Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mentiras y medias verdades del ministro Trillo sobre el Yak-42

El exministro de Defensa llegó a rechazar “rotundamente” que militares fueran enterrados sin identificar

Trillo, en su visita al lugar del accidente del Yak-42 en Trebisonda, en mayo de 2003.
Trillo, en su visita al lugar del accidente del Yak-42 en Trebisonda, en mayo de 2003.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recibido este martes en La Moncloa a las familias de las víctimas del accidente del Yak-42, en el que murieron 62 militares españoles que regresaban de una misión de Afganistán. Rajoy era vicepresidente cuando se produjo el siniestro (el 26 de mayo de 2003). El ministro de Defensa entoces era Federico Trillo, que cesó en enero al frente de la Embajada española en Londres tras conocerse el informe del Consejo de Estado que señalaba la responsabilidad del departamento que dirigía en la tragedia. Esto es lo que Trillo afirmó sobre el accidente y lo que ocurrió en realidad:

Trillo achaca el accidente de Turquía al mal tiempo (27 de mayo de 2003). Tan solo un día después de que el Yak-42 se estrellara, el entonces ministro de Defensa atribuyó la catástrofe, desde el lugar del siniestro, a las circunstancias meteorológicas.

→ Según el informe del Consejo de Estado desvelado por EL PAÍS el pasado 3 de enero, “el accidente pudo haberse evitado” si Defensa “hubiera cumplido con su deber de velar por las condiciones en que viajaban los soldados”.

Trillo, con el general Vicente Navarro, al mando de los trabajos de identificación de los militares.
Trillo, con el general Vicente Navarro, al mando de los trabajos de identificación de los militares.

Trillo asegura que el Yak-42 era el modelo más seguro (29 de mayo de 2003). El entonces ministro declaró en la cadena SER que el aparato ucraniano Yakolev 42 era el avión más seguro para la misión de transportar a los militares y afirmó que España no tenía más alternativas de transporte estratégico.

→ Un informe secreto del Centro de Inteligencia y Seguridad del Ejército (CISET), fechado el 28 de abril de 2003, casi un mes antes del accidente, advertía: “Se están corriendo altos riesgos al transportar personal en aviones de carga fletados en países de la antigua URSS, su mantenimiento es como mínimo muy dudoso”.

Trillo atribuye a la OTAN la responsabilidad en la contratación de vuelos militares (4 de junio de 2003). Según Federico Trillo, la NAMSA, la agencia de la OTAN encargada del abastecimiento y mantenimiento de los vuelos militares, debía certificar las buenas condiciones de los aparatos alquilados para el transporte de tropas españolas.

De acuerdo con el informe del Consejo de Estado, tal afirmación vulnera la legislación española, que obliga al Estado a comprobar e inspeccionar la actividad de sus contratistas, más aún en actividades de riesgo.

“Nosotros no hemos recibido sobre este tipo de aviones ningún tipo de queja” (8 de junio de 2003). Federico Trillo reiteró en el Congreso que su departamento no disponía de protestas “ni antes ni después [del accidente del Yakolev 42]. Y añadió: “Las que hemos recibido, las hemos recibido después”. Trillo volvería a insistir en este argumento meses más tarde: "No estábamos advertidos de las condiciones de los vuelos".

Trillo, en su comparecencia ante la comisión de Defensa del Congreso, el 10 de junio de 2003.
Trillo, en su comparecencia ante la comisión de Defensa del Congreso, el 10 de junio de 2003.

→  Además del informe secreto del CISET, casi un mes antes de que se produjera el accidente, otro informe de mayo del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) criticaba el transporte de las tropas militares españolas a Afganistán.

Trillo envía a las familias un informe que exonera a Defensa (25 de junio de 2003). El documento, elaborado por el despacho de abogados Martín Chico & Asociados, y que Defensa envió a los familiares de los 62 militares muertos, argumentaba que el Ministerio no tenía ninguna responsabilidad en el siniestro, que se debió a “un error temerario del piloto”.

→  El informe del Consejo de Estado desvelado por EL PAÍS responsabiliza al Ministerio de Defensa, entonces dirigido por Federico Trillo, del accidente del Yak-42.

Trillo: "El accidente sólo tiene una causa, que es el error humano" (31 de octubre de 2003). El exministro de Defensa afirmó que los familiares de los 62 militares muertos en el accidente del Yakolev 42 podían investigar adicionalmente lo ocurrido, aunque, “lamentablemente, desde el punto de vista de la producción del accidente” la causa era “el error humano, como ha quedado claramente establecido".

→  El informe del Consejo de Estado reconoce que la causa del accidente fue el agotamiento y el estrés de los pilotos, tras 22 horas de vuelo. Sin embargo, asegura que el Estado es patrimonialmente responsable, ya que el Ministerio tuvo indicios del riesgo que suponían estos vuelos y no actuó.

Trillo y el expresidente Aznar saludan a familiares de las víctimas del Yak-42 durante el funeral.
Trillo y el expresidente Aznar saludan a familiares de las víctimas del Yak-42 durante el funeral.

Trillo considera un agravio dar pensión a las parejas de hecho del Yak-42 (26 de noviembre de 2003). En el Senado, el exministro afirmó que conceder una pensión excepcional a las parejas de hecho de varios de los 62 militares fallecidos podía crear “un agravio comparativo” con otros, aunque se comprometió a meditarlo.

El Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero concedió la pensión de viudedad a las mujeres que eran pareja de hecho de militares fallecidos en el accidente del Yak-42.

Trillo rechaza "rotundamente" que militares del Yak-42 fueran enterrados sin identificar (2 de marzo de 2004). El político popular negó que 30 soldados hubieran sido enterrados o incinerados sin haberse acreditado de modo fiable su identidad.

Sin embargo, aceleró el funeral pese a las dudas sobre las identificaciones. La investigación desveló que 30 militares fueron enterrados sin identificar.

Trillo responsabiliza a los mandos militares (29 de junio de 2005). En la Comisión de Defensa del Congreso, Trillo atribuyó toda la responsabilidad del caso Yak-42 a los militares. En 2008, volvió a lanzar esta acusación.

El informe del Consejo de Estado señala la responsabilidad patrimonial del Ministerio de Defensa, que entonces dirigía Federico Trillo, en el accidente del Yak-42.