Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de andaluces marchan en cuatro ciudades contra los recortes de la Junta en sanidad

Las manifestaciones en Sevilla, Granada, Málaga y Huelva protestan por los ajustes

Miles de manifestantes por la sanidad en Sevilla esta mañana.

Miles de personas se han manifestado este domingo en Sevilla, Granada, Málaga y Huelva para protestar contra los recortes de la Junta de Andalucía acometidos en su política sanitaria durante los últimos años. Toda la oposición política, incluido Ciudadanos —que permitió a los socialistas formar Gobierno—, apoya las movilizaciones para que aumente la inversión en sanidad, que desde 2010 ha caído un 11% y que en 2016 era la más baja del país con 1.007 euros por habitante, muy lejos de los 1.584 euros del País Vasco, según datos del Consejo Económico y Social (CES). Las organizaciones elevan la participación hasta las 55.000 personas en Granada, 30.000 en Málaga y 10.000 en Sevilla, cifras que la policía reduce a 5.000 en las dos últimas ciudades.

Desde 2010 hasta hoy, la inversión en sanidad de la Junta se ha reducido en un 11%, de los 9.739 millones en 2010 hasta los 8.751 millones gastados en 2016. Entre medias, el gasto anual en 2014 cayó hasta los 8.210 millones, según el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). La Junta ha resaltado hoy en un comunicado que su inversión en sanidad ha crecido un 13% en los últimos tres años y que en 2017 invertirá 9.304 millones.

"Estamos sin pediatra desde noviembre en el hospital de La Línea de la Concepción porque hacen contratos basura y nadie quiere ir. El dinero que vaya donde tiene que ir, que tenemos hasta ratones en los quirófanos. Hay un hospital nuevo construido y como hay que equiparlo, no se inaugura. Ya robaron una vez parte del equipamiento, y volverá a ocurrir". La enfermera Maite Mesa ha venido desde Tarifa para protestar porque en Cádiz no se ha convocado, critica.

Las manifestaciones que surgieron en Granada hace meses por la fusión hospitalaria —paralizada por la Junta— se han multiplicado hasta llegar esta mañana a cuatro capitales cuyos médicos, enfermeros y pacientes se han lanzado a la calle con gesto agrio. En Sevilla se han sumado a la plataforma vecinal que organiza la marcha representantes de todos los partidos de la oposición: PP, Podemos, Ciudadanos e IU.

"Granada nos hizo comprender que si no te mueves no existes, por eso estamos aquí. Tenemos una fusión encubierta aunque han dado marcha atrás formalmente. Le pedimos una reunión al consejero el pasado día 4 y seguimos esperando", critica José Baena presidente de la Coordinadora de Asociaciones Independientes de Sevilla (CAIS), convocante de la marcha.

"Las carencias son fundamentalmente en lo laboral, falta personal en todas las categorías y la atención es bastante peor que hace cuatro años. La calidad disminuye por los tiempos dedicados a los pacientes, las revisiones a consulta, la atención especializada y los estudios complementarios para análisis, ecografías, etcétera". Mauricio Moreno, médico en el centro de salud del Cachorro de Sevilla, resume cómo los recortes han afectado a los pacientes andaluces.

A unos metros de distancia otro médico, Rafael Jiménez, del centro de salud Montequinto en la capital andaluza, critica la gestión política de los recortes: "El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha tenido la desfachatez de decir que los recortes solo han afectado a los trabajadores y no a los usuarios. Somos testigos de unos recortes repugnantes. La Administración andaluza se ha apoltronado e institucionalizado en el poder. Nos han recortado el salario un 25% de media y los contratos de personal eventual se hacen de mes a mes y a veces por horas". Su compañero en el mismo centro, el doctor Cristian Fayos, añade: "Las ausencias no se cubren y los políticos siguen jugando a lo mismo. La asistencia debería ir por delante".

María del Carmen Ruiz Moreno ha venido desde Badolatosa (3.200 habitantes, Sevilla) para protestar porque su pueblo se quedó sin atención directa. "Quitaron el médico de nuestro pueblo y la ambulancia tarda en llegar. Han muerto un muchacho con un ataque de asma y otro señor de un infarto. Hemos ido a marchas y hemos venido a la sede central de la Consejería, pero no responde", censura.

Más información