Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Errejón responde al plebiscito de Iglesias pidiendo el voto para el “tándem”

El líder pide un Podemos que "no engañe" y que "no se parezca a los partidos viejos"

Íñigo Errejón, durante el primer acto de campaña de su candidatura para Podemos en Madrid. J. Villanueva EL PAÍS | ATLAS

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han lanzado este sábado su carrera por el control de Podemos. El líder y su número dos han presentado a sus equipos para la dirección del partido en sendos actos de campaña celebrados a solo 350 metros de distancia, y que se han solapado en el tiempo. Iglesias, en la Fundación Diario Madrid, ante unos 200 simpatizantes, y Errejón, en el Cine Palafox, reuniendo a en torno a 800. El portavoz parlamentario ha sorprendido con una imagen de campaña que trata de responder al plebiscito que ha planteado Iglesias, que sostiene que el congreso dirime el liderazgo de Podemos entre él y Errejón. El número dos se ha presentado delante de un cartel con una fotografía suya abrazado al líder. El mensaje era claro: "No hay que obligar a elegir". "Yo os pido el voto para Pablo Iglesias como secretario general, y el voto para los documentos y la lista de Recuperar la ilusión", ha asegurado Errejón.

El número dos de Podemos defiende el "tándem" con Iglesias. "Mi secretario general es Pablo [Iglesias] y lleva siéndolo desde que construimos Podemos". "He visto a Pablo [Iglesias] hacer cosas extraordinarias. Nuestra militancia y nuestras bases no quieren elegir", ha insistido. "Vota equipo Íñigo y vota Pablo Iglesias" es el lema de su campaña, lanzada en las redes sociales este sábado. Errejón confronta con Iglesias con una lista a la dirección y documentos diferenciados, en una candidatura bautizada como "Recuperar la ilusión", pero no se postula como secretario general. No obstante, Iglesias sostiene que dimitirá si pierde su lista, lo que aboca al partido a un escenario incierto si ganara la candidatura de Errejón en el congreso del próximo fin de semana.

El complejo sistema del congreso de Podemos, que separa el liderazgo del equipo, posibilita la extraña competición: Errejón confronta con Iglesias para ganar el control del partido y decidir el rumbo, pero al mismo tiempo le defiende como líder y pide el voto para él. El número dos ha protagonizado este sábado un acto, en todo caso, centrado en gran parte en su figura. No es un candidato alternativo al secretario general, porque no se presenta, pero la escenificación es la de como si lo fuera.

La utilización de la imagen de Iglesias en la campaña de Errejón ha soliviantado a los pablistas. El más duro ha sido Juan Carlos Monedero, quien se está caracterizando por representar la oposición más bronca a Errejón. "Podemos no debiera jugar a la mentira. Si gana Errejón es contra el proyecto de Pablo Iglesias. El auténtico, no el de cartón", ha escrito en su cuenta de Twitter el cofundador del partido, afín a Iglesias. Y el secretario de Organización, Pablo Echenique, ha acusado el portavoz parlamentario directamente de mentir. "Lo que ha planteado Íñigo Errejón en el pistoletazo de salida de su campaña es mentira", ha escrito en un mensaje en su cuenta de Telegram. Es "sencillamente falso", sostiene, que sea posible un resultado en el que Pablo Iglesias siga liderando Podemos con el equipo y el proyecto de una candidatura que no es la suya, porque dimitirá si así sucede. "Votar al equipo de Íñigo y a sus documentos (algo muy respetable y muy legítimo) significa apostar por que Pablo deje de liderar Podemos".

El propio líder ha mostrado su malestar por la campaña de su número dos, que considera engañosa, porque no se postula a liderar Podemos pero sí confronta con su lista y ponencias. "A los compañeros que dicen: queremos un Podemos contigo, Pablo, pero sin tus ideas, y sin tu equipo... Compañeros, digamos la verdad, no pasa nada por elegir en política, elegirán los inscritos, y se les han planteado dos modelos muy distintos, pero nosotros no podemos engañar a la gente, tenemos que decir la verdad". Iglesias ha confrontado con Errejón, de quien ha sugerido que le preocupa más la táctica. "Esa es la clave de Podemos, no estrategias sociales en un laboratorio, sino decir la verdad'.

El secretario general ha utilizado, por otra parte, el que es uno de los lemas principales del portavoz parlamentario, la transversalidad, para reivindicar que esta "no significa parecerse a los partidos de siempre, a los políticos de siempre". "Necesitamos un Podemos transversal que se parezca a las gentes de nuestro país y que no se parezca a los políticos viejos, a los partidos viejos de nuestro país", ha pedido. Iglesias viene contraponiendo su modelo de partido con el de Errejón, al que ha acusado de forma velada de pretender hacer de Podemos "un nuevo PSOE", de ahí la alusión a los partidos viejos.

Iglesias ha puesto en valor lo diverso de los 62 miembros de su lista a la dirección, entre los que hay "luchadores antifranquistas", así como sindicalistas, guardias civiles o militares. En su lista, además de sus colaboradores más cercanos, como su jefa de gabinete, Irene Montero, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, se integran los fichajes de Podemos para las pasadas elecciones generales, como el exJEMAD Julio Rodríguez, el sindicalista del SAT Diego Cañamero o el exportavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, José Antonio Delgado.

"Sin este equipo no soy nadie", ha proclamado Iglesias. El líder quiere poner en valor su lista porque esa es la votación determinante del congreso, ya que no tiene ningún rival de peso en la secretaría general. Necesita poner todo el foco en el equipo para que sea votado y no perder el control del partido.

La escenografía de ambos actos ha contrastado. El líder ha elegido un formato más modesto, en una sala más pequeña, y el portavoz parlamentario la sala de un cine, en la que ha sido entrevistado en un sofá chester mientras su imagen se proyectaba a pantalla completa. Aunque en ambos casos los asistentes han coreado el lema de "¡Sí se puede!", cada uno de ellos ha utilizado su propio símbolo: del puño o la mano abierta, en el caso de los simpatizantes de Iglesias, y con la uve de victoria, en el caso de los de Errejón.

Los reproches se han cruzado entre ambas candidaturas. En la de Iglesias, el diputado Manolo Monereo ha alertado de que se quiere "acabar con el secretario general de Podemos", aunque no se ha referido directamente a la candidatura de Errejón. En el equipo de Iglesias se ha insistido en el plebiscito sobre el liderazgo. "Estamos eligiendo quién va a liderar Podemos. Al frente solo pueden estar los que estén dispuestos a llegar hasta el final", ha expresado el diputado Juanma del Olmo. La jefa de gabinete de Iglesias, Irene Montero, ha cargado contra la supuesta normalización de Podemos que pretende Errejón: "Podemos no puede ser una fuerza a la que le guste más estar en la moqueta del Parlamento que en las movilizaciones".

"Aquí hay 62 militantes, ningún burócrata", le ha replicado el asesor del secretario político, Daniel Iraberri, en el acto del número dos. Las bases de Podemos comienzan hoy, hasta el día 11, a votar de forma telemática al secretario general, la lista a la dirección, y los cuatro documentos: político, organizativo, ético y de igualdad. Errejón ha terminado llamando a sus compañeros a no embarrar el debate: "El adversario está fuera", les ha recordado.