Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España también tiene noticias falsas

Páginas webs propagan noticias falsas a través de redes sociales y consiguen cientos de miles de visitas

Las noticias falsas se viralizan en Facebook.  LUIS SEVILLANO ARRIBAS.
Las noticias falsas se viralizan en Facebook. / LUIS SEVILLANO ARRIBAS.

Cientos de miles de españoles han leído que Albert Rivera quiere recuperar la mili para ninis, que el PP no quiere obreros en la universidad o que Podemos pretende prohibir las procesiones para no ofender a los musulmanes. Las tres noticias tienen dos cosas en común: tuvieron un enorme éxito en Facebook y son falsas.

Con la elección de Donald Trump, las noticias falsas y la bautizada posverdad han generado un intenso debate en Estados Unidos. Parecía hasta ahora algo específicamente norteamericano. Pero han aparecido casos en Alemania, Italia y Brasil. España no es una excepción.

La página que inventó la noticia de Rivera y la mili nini es presuntamente de humor, cerebrother.es. El titular es sin embargo el que más impacto tuvo en 2016 sobre “Albert Rivera” en Facebook: generó 269.000 interacciones, según datos de Buzzsumo, una herramienta que mide el contenido más compartido en internet. En Ciudadanos no recuerdan haber visto esta información, la más importante para su líder en Facebook. Adrián Lus Valsera es el administrador de la página, que ahora ha cambiado a cerebrother.com. Esta es su forma de trabajar: “Hago un titular inverosímil pero que podría ser. Luego damos datos para que quien lo lea tenga dudas y al final metemos giros locos. Mucha gente lo comparte sin entrar”, dice. Lus Valsera juega con “la confusión” entre humor y algo que pudiera ser cierto: “Si se lo creen es problema de ellos”, dice. Aunque admite que hay público más proclive: “Mi madre tiene 40 amigos en Facebook y si su sobrino comparte algo así va a creérselo”.

España también tiene noticias falsas

Las noticias falsas no son siempre completamente falsas. Hay de tres tipos: historias inventadas, historias con un germen de verdad envuelto en mentiras e historias súper partidistas.

Mediterráneo Digital publicó que Podemos pretende prohibir las procesiones para no ofender a los musulmanes y obtuvo 120.000 interacciones en Facebook. La fuente era un tuit de una cuenta de Twitter presuntamente vinculada a Podemos que ya no existe.

Este medio también publicó que “Rumanos, ecuatorianos y marroquíes se comen siete de cada 10 euros de nuestra sanidad pública”. Provocó 90.000 interacciones en Facebook. La noticia empieza con una rara promesa de fiabilidad: “Según un informe confidencial de Tribunal de Cuentas al que ha tenido acceso, en exclusiva, Mediterráneo Digital”. En el mismo texto se reconoce que esos 7 de cada 10 euros son del presunto dinero destinado a inmigrantes, no de toda la sanidad pública española. El público de Mediterráneo es anti establishment, un nicho creciente en otros países: “Vamos a un lector que no se siente identificado con ningún partido”, dice Sánchez Agulló, director y único empleado a tiempo completo del medio.

Esa exageración engañosa en el titular es un elemento básico para la viralidad: “El 50% de nuestro éxito son los titulares”, explica Sánchez Agulló. Quizá la pieza de mayor éxito de Mediterráneo Digital fue esta: “Jordi Pujol 'amenaza' al Estado: si va a la cárcel, publicará un dossier que hará caer la democracia”. Tuvo 629.000 interacciones en Facebook. El texto era calcado de otro medio, mil21.es, cuyo lema es “El valor de las fuentes confidenciales”. El mayor éxito reciente de mil21.es fue en diciembre de 2015: “El Corte Inglés, investigado por presunto suministro de uniformes al Estado Islámico”.

La noticia con las siglas “PP” en el titular que tuvo más interacciones en Facebook en 2016 fue “El PP no quiere obreros en la Universidad”. La web que la publicó, ladyblues.over-blog.es, ofrece tras clicar solo dos líneas que repiten el titular. Es más una consigna que una noticia. En Facebook gustó o se compartió 156.000 veces. La única descripción de los autores del blog en la página es “blogueros rebeldes”. Esta noticia del PP fue el segundo gran hit de 2016 en este blog. Su pieza más compartida en 2016 es otra falsa: “El arzobispo de Toledo recuerda que zurdos y pelirrojos son criaturas de Satán”. El éxito fue espectacular: 539.000 interacciones.

