Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos expulsa a Juan Manuel Brito, vicepresidente del Cabildo grancanario

La formación aduce que el consejero no ha rendido cuentas y se ha alejado de la disciplina del partido

Juan Manuel Brito, vicepresidente segundo del Cabildo de Gran Canaria, este jueves.

La división existente en Podemos Canarias no descansa en Navidad. El pasado 28 de diciembre, la Comisión de Garantías Estatal comunicó a Juan Manuel Brito, consejero de Podemos y vicepresidente segundo del Cabildo de Gran Canaria, la expulsión en primera instancia del partido. En una resolución de 14 páginas reúne hasta ocho argumentos para justificar su expulsión del partido. Aduce una desviación de Brito con respecto a la política de Podemos. En resumen, el consejero "se habría venido conduciendo como si los órganos de Podemos a nivel autonómico, insular y municipal no existiesen, o nada tuviesen que ver con él". Brito, sin embargo, indica que esta reacción forma parte de una "purga política" por disentir con Meri Pita, secretaria general de Podemos en Canarias, y "su forma de entender la política". Cuenta con un plazo de 15 días para recurrir el fallo. 

 Autorizar batidas de cabras salvajes es una de las razones por las que Podemos ha decidido expulsar a Brito, el miembro del partido que ostenta un cargo de más peso en los Cabildos insulares. Él argumenta que su intención fue proteger la flora autóctona, ante una situación descrita como de emergencia por una superpoblación de cabras guaniles. Según la Comisión de Garantías Democráticas que ha analizado el expediente, Brito no atendió a la voz de diferentes colectivos y representantes autonómicos de Podemos que le pedían cesar en la actividad. A día de hoy, Brito sostiene que se hizo lo que había que hacer. "Era una situación de emergencia y el análisis de los técnicos era claro", aunque explica también que a partir de ahora no será necesario porque "se hará un control del ganado salvaje". 

Además de la batida de cabras salvajes, Podemos añade otros argumentos para expulsar a Brito, como la posición que mantuvo el consejero de la organización morada ante la huelga planteada por los trabajadores de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, dependiente del Cabildo de Gran Canaria. Podemos da por hecho que los consejeros de la formación en la institución insular no atendieron a la petición de los trabajadores, pese a que la dirección autonómica del partido sí prestó su apoyo. Brito explica que no tenía, ni tiene en el momento actual, competencias sobre este asunto. 

En el documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, la Comisión de Garantías estatal afirma que el grupo de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria no ha facilitado el número de cuenta bancaria ni los accesos para el pertinente control de la tesorería por parte del Consejo Ciudadano Autonómico y Estatal. A juicio de la comisión, esto evidencia "no ya una mera desatención o retraso a los deberes con la organización, sino una muestra más de una voluntad consciente de sustraerse a toda posibilidad de fiscalización y colaboración con Podemos". 

Brito encuentra "multitud de lagunas y defectos de forma" y anuncia que recurrirá su expulsión del partido en los tribunales si fuera necesario. Esta expulsión se produce después de que el Consejo Ciudadano de Gran Canaria haya quedado disuelto después de la dimisión de la mayoría de sus miembros, igual que el de Tenerife. 

La expulsión de Brito se enmarca en el conflicto que vive la formación en Canarias. En el seno de la dirección autonómica de Podemos no ha sentado nada bien el liderazgo de Brito en el desembarco en Gran Canaria de la corriente crítica Sí se puede, partido con el que Podemos confluyó en las elecciones autonómicas de 2015. Sus asociados comparten doble militancia con la formación morada en la isla de Tenerife. Tanto Brito como otros consejeros de Podemos en Gran Canaria, Tenerife o Fuerteventura pertenecen a esta corriente y la formación morada lo ha entendido como una amenaza y ha pedido a sus miembros que, si quieren formar parte de Podemos, se integren o se disuelvan.

Más información