Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junio se perfila como el mes del congreso del PSOE

Los líderes territoriales afines a la gestora comparten ese calendario frente a los críticos, que reclaman que sea en abril

El congreso en el que el PSOE resolverá su liderazgo tiene muchas probabilidades de celebrarse en junio. Las primarias serían a finales de mayo o principios del mes siguiente. Esta es la preferencia de una decena de líderes territoriales consultados, incluidos varios presidentes autonómicos. El presidente de la gestora, Javier Fernández, mantiene conversaciones con los responsables de las federaciones para consensuar qué fecha aproximada eleva al comité federal del 14 de enero.

La propuesta del sector crítico con la dirección interina del PSOE de desarrollar en abril el 39º congreso del partido no tiene recorrido entre los responsables de las federaciones socialistas que ostentan mayor poder orgánico e institucional. El planteamiento que el miércoles pasado defendieron el balear Francesc Antich y el riojano Francisco Ocón antes de la reunión de la gestora se aproxima, en cambio, al calendario de las plataformas de militantes, que demandan la convocatoria inmediata de primarias para elegir al secretario general del PSOE y un congreso extraordinario en el que se apruebe la dirección socialista.

El sentir predominante en direcciones en sintonía con la gestora como las de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha es, sin entrar en fechas concretas, que las primarias sean en la segunda quincena de mayo. A las mismas conclusiones llegan en la Comunidad Valenciana y Aragón, con ejecutivas también cercanas a las posiciones de la gestora que preside Javier Fernández. “Antes no daría tiempo”, sentencia un cargo andaluz. Por esta razón se justifica la renuncia a la conferencia política y su sustitución por convenciones sectoriales.

“Lo importante no es que el congreso sea un mes más temprano o un mes más tarde, sino que nos sirva para lograr un partido unido y el relanzamiento de la socialdemocracia en España”, esgrime un presidente autonómico favorable a que el congreso sea en junio y crítico con Pedro Sánchez. De los siete presidentes regionales del PSOE, todos, salvo Francina Armengol (Baleares), llegaron al comité federal del 1 de octubre enfrentados a Pedro Sánchez.

El exsecretario general renunció tras no sacar adelante la votación para celebrar primarias tres semanas después. Los estatutos del PSOE no determinan con claridad los pasos a seguir en una situación semejante en lo alto del escalafón del partido. La regulación sí es minuciosa en los niveles inferiores (federaciones, provincias y agrupaciones locales).

Pros y contras de varias candidaturas

A falta de aspirantes que se hayan postulado formalmente para la secretaría general del PSOE, el presidente de la gestora no cree que termine habiendo una candidatura única al congreso del partido de antes de verano. El grado de animadversión entre los sectores en que hoy por hoy se divide el partido así lo indica.

Los defensores de una candidatura única plantean esa opción ante la fractura, argumentan, que el proceso puede ahondar aún más en el PSOE. Y razonan que un candidato de consenso permitiría ganar unas semanas en primavera que se dedicarían a la pacificación y reunificación del partido y a pulir el proyecto político socialista.

Frente a esta tesis están quienes avisan del riesgo de cerrar en falso el congreso si al final solo hay una candidatura. En ese supuesto, los militantes no se pronunciarían en unas primarias.

Una vez resueltas las primarias, el congreso tendría lugar un par de semanas después, lo que permitiría a su vez que las federaciones pudieran celebrar sus respectivos procesos congresuales antes de agosto, que es inhábil. “No podemos meternos en julio sin haber resuelto el liderazgo del PSOE”, asiente un responsable de Castilla-La Mancha. En la comunidad que gobierna Emiliano García-Page consideran que junio “es una buena referencia”, con las primarias a primeros de mes o en la última semana de mayo.

Los dirigentes más optimistas incluso confían en que daría tiempo a cerrar los congresos provinciales antes del parón forzoso del verano, tal y como marca el reglamento del PSOE. El comité regional de Extremadura respaldó en diciembre la propuesta del secretario general y presidente de la comunidad, Guillermo Fernández Vara, de celebrar el congreso federal, los regionales y provinciales en el primer semestre del año.

Secretarios generales críticos con la gestora advierten de que el calendario “sería muy apretado, y todo por no querer celebrar el congreso federal de forma inmediata”. Como ejemplo, a finales de noviembre la ejecutiva de La Rioja, que dirige César Luena, secretario de Organización con Sánchez, ya instaba a la gestora a que propusiera un calendario al comité federal para celebrar el congreso ante una “situación de interinidad” en el PSOE “que aconseja la normalización de sus estructuras cuanto antes”. Uno de los escasos puntos de encuentro entre los afines a la gestora y el sector crítico es la relevancia que otorgan a las elecciones autonómicas y municipales de 2019. De ahí que coincidan en que no debe quedar pendiente ningún proceso, entre ellos los locales, para el próximo año.

Los estatutos del PSOE establecen que el comité federal fijará la fecha y lugar de reunión del congreso federal por lo menos con 60 días de antelación. La reunión del día 14 del máximo órgano de decisión de los socialistas entre congresos fijará una fecha tentativa, pero no la definitiva del congreso. Eso corresponderá a otro comité federal extraordinario que se prevé para marzo o abril. Los críticos creen que el partido podría ahorrar tiempo y decidir en un único comité federal la fecha final del congreso y el resto de procesos internos. Mientras el comité federal no convoque formalmente el congreso, el censo de militantes permanecerá abierto. Antes de ese comité el PSOE debe aclarar su relación con el PSC, cuyos militantes participan en los procesos para elegir al secretario general del PSOE. No ocurre lo mismo en sentido contrario.

Más información