Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cádiz acaba con los personajes “machistas” del Carnaval

El Ayuntamiento aprueba una iniciativa popular para dejar de organizar el concurso de Ninfas y Diosa

Las 'Ninfas' del carnaval de Cádiz de 2014, en una actuación de chirigotas.
Las 'Ninfas' del carnaval de Cádiz de 2014, en una actuación de chirigotas. Efe

Durante la tarde de este viernes, el Ayuntamiento de Cádiz ha aprobado en pleno, con los votos a favor de Por Cádiz Sí Se Puede, Ganar Cádiz en Común, PSOE y Ciudadanos no organizar ni participar en la organización del Concurso de Ninfas y Diosa del Carnaval, tal y como pedía la iniciativa Por un Carnaval Igualitario. La propuesta ha sido aprobada con la enmienda presentada por los socialistas, que establece que el Concurso de Ninfas y Diosas del Carnaval deje de estar bajo la organización del Ayuntamiento de Cádiz. En su lugar, se creará en la junta de fiestas una comisión abierta que "debata y concrete la promoción, la integración y participación de la mujer en el carnaval". La concejal de Fiestas, María Romay, ha hecho hincapié en que el "papel de la mujer no debe estar encorsetado en algo ornamental, ni encasillada en una figura pasiva".

Hace 15 años, Susana Ginesta fue ninfa del Carnaval de Cádiz. Hoy, tiene claro lo que le diría a su yo del 2001: "Que buscara el referente de mujer guerrera, no de princesa". Ginesta, autora de agrupaciones del Carnaval y jurado del Concurso Oficial de Agrupaciones en 2013, es una de las firmantes del manifiesto redactado por la iniciativa social Por un carnaval igualitario que este viernes se ha debatido en el pleno del Ayuntamiento de Cádiz.

El debate ciudadano comenzó hace días para suprimir una suerte de prueba de belleza y habilidades al considerar que refuerza "estereotipos y roles machistas relacionados con el carácter pasivo, estético y figurativo" de la mujer.

Fue el pasado 19 de diciembre cuando la iniciativa popular lanzó un manifiesto de nueve puntos en el que dejan claro que la elección de las ninfas "se trata de un concurso solo para mujeres, con un componente discriminatorio". En estos días, el movimiento ciudadano ha sumado 2.198 apoyos en su web que se suman a los 25 expertos y personalidades del Carnaval y las más de 30 asociaciones que firman el manifiesto. En el documento, piden que se acabe con esta figura femenina cuyo principal fin es el "de amenizar la fiesta, tener presencia protocolaria en los actos oficiales y representar a la mujer gaditana".

Además, consideran que dicho concurso es una "herencia franquista". Lo cierto es que el referente más antiguo a este concurso femenino se encuentra en 1954, cuando se instaura la Reina de las Fiestas Típicas y sus Damas. En unos años en los que el Carnaval estaba prohibido, esta figura se convirtió "en un agasajo para recibir a las autoridades, desde Franco y sus ministros y militares destacados, o en representación femenina de la flor y nata de las familias gaditanas de clase alta", como rememora el manifiesto. Son los años en los que Tita Cervera, hoy baronesa Thyssen, fue nombrada reina de las Fiestas de 1962. Un cargo, en su modalidad infantil, que también ostentó un año después Carmen Martínez Bordiú, nieta del dictador.

Ana Belén Bárcena, tras ser elegida diosa del Carnaval de Cádiz en 2016.
Ana Belén Bárcena, tras ser elegida diosa del Carnaval de Cádiz en 2016.

"Herencia franquista"

En 1980, con el primer Ayuntamiento elegido democráticamente y el restablecimiento del Carnaval en su fecha (que se produjo en 1977), el entonces concejal de Fiestas, José Mena, renombra a la reina y sus damas como diosa y ninfa. La figura se convierte en "una selección menos elitista, pero con los mismos escasos cometidos en la fiesta, salvo hacer de hermosa figuracióń en cabalgatas y otros actos sociales, siempre como actrices secundarias", según el mismo manifiesto. De hecho, el propio Mena hoy es uno de los firmantes del documento que considera que "es necesario avanzar, y eliminar sin miedo la figura de la ninfa".

"Es una figura obsoleta, una reminiscencia anacrónica que no ha sido capaz de evolucionar. Está restringida a mujeres de una determinada edad, con características físicas determinadas y que le deja un papel limitado", reconoce Susana Ginesta. De hecho, el manifiesto también pone el dedo en la llaga en los criterios para la elección de las seleccionadas como ninfa y diosa, que tacha de "arbitrarios". "Esta ausencia de criterios objetivos en la elección ha generado la impresión de que se trataba de una mezcla extraña entre concurso de belleza, de gracia, de dotes para el baile por tanguillos, saber estar y urbanidad o una especie de cuestionario básico sobre cultura general y gaditana. Esta indeterminación competitiva ha generado en algunas casos estereotipos, complejos y frustraciones entre nuestras niñas y mujeres más jóvenes", continúa el documento en referencia a un concurso que tiene modalidades adulta e infantil.

Ginesta reconoce que hace 15 años se presentó a ninfa debido precisamente "a la falta de referentes femeninos de ese momento". Cree que la realidad hoy es bien distinta, si bien recalca que es necesario seguir avanzando en la igualdad en la fiesta: "El Carnaval, como todos los aspectos de la sociedad, es machista. Si seguimos estancándonos en figuras como las ninfas no vamos a avanzar".

En la misma línea, el manifiesto cree que este concurso femenino vulnera el artículo 14 de la Constitución Española que proclama la igualdad de toda la ciudadanía. Entiende que "los poderes públicos tienen la obligación de actuar diligentemente para hacer desaparecer las bases simbólicas y materiales de la discriminación de la mujer". De hecho, desde que publicó el manifiesto, la iniciativa ha puesto en marcha una campaña en redes sociales con la que busca que “las niñas quieran ser protagonistas y participantes activas de la fiesta”.

Un debate de más de un año

El punto relativo al fin del concurso femenino se ha debatido al final del pleno de este viernes, aunque el alcalde José María González Kichi ya había mostrado su apoyo. Ya el año pasado, el equipo de gobierno (conformado por Por Cádiz Sí Se Puede y Ganar Cádiz en Común) intentó suprimirlo o modificarlo para convertirlo en un concurso tanto para mujeres como para hombres. Lo llevaron a la Junta Ejecutiva de Fiestas del Patronato del Concurso de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz y Fiestas del Carnaval (integrado por Ayuntamiento y otras entidades) y, aunque en una primera votación salió adelante, finalmente, se rechazó su cambio o supresión.

No es la única oposición que se ha encontrado la eliminación de esta figura. Este mismo año, y como respuesta a la iniciativa Por un carnaval igualitario, la asociación de ninfas La Piconera ha iniciado una recogida de firmas en change.org para reclamar que se siga manteniendo. Con 385 firmantes, creen que se debe seguir celebrando "por su generación de empleo, porque es un concurso demandado, porque no denigra a la mujer, porque desde la libertad participan de la fiesta grande de la ciudad".

El fin de la elección de las ninfas y la diosa, que se realiza en los primeros días de la fiesta en un acto público en la plaza de San Antonio, supondría a las arcas municipales un ahorro de 35.700 euros. Dicho importe (que en años anteriores llegó a alcanzar los 51.371,87 euros) se destinan a la organización de la gala de proclamación, el pago de parte de los disfraces y de los trajes de piconera (vestido típico de Cádiz) o dietas.

Más información