Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

900 personas con cáncer no reciben la radioterapia idónea cada año

Los médicos tienen dos opciones: tratar a los pacientes con otros dispositivos o enviarlos al extranjero.

Paciente en la sala de tratamiento de radioterapia del Instituto Catalán de Oncología. Ampliar foto
Paciente en la sala de tratamiento de radioterapia del Instituto Catalán de Oncología.

La falta de una máquina de radioterapia con protones impide que unos 900 enfermos de cáncer en España reciban el tratamiento más adecuado, según las conclusiones del Workshop Español de Protonterapia que tuvo lugar antes de Navidades en Madrid. La cifra se obtiene de calcular que son candidatos a este tratamiento el 0,5% de los pacientes con cáncer, que son unos 200.000.

El presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), Pedro Lara, que participó en ese encuentro, indica que esta técnica es la idónea para tratar a pacientes pediátricos y geriátricos, ya que tiene menos efectos adversos porque la radiación, que se administra con una partícula mucho más pesada, se puede dirigir mucho mejor y detenerla justo en el punto en que se quiere aplicar. Con ello se restringe la zona afectada.

A falta del equipamiento adecuado, los médicos tienen dos opciones: tratarlos con otros dispositivos —de fotones, por ejemplo— o enviar a los pacientes al extranjero. Los destinos elegidos suelen ser Alemania, Suiza y Alemania, aunque hay máquinas de este tipo en más países de Europa, como la República Checa. Ahí fue donde acudió desde Málaga, por ejemplo, el niño Ashya King, afectado de un tumor cerebral, que se hizo famoso en 2014 porque sus padres lo sacaron sin permiso de Reino Unido precisamente porque no le proporcionaban ese tratamiento.

200.000 euros 

El problema es que “el gran coste que tiene impide que podamos mandar a todos lo que necesitan. Son unos 200.000 euros por paciente”, afirma el radioterapeuta.

Aunque la petición no es nueva, el coste del aparato —unos 30 millones para una máquina que dura unos 15 años— ha impedido hasta ahora que la sanidad pública adquiera uno. Y, menos aún, los cinco que la SEOR calcula que se necesitan. En el mundo hay solamente en la actualidad 58 equipos de protonterapia, que han tratado a unos 130.000 pacientes, según indica la empresa Quironsalud. Pero se prevé una demanda creciente, y que en 2020 habrá ya en el mundo 125 instalaciones de este tipo.

La situación se va a mantener así en España hasta, al menos, 2019. El martes pasado, el grupo privado Quironsalud anunció que iba a adquirir uno de estos equipos para uno de sus centros en Madrid, que estará operativo en tres años.

Fe de errores

En l apieza original se mencionaba a Pedro Lara como radiologo; en verdad es radioterapeuta, como figura ahora

Más información