Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera: “Hay demasiados indicios que ponen en jaque la financiación del PP”

Tras favorecer la investidura de Rajoy, Ciudadanos endurece su discurso

Albert Rivera, el lunes en la sede de Ciudadanos. Vídeo: entrevista en Onda Cero, este martes.

Tras favorecer la investidura de Mariano Rajoy, Albert Rivera intenta consolidar el proyecto de Ciudadanos aprovechando el juicio del caso Gürtel para endurecer su discurso contra el PP. El principal socio del Ejecutivo impulsará en febrero una comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del partido del Gobierno en la que no descarta pedir la comparecencia del presidente; forzará con Unidos Podemos que se indague cómo se gestionaron los 60.000 millones que costó el rescate bancario; y buscará el apoyo del PSOE para limitar los mandatos presidenciales y acabar con los aforamientos de diputados y senadores si el PP no cumple con el pacto de investidura que firmó en agosto con Ciudadanos. "Es un partido conservador e inmovilista", ha definido Rivera este martes a la formación mayoritaria en el Congreso.

"Hay demasiados indicios, desde documentos hasta esa caja b reconocida en varios documentos, a mordidas que puede haber de contratos públicos en la Gürtel y en diferentes partes de España, que yo creo que ponen en jaque a la financiación del partido que gobierna España", ha valorado el presidente de Ciudadanos durante una entrevista en Onda Cero. "Por eso, en sede parlamentaria, en sede política, hay que investigarlo", ha seguido. "¿Alguien se imagina que hubiera pruebas y evidencias con 50 y 60 millones de euros del tesorero del partido demócrata o republicano y que no le pidieran explicaciones en el Parlamento? ¿Alguien se imagina en Francia o en Alemania un escándalo de esta dimensión sin que en el Parlamento de turno hubiera una comisión de investigación?", se ha preguntado. "Pues creo que lo natural y lo lógico para ser un partido homologable a cualquier otra democracia es que se investigue en sede parlamentaria las responsabilidades políticas de la presunta financiación ilegal del PP", ha subrayado. "El problema es la procedencia del dinero. Todos los indicios conducen a pensar que provienen de mordidas, del bolsillo de los españoles. Le ha pasado a Convergencia con el 3%, al PSOE con otros casos o los ERE. Ha sido un modelo habitual en algunos partidos políticos".

El PP y Ciudadanos luchan por el mismo espacio electoral: como refleja el último sondeo de Metroscopia para EL PAÍS, cuando uno baja en las encuestas, el otro sube, y viceversa. Eso rodea de tensiones su relación en el Congreso, donde se piden apoyo mutuamente y al mismo tiempo buscan aliados alternativos para diferenciarse. Rajoy ha priorizado hasta ahora al PSOE, que con sus 85 diputados puede decidir mayorías, lo que no le proporcionan los 32 representantes de Rivera. Ciudadanos, al tiempo, amenaza al PP con acercarse al resto de partidos de la oposición para impulsar las iniciativas de su programa. Eso, finalmente, no ha evitado que las dos partes mantengan contactos fluidos y que vivan en una negociación constante.

Así, el PP y Ciudadanos mantendrán en las próximas horas una reunión para pactar un plan de choque contra el fracaso escolar; llevan semanas negociando la creación de un defensor del consumidor financiero y la división de la Comisión Nacional del Mercado de Valores; mantienen contactos sobre los detalles del nuevo bono social eléctrico; y siguen en intensas conversaciones sobre el decreto que arbitrará un mecanismo para evitar que los afectados por la sentencia de las cláusulas suelo tengan que acudir a los tribunales para recuperar su dinero.

Más información