Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias: “Habla mal de nuestra democracia que se juzgue a alguien por poner urnas”

Los partidos políticos reaccionan al juicio a Artur Mas por el referéndum del 9-N

Ampliar foto
El expresident Artur Mas y el actual president, Carles Puigdemont. AFP

El juicio contra el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, la vicepresidenta Joana Ortega y la exconsejera Irene Rigau, por la celebración de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014 a pesar de la prohibición del Tribunal Constitucional ha provocado múltiples reacciones de todos los líderes políticos de España.

"Habla mal de nuestra democracia que se juzgue a alguien por poner urnas, mientras el nivel de impunidad de la corrupción es escandaloso", ha tuiteado Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, que también ha defendido la necesidad de convocar un referéndum en el que los catalanes decidan durante una entrevista en RNE. "Cuando frente a las urnas la respuesta son tribunales o precintos, es que hace falta 1 revolución democrática", ha coincidido Íñigo Errejón, su número dos y rival interno.

Con argumentos parecidos se ha expresado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha considerado que votar no puede ser un delito en un país democrático, y ha recordado que ella participó en la consulta del 9N: "Yo también me acuso", ha escrito en sus redes sociales. "Poner urnas no puede ser delito en un estado democrático". Más tarde, en una rueda de prensa, ha aseverado: "Ante planteamientos democráticos legítimos como algo tan sencillo como poner urnas y consultas a la ciudadanía con un referéndum, hay que dar una respuesta política y democrática". Y ha añadido: "Es lamentable que nos volvamos a encontrar en un episodio más de judicalización y de demostración de la mala calidad democrática del Estado", al que ha exigido "operaciones de diálogo reales, no sólo formales".

En la misma línea se ha expresado Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, durante una entrevista en Onda Vasca. "No da la imagen de un Estado democrático moderno y europeo llevar al banquillo de la acusación a unas personas que lo único que han hecho, como responsables políticos, es poner una consulta no vinculante a la ciudadanía, sabiendo que había una mayoría en el Parlament que así lo demandaba y una mayoría en la calle que también quería ser consultada, más allá de las opciones que luego tomaría a la hora de ir a las urnas", ha dicho sobre el juicio. "Esto no debería ser sancionable en un Estado democrático", ha seguido. "Cuando se habla de diálogo y de buscar soluciones, va mucho más allá de que la vicepresidenta [Soraya Sáenz de Santamaría] ponga un despacho en Barcelona. Se trata de ofrecer y hablar de cosas concretas".

Críticas de Ciudadanos

En Ciudadanos, el partido que lidera la oposición al independentismo en Cataluña, también se ha seguido al minuto el juicio.

"Es muy triste que en un país democrático los dirigentes políticos sean juzgados por prevaricación y por saltarse las reglas e incumplir las leyes", ha criticado Albert Rivera durante una entrevista en TVE. "Es una gran cortina de humo", ha resaltado. "El partido del 3%, de las mordidas, que tiene a media cúpula imputada, y a su fundador, Jordi Pujol, busca esta cortina de humo", ha argumentado. "No hay que entrar al trapo. ¿Cómo no le va a caer el peso de la ley a un dirigente político? El partido del 3% no puede quedar impune. No vamos a permitir que el señor Mas se arrogue la representación de Cataluña".

En la misma línea se ha expresado Inés Arrimadas, líder de la oposición en el Parlament y portavoz nacional de Ciudadanos, tras la reunión del Comité Permanente de su partido.

"No se va a juzgar a nadie por sus ideas, sino por saltarse las leyes democráticas", ha recalcado Arrimadas. "Pediría al señor Puigdemont que se dedique a tener un proyecto para Cataluña y no a hacer escenificaciones sobre algo que saben que no tiene futuro", ha seguido. "Son los últimos coletazos de un ciclo que empezó en 2010 y que espero que acabe en 2017 con una nueva convocatoria electoral que nos permita recuperar un Gobierno de Cataluña con las manos limpias y un proyecto".

La portavoz también ha criticado que Meritxell Borràs, consejera de Gobernación catalana, haya "animado" a los funcionarios a no trabajar durante la jornada para mostrar así su rechazo al juicio por el 9-N.

“Los funcionarios deben ejercer su labor con libertad", ha subrayado. "En el siglo XXI, si te llamas Mas, Rigau, García o Pérez, tienes que ser igual ante la justicia y cumplir las leyes. No podemos esperar nada más del Gobierno de la Generalitat que no sea el enfrentamiento con el resto de España, saltarse las leyes y hacer escenificaciones. Necesitamos recuperar el sentido común”.

Oposición al PP

Los grupos políticos de oposición al PP en Galicia han criticado el juicio al expresidente de la Generalitat. El histórico dirigente nacionalista y cofundador de En Marea, Xosé Manuel Beiras, ha tildado de "ilegítimo, violento y fascista" a un Estado "que procesa a quien practica la democracia convocando un referendo mientras protege a quien saquea y agrede al común ciudadano". Beiras se ha pronunciado sobre el enjuiciamiento a Mas a través de su cuenta de Twitter con este mensaje que ha acompañado de la etiqueta #9NSomTots que han utilizado también otros representantes de En Marea.

El BNG ha censurado en similares términos el juicio al expresidente catalán ejercido por el "autoritarismo dictatorial" de un régimen "agotado" que muestra su "incapacidad de aceptar el derecho de los pueblos a decidir". La líder de la formación nacionalista, Ana Pontón, expresó esta mañana durante una intervención en el Parlamento gallego el "apoyo y solidaridad" de su grupo a Mas, Joana Ortega e Irene Rigau tras destacar que "hoy es "un día vergonzoso para quienes defendemos la democracia".

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xaquín Fernández Leiceaga, ha atribuido el juicio al "déficit de gestión política ante el desafío catalán", un hecho por el que ha mostrado su preocupación. Leiceaga ha pedido "garantías de que los procesos judiciales se den en las mejores condiciones posibles".

Más información