedió", relata Andy Brennan, de la NCA. El pederasta confeso fue detenido en 2013 por la policía tailandesa después de que un chico denunciara que había abusado de él. Pero, quedó en libertad bajo fianza y huyó del país asiático antes de ser procesado. Entonces, regresó a Reino Unido, donde los agentes no pudieron arrestado porque no existía ninguna orden de captura internacional contra él.

Ante la imposibilidad de actuar contra él, Frost volvió a desaparecer. Pero las investigaciones dan un giro drástico en noviembre de 2015. Durante una operación contra un agresor sexual en los Países Bajos, la policía holandesa encuentra en un ordenador numerosas imágenes y chats donde aparecía el británico abusando de 15 niños. La NCA recibe esa información, localiza en Alicante al pederasta y emite una orden de busca y captura internacional. Finalmente, la Guardia Civil lo detiene en marzo del pasado año.

Frost, en una imagen reciente y en otra de 1998. NCA

Inglaterra lo procesó a mediados de 2016 por abusar sexualmente de menores de Reino Unido y Tailandia. Y el propio Frost, de 70 años, admitió los delitos. "Ejerció durante años como profesor de inglés en un colegio del Reino Unido. Se le acusa de violar a varios menores en el almacén de la escuela, así como de su propio hijo adoptivo", relata la Guardia Civil, que subraya que el pederasta también fue miembro de los scouts y que trató de adoptar a otro chico en 1986, aunque se le negó la petición. "En las imágenes, que él mismo grababa, se mostraba haciendo el símbolo del corazón con sus manos mientras abusaba de los niños", añade el instituto armado.

"Esta ha sido una investigación larga y compleja sobre un prolífico delincuente sexual infantil, que durante muchos años creyó que podía abusar de los niños y evadir la aplicación de la ley. El peso de las pruebas reunidas fue tal que Frost se declaró culpable de más de 40 cargos", ha añadido la NCA. "Durante muchos años, Frost eha abusado de jóvenes para su propia satisfacción sexual. Sus delitos han causado graves daños psicológicos a todos esos niños", relata Ruona Iguyovwe, fiscal de la causa. Sus víctimas tenían entre 10 y 15 años.

Más información