Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Realpolitik en Arabia

Felipe VI regresa con los objetivos económicos cumplidos, pero condescendiendo con un país que patrocina la doctrina islámica más radical y aplasta los derechos humanos

El rey Felipe VI Y el gobernador de Riad, S.A.R. el Príncipe Faisal Bin Bandar Bin Abdulaziz Al-Saud.

La realpolitk y las prioridades económicas explican que el viaje oficial de Felipe VI a Arabia se haya resuelto sin el menor atisbo de reproche o censura al oscurantismo que ejerce el régimen saudí.

Hubiera sido de mala educación aludir a la vulneración enciclopédica de los derechos humanos o la masacre militar de Yemen, pero estas actitudes condescendientes o especulativas con los países que patrocinan el islamismo radical vacían de sentido y de credibilidad cualquier discurso aprensivo que pueda emprenderse luego sobre la amenaza global del terrorismo yihadista.

Arabia Saudí es una satrapía que condena a muerte a los homosexuales y degrada a las mujeres. Y es una monarquía que aplica la sharia en parecidos términos a cuanto hace el Estado islámico en su territorio volátil.

No iba a señalar Felipe VI semejantes aberraciones. Ni iba a referirse en sus discursos fraternales a la colonización de la doctrina wahabista. Una concepción del fundamentalismo que amalgama las leyes humanas con las divinas y que convierte a los imanes de ultramar en misioneros del terror.

No era el momento de mencionárselo a su majestad Salman. No ya por las buenas relaciones de las monarquías borbónica y saudí, sino porque la corte de empresarios que secundaba a Felipe VI anteponía los objetivos. Ninguno tan elocuente como la construcción del AVE de Medina a la Meca, ni de tanto valor coyuntural como la venta de cinco corbetas, más todavía cuando el contrato en cuestión tranquiliza la situación laboral 2.000 empleados en los astilleros que Navantia tiene en Ferrol y San Fernando.

Se han cumplido los presupuestos del viaje, pero resulta inquietante la naturalidad y hasta el entusiasmo con que pretende divulgarse el éxito de la misión diplomática. Se ha firmado, tengámoslo en cuenta, un pacto mefistofélico en Ryad. Y se le ha dado a Arabia Saudí la oportunidad de blanquearse en contacto con una democracia aseada. Y como si el petróleo saudí, tan fértil en la financiación explícita o implícita del islamismo radical, pretendiera transmutarse en agua bendita.

España actúa con sentido del pragmatismo. Y se abstrae de las cuestiones éticas o morales, entre otros motivos porque el contrato del AVE lo había querido firmar Sarkozy. Y porque casi todos los países occidentales, empezando por la ya difunta Administración Obama, ejercen la misma hipocresía, especialmente en tiempos de crisis económicas y de amnesia geoestratégica.

Felipe VI ha revalidado las buenas relaciones personales e institucionales que su padre había fomentado con la dinastía saudí. Arabia es una potencia petrolífera y un formidable aliado comercial, pero semejantes cualidades obligan a disimular la perversión de la doctrina yihadista.

Y no han cambiado las cosas, ni siquiera después de que España permanezca todavía hoy como el país europeo donde se ha producido el mayor atentado islamista de Europa.

Más información