España también tiene noticias falsas

Para entender la magnitud de esas cifras, entre todo lo publicado en el último mes por los cinco medios españoles con más tráfico, hay solo tres noticias con 100.000 interacciones y apenas una quincena por encima de 50.000.

El negocio de las mentiras

En español, el negocio de las noticias falsas no es el de dos ex camareros jóvenes en un sofá en Long Beach (California) o en Macedonia que imaginan qué exageración política aleatoria generará más tráfico. En España pocas webs apuestan sólo por noticias políticas para generar tráfico y las que lo hacen aspiran a crear una comunidad ideológica que tenga al medio de referencia. Con noticias de temas más universales pueden perseguir el tráfico también en América Latina.

Las noticias políticas son divisivas. Incitan a la mitad de los lectores: los que están a favor o en contra del titular. La viralidad total está en historias humanas: “Pierde el miembro por intentar violar a una chica que llevaba el «condón-trampa»”. El condón es un prototipo con púas que las mujeres se pondrían en la vagina cuando detectaran peligro, pero nunca se ha comercializado. Mediterráneo Digital tuvo 189 mil interacciones gracias a esta historia. Para Sánchez Agulló no tiene mayor importancia: “¿No era verdad? De todos modos me extrañó mucho, pero fíjate qué tontería que no lleva a nada. Pero eso viraliza”, dice.

Mediterráneo Digital no vive de noticias falsas, pero juega al límite. Su lema es “políticamente incorrecto”. Su último hit ha sido esta semana: “¿Por qué las feministas son más feas que las mujeres normales?” Lo tuitearon indignadas Inés Arrimadas o Ana Pastor. Sánchez Agulló lo celebraba: llevaba ya un millón de lecturas, dice: “Nos están poniendo a caldo, contaba con ello. El artículo no es ninguna tesis doctoral. Es una crítica al movimiento feminista, que nos parece una chorrada, pero busca un tono jocoso y la gente entra al trapo”. Ese es un concepto de éxito hoy.

España también tiene noticias falsas

Estos pequeños blogs están llenos de publicidad. Su negocio consiste en viralizar en Facebook, lograr visitas e ingresar con los incautos que clican los anuncios. Son webs descuidadas que no pretenden construir una audiencia. Publican virales de todo tipo: historias estereotipadas, sensacionalistas o buenas noticias. El objetivo es que la mecha prenda en Facebook.

Un buen mes en cerebrother.es suponía unos 4.000 euros. Trabajaban con tres empresas de publicidad: Adnow, Yuhuads y Adsen. La colocación de los báners y el tráfico móvil fueron dos claves de su éxito. Germán Moreno, de despiertavivimosenunamentira.com, dice haber tenido menos éxito. Hace dos meses que dejó su web para dedicarse a otra vinculada al comercio electrónico: “No hemos tenido tanto tráfico como para ganar dinero”, dice Moreno, aunque ha tenido grandes éxitos en Facebook. Un problema era la dedicación —”te absorbe demasiado tiempo”, dice—, y el otro, la verdad: “Había algún contenido que no era verdad porque buscábamos la viralidad. Y viralizaban pero éticamente tenía dudas. Te llegan críticas, pero no tuve problemas legales”, dice. Algunos de sus éxitos fueron: “Un marido crea 10 veces más estrés que los niños, según estudio” o “Los tribunales confirmaron que la vacuna Triple Viral (SRP) causa autismo”.

En Facebook tiene particular éxito una categoría especial: las “falsas buenas noticias”. La protección de los animales es quizá el mejor ejemplo. Noruega creó presuntamente en 2015 una policía de animales. Veterinarios.info calcó una información de un medio en español y cambió solo “España” por “Noruega”. Las fotos y los nombres de los ministros seguían siendo de Noruega. Pero dio igual. Facebook celebró la pieza de veterinarios.info con 270.000 compartidos.

La noticia de que “España multará con 30.000 euros a quien abandone un perro” recibió 468.000 interacciones, pero la información real era más débil: la ley era un borrador y afectaba solo a la Comunidad de Madrid. Otros buenas noticias inventadas son más desagradables: la noticia de que el mundo celebra la vacuna oficial contra la diabetes provocó en Facebook tres millones de interacciones. Pero la información es falsa.

Más